suscríbete al boletín diario

Editorial

Simulacros, una actividad que debería ser parte de la rutina

Los ejercicios urbanos que permitan anticiparse a las catástrofes naturales, no sólo permitirán orientar a la población en esta materia, sino que, en un futuro, ante un eventual terremoto, erupción o inundación -que son las situaciones más latentes de la provincia– se podrán salvar vidas humanas.


 Por La Tribuna

19-05-2016_20-57-291editorial-1.gif

El día miércoles, por primera vez en la provincia se desarrolló en los colegios el simulacro de terremoto, organizado por la Oficina Nacional de Emergencia con el apoyo de la oficina Provincial del Ministerio de Educación. La instancia permitió transferir el conocimiento necesario a los estudiantes y cuerpo docente acerca de cómo reaccionar frente a los desastres naturales que existen y que como país vivimos a diario.

Hay muchos elementos que mejorar para una próxima ocasión, pero sin duda que esta iniciativa es un paso importante en materia de coordinación frente a emergencias.

Las autoridades ya realizarán una evaluación más acabada del tema, pero hay que indicar que una de las piezas claves del proceso, sería que Carabineros, Bomberos, los hospitales y el comité operativo de emergencia de la provincia, con radios, teléfonos satelitales y todos los mecanismos disponibles, pudieran formar parte del simulacro, de tal manera que inclusive, las autoridades y jefes de servicio, supieran el rol que les corresponde ante un hecho de esta envergadura.

El 27 de febrero de 2010, por falta de práctica y de profesionales competentes, se cometieron una gran cantidad de errores, los cuales fueron traspasados incluso a la Presidenta de la República para que los anunciara como versión oficial.

Este tipo de inconvenientes sólo se solucionan con una debida preparación, por lo que, el ejercicio realizado por la Onemi, no puede ser sólo un caso aislado.

Lo que se debería hacer ahora, es coordinar entre las autoridades de gobierno y preparar un simulacro que incluya todas y cada una de las necesidades y resguardos que se requieren. Recordemos que tras la tragedia de hace 6 años, hubo una situación peor, que fue el comportamiento de parte de la comunidad que utilizó este escenario para sacar lo peor de ellos.

En este sentido, sería importante incluir al Ejército, de tal manera, que se puedan definir los puntos de riesgo más importantes de la provincia y bajo esa mirada dar cobertura a todas las situaciones que se pueden generar, con la debida seguridad.

Los ejercicios urbanos que permitan anticiparse a las catástrofes naturales, no sólo permitirán orientar a la población en esta materia, sino que, en un futuro, ante un eventual terremoto, erupción o inundación –que son las situaciones más latentes de la provincia– se podrán salvar vidas humanas.

Finalmente, se debe educar a la comunidad para que, sin ser alarmada, estas tengan en sus casas botiquines que den los primeros auxilios, linternas y elementos que puedan satisfacer las necesidades ante un hecho de esta gravedad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes