suscríbete al boletín diario

Editorial

Adimark: La elección va tomando forma

Hay un deber importante que le compete a todos los chilenos y es conocer qué es lo que quieren de Chile las posibles futuras autoridades del Estado, ya que no sólo se puede votar por el carisma y la simpatía que tienen los personajes que irán en la papeleta, sino que también es obligación de los habitantes de este país, conocer el plan de trabajo que se ofrece.


 Por La Tribuna

01-12-2016_20-21-411editorial.gif

El día de ayer se dio a conocer la nueva edición de la encuesta Adimark, la cual mostró que el ex Presidente Sebastián Piñera, continúa encabezando las preferencias de la ciudadanía de cara a la carrera presidencial del 2017. Sin embargo, pese a haber aumentado 4 puntos en la medición, en esta ocasión el “factor Guillier” al menos lo debe tener intranquilo, puesto que el otrora periodista de TVN se empinó 6 puntos respecto a la encuesta anterior y quedó con un 21%, es decir, tocándole los talones al candidato de Chile Vamos.

En esta oportunidad, el sondeo preguntó a los encuestados, sin una lista, quién preferiría que fuera el próximo presidente.

Lo que resulta curioso, es que la imagen tal vez más sólida, Ricardo Lagos, alcanzó un escueto 7%, lo que estaría disminuyendo cada vez más su sueño de regresar a La Moneda.

Sin embargo, la parte más triste del estudio, la tiene el candidato del PRO, aquel que hizo temblar la elección de 2009, pero que hoy sólo logra el 1% de las respuestas.

Ante este escenario, cabe preguntarse ¿cuáles son los proyectos de trabajo que tienen estas autoridades? Hemos escuchado a Piñera en discursos como el realizado el miércoles en la Enade, lapidando la gestión de la actual administración, pero no se observan muchos proyectos que puedan conducir a un mejor país.

En tanto Guillier, más que el hecho de haber sido rostro de televisión, conductor de noticias y panelista de Tolerancia Cero, no tiene más capital que ese y, lo que puede ser un trampolín a la victoria, se puede desmoronar fácilmente.

Lo cierto es que las estrategias de Manuel José Ossandón, Ricardo Lagos y Felipe Kast, si en verdad quieren posicionarse dentro de la carrera presidencial, deben buscar alguna herramienta que les otorgue valor, porque sinceramente, hoy se ve más de lo mismo y es común escuchar que la ciudadanía está buscando al menos malo.

Por otro lado, hay un deber importante que le compete a todos los chilenos y es conocer qué es lo que quieren de Chile las posibles futuras autoridades del Estado, ya que no sólo se puede votar por el carisma y la simpatía que tienen los personajes que irán en la papeleta, sino que también es obligación de los habitantes de este país, conocer el plan de trabajo que se ofrece.

El mejor ejemplo de aquello es lo que ocurre con la actual administración. El capital político de la Nueva Mayoría era Michelle Bachelet, por su nivel de empatía, confianza y respaldo ciudadano. Pero, este se desmoronó y con ello todo el programa fue cuestionado, incluso por su propio sector.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes