suscríbete al boletín diario

Editorial

Cuando los vecinos se unen

En cosas simples, usted puede ayudar a un vecino que debe viajar y así alimentar a sus mascotas o cuidar el césped, así usted podrá recibir la misma retribución en algún momento. Desde estos pequeños gestos a las grandes obras viales o estructurales de su sector, parte con la iniciativa de personas como usted. Inténtelo, no será en vano.


 Por La Tribuna

16-05-2016_20-42-441editorial-1.gif

Son las 3:34 del 27 de febrero de 2010, un terremoto de 8,8 grados en la escala de Richter sacude a gran parte del país. La región del Biobío es el epicentro de la catástrofe que en cosa de minutos dejó más de 525 fallecidos. Pasan las horas y la incertidumbre de lo que va a pasar, la delincuencia, los saqueos, otro movimiento telúrico o problemas de servicios básicos, hicieron que gran parte de la ciudadanía, tenga que recurrir a esos desconocidos grupos familiares que desarrollan su vida a pocos metros de uno: los vecinos.

De ese ejemplo de vida, hoy poco queda, la vida siguió su curso y la sociedad se adaptó y volvió a empezar. Nuevamente muchos vecinos ni siquiera se conocen o saben el nombre, otros, simplemente se saludan si se encuentran en la calle sin saber de la importancia que tiene la unión.

No se trata de hacer amistades, si las hay bien. El asunto es como formar parte de una comunidad con intereses comunes. Todos necesitan mayor seguridad, áreas verdes, pavimentación u otros. Los alcaldes o equipos municipales, tienen mayor facilidad de llegar con el progreso y desarrollo a las villas y poblaciones cuando encuentran grupos unidos dispuestos a aportar en el crecimiento urbano de cada lugar.

Hoy, la tecnología permite también aumentar el contacto para prevenir situaciones complejas. Así muchos sectores de la provincia se han unido en grupos de whatsapp para alertarse unos a otros en caso de vivir hechos complejos.

Sin embargo, hay sectores que permanecen muertos en cuanto a la vida en común, donde no hay interés por buscar ayuda para los problemas del vecindario. Es ahí donde se hace necesario que alguien tome la decisión de liderar el proceso y generar esos espacios. Los dirigentes sociales, no necesariamente son personas ideologizadas, el más puro de estos liderazgos, sólo busca el bien común. De hecho se podría decir que es el único cargo público que tiene real vocación de servicio, puesto que sacan adelante a las poblaciones o conjuntos residenciales, golpean puertas, consiguen financiamiento, sin importar que un alcalde o parlamentario se adueñe de la obra para fines electorales. Son personas que hacen todo sin recibir sueldo ni nada a cambio, a pesar de que lo merecen todo.

La unión vecinal o simplemente el contacto con quien tenemos a los lados, atrás y al frente de las casas, puede ser un elemento fundamental para fortalecer el ambiente donde vivimos. En cosas simples, usted puede ayudar a un vecino que debe viajar y así alimentar a sus mascotas o cuidar el césped, así usted podrá recibir la misma retribución en algún momento. Desde estos pequeños gestos a las grandes obras viales o estructurales de su sector, parte con la iniciativa de personas como usted.

Inténtelo, no será en vano.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes