viernes 23 de agosto, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Un Presidente con la provincia en su corazón

Historias de sus viajes por Biobío existen muchas, lo que hace que la partida de uno de los presidentes más relevantes de la historia democrática del país, se sienta como un hombre que tuvo un lazo muy fuerte con este territorio y su gente.


 Por LESLIA JORQUERA

19-04-2016_20-06-211editorial.gif

Este martes 19 de abril, tras varios meses con problemas de salud, el presidente Patricio Aylwin Azócar, murió en su casa en la comuna de providencia en la Región Metropolitana a la edad de 97 años. Quien fuera protagonista de uno de los procesos más complejos que viviera la historia del país, partió, dejándole a la nación, una tierra basada en los principios de la democracia y el respeto a los derechos humanos.

Descrita como una persona de bajo perfil, respetuosa y con gran capacidad de escuchar, además de gran inteligencia, supo sortear los obstáculos que existieron para poder mantener la estabilidad del Estado entre 1990 y 1994.  

Su partida caló hondo en todo el país y la provincia de Biobío, no está exenta de aquello. Esta zona significaba mucho para él. Algunos sostienen que esta era su tierra de descanso, donde podía desconectarse y olvidarse de las suspicacias de la vida política. Algunos lo llaman con todas sus letras un verdadero consejero, ya que tras su mirada y palabra Domingo Contreras Quintana, reunió a un grupo de angelinos para formar, por ejemplo, el Diario La Tribuna. En el fundo Aguas Blancas, pasó sus vacaciones en más de una ocasión, así como también en la Hacienda San Lorenzo, donde compartió con uno de sus mejores amigos: Ítalo Zunino Muratori. De hecho, su última visita a Los Ángeles, la realizó en febrero de 2015 al funeral del empresario que se realizó en la Parroquia Del Perpetuo Socorro.

Con él forjó una gran cercanía y le entregó una gran responsabilidad.

Al asumir el mando del país, necesitaba estrechar lazos comerciales con Japón y, por esta razón inició la búsqueda de una persona que reuniera las condiciones para enfrentar negociaciones y vínculos. Zunino, llevaba más de una década vinculado al país asiático por lo cual se transformó en una carta importante y, por esta razón, fue nombrado embajador de Chile en dicho país. Gracias a este paso, se abrió una importante puerta internacional para los rubros vitivinícola, agrícola, entre otros.

Otro de los vínculos de “don Pato”, como lo llamaron cada uno de los amigos de la zona contactados por La Tribuna tras su muerte, fue su relación en la Feria Biobío e incluso algunos hablan que asesoró a algunas personas en la formación de Bioleche.

Historias de sus viajes por Biobío existen muchas, lo que hace que la partida de uno de los presidentes más relevantes de la historia democrática del país, se sienta como un hombre que tuvo un lazo muy fuerte con este territorio y su gente.

No debe ser fácil asumir un gobierno tras una dictadura y mucho menos, trabajar por una reconciliación. Pero sin duda alguna, dio el primer gran paso y se merece todo reconocimiento.

 


  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes