suscríbete al boletín diario

Editorial

Violencia intrafamiliar y las víctimas masculinas

Hoy las mujeres y también los hombres están atreviéndose más a denunciar lo que ocurre en las cuatro paredes del hogar. Como sociedad debemos velar para que el acompañamiento a quienes son víctimas sea efectivo y no queden en el abandono.


 Por La Tribuna

08-04-2016_20-24-391editorial.gif

Hace ya dos años, se creó en la zona, la Oficina de Violencia Intrafamiliar de Carabineros en Los Ángeles, con el fin de atender de mejor manera los casos que se vayan registrando y para dar la importancia que tiene el resguardo de la familia y su bienestar.

Lo que resulta curioso, es que –usualmente– eran los hombres quienes aprovechándose de su condición más fuerte abusaban física y psicológica de sus parejas, induciéndolas a una forma de vida indigna y perjudicial, que nadie se merece.

Sin embargo, así como llegó la modernidad, hoy los hombres que probablemente, en algunos casos, también debían vivir esta situación y que no denunciaban por vergüenza, hoy se están atreviendo a dar la cara, lo que ha dejado impactada a las autoridades. Sólo en la zona, en lo que va del año, más de 15 casos se han acercado a esta oficina angelina para denunciar ser víctimas de agresión física por parte de sus esposas.

Sin embargo, el aumento también ha sido en el genérico, pues el total de denuncias de los tres meses que van cumplidos del año, indican que más de 80 personas se han acercado a entregar este difícil testimonio a Carabineros.

Para abordar la violencia al interior del núcleo familiar, es necesario atreverse y dejar el miedo de lado. Pero también se necesita de instituciones fuertes que permitan dar la necesaria tranquilidad y seguridad al denunciante. Muchas veces se ha visto que personas que han sido víctimas de ataques por parte de sus parejas, aparecen muertas pese a existir medidas cautelares u órdenes de alejamiento. 

Hoy las mujeres y también los hombres están atreviéndose más a denunciar lo que ocurre en las cuatro paredes del hogar. Como sociedad debemos velar para que el acompañamiento a quienes son víctimas sea efectivo y no queden en el abandono.

La Ley de Violencia Intrafamiliar, indica en su artículo 1º que “Se entenderá por acto de violencia intrafamiliar, todo maltrato que afecte la salud física o psíquica de quien, aun siendo mayor de edad, tenga respecto del ofensor la calidad de ascendiente, cónyuge o conviviente o, siendo menor de edad o discapacitado, tenga a su respecto la calidad de descendiente, adoptado, pupilo, colateral consanguíneo hasta el cuarto grado inclusive, o esté bajo el cuidado o dependencia de cualquiera de los integrantes del grupo familiar que vive bajo un mismo techo”, por ende, sólo por un tema social, los hombres no acostumbraban a denunciar los casos que 
vivían, hasta ahora.
 
Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes