lee nuestro papel digital

Editorial

Cosas que hablan bien del sector privado… que se repitan

En esta ocasión la empresa privada actuó como se espera. Con el respeto a sus clientes y especialmente tratándose de una adulta mayor, correspondía que se solucionara un conflicto de la cual la afectada no tenía culpa.


 Por La Tribuna

24-11-2016_20-30-291editorial.gif

En la mayoría de las ocasiones, existen denuncias que jamás encuentran respuestas. Especialmente cuando se trata de empresas privadas, frente a algún comportamiento irregular, errores o hechos que afectan a las personas.

Cada semana en nuestra sección La Tribuna Denuncia, conocemos una serie de casos, en donde se puede observar la injusticia del sistema, la incomodidad de los vecinos frente a obras o una infinidad de problemas o historias que, como en el siguiente caso, tienen que ver con la experiencia de un cliente en una tienda comercial, que de un minuto a otro vivió una pesadilla producto de la delincuencia.

Eso fue exactamente lo que le ocurrió a una mujer de 69 años, quien, desesperada, llegó hasta nuestras oficinas debido a que, tras perder sus documentos, fue girado un millonario avance desde su tarjeta Cencosud al interior de la tienda Paris del mall de Los Ángeles.

Los delincuentes habrían actuado justo en el periodo de tiempo que ella demoró en hacer el respectivo trámite de bloqueo de su tarjeta.

Con una deuda de tres millones de pesos a cuesta, la mujer comenzó a golpear puertas para encontrar una solución al hecho delictual que había vivido y especialmente, reclamando por la facilidad con que se entregan altas sumas de dinero en las casas comerciales, sin siquiera pedir el carnet de identidad.

Finalmente, la denuncia de esta adulta mayor, encontró respuesta y fue escuchada sin llegar a tribunales, como ocurre en otros casos. Por medio de una llamada telefónica, Cencosud le informó que tras realizar una verificación y revisión del caso, anularían el préstamo junto a todos los cargos asociados.

En estas mismas líneas editoriales criticamos hace unas semanas a la administración de la tarjeta Cencosud, frente a las pocas respuestas en torno a este lamentable incidente y frente a la vulnerabilidad que se encuentran los adultos mayores, quienes tienen a disposición una gran cantidad de dinero para avances y que, de ser víctimas de la delincuencia, pueden quedar con una deuda importante de la que nadie se hace cargo.

En esta ocasión la empresa privada actuó como se espera. Con el respeto a sus clientes y especialmente tratándose de una adulta mayor, correspondía que se solucionara un conflicto de la cual la afectada no tenía culpa. Ahora sólo resta que la compañía tenga un mayor control a la hora de generar avances en efectivos por esta suma de dinero, ya que los antisociales, no escatiman en dañar la vida de las personas, por muy mayores que sean.

 


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes