suscríbete al boletín diario

Editorial

La ruta de la muerte se cambió a Cabrero

La vida de las personas está en riesgo y las precauciones, pese a que puedan cumplir con los estándares para este tipo de obra, claramente no son suficientes.


 Por La Tribuna

13-04-2016_20-46-471editorial.gif

 

¿Qué está pasando en la ruta Q-50 que todas las semanas tenemos lamentable episodios que informar? El día de ayer, cuatro víctimas más perdieron la vida.

Desde que se iniciaron los trabajos en la ruta que une la comuna de Cabrero con Concepción en septiembre del año 2011, son 61 víctimas fatales las que suman la negra estadística.

A eso se deben agregar los accidentes que ya bordean los 600. Y los más de 400 lesionados.

Hace unas semanas, ante estos magros resultados, el propio seremi del MOP, René Carvajal, aseguró que la ruta tiene todas las medidas de seguridad, sin embargo, está muy equivocado.

Quienes han tenido la posibilidad en estos años de circular por la vía, se podrán haber dado cuenta que el riesgo de conducir y tener un accidente es altísimo. Con frecuencia, vehículos no entienden la confusa señalética y han terminado contra el tránsito, teniendo que ser apoyados por Carabineros para salir de la ruta o simplemente han tenido accidentes como el del pasado domingo en las cercanías del futuro peaje.

La vida de las personas está en riesgo y las precauciones, pese a que puedan cumplir con los estándares para este tipo de obra, claramente no son suficientes.

Se hace necesario un estudio acabado de la seguridad de la ruta y también una presencia más activa de personal policial, puesto que se ubican prácticamente afuera de la planta de Masisa a controlar vehículos, cuando los riesgos están dentro de la carretera.

Los carabineros deben actuar con más fuerza en este sector. En avenida Las Industrias – en la ciudad de Los Ángeles – se instalan en una actitud casi avasalladora a multar a conductores que exceden los 60km/hr, lo que se justifica, pero que no requiere de mucho esfuerzo, sin embargo, al interior de la ruta a Cabrero, es prácticamente nula y ahí sí que se necesitan.

Finalmente, hay una responsabilidad individual de quien va al mando de cada vehículo. En nuestra sociedad existe una mala cultura de demorarse menos de lo que todo el mundo lo hace y ese afán de batir los absurdos récords sociales, genera imprudencias. En este sentido, quien toma el volante, debe reflexionar acerca de la importancia que tiene la carga que va a bordo de los automóviles. Muchas veces son los hijos, los padres, la esposa o amigos y todo se termina para siempre por no saber respetar las indicaciones del tránsito.

La ruta Cabrero – Concepción, es un peligro aunque el MOP quiera decir lo contrario. La responsabilidad política es asegurar aún más la seguridad; la policial resguardar la ruta con más presencia y: la personal, cumplir la normativa y no pensar que somos inmortales.

 

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes