domingo 22 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Atentados incendiarios y una provincia indefensa

La justicia y el gobierno deben comenzar a tomar en serio el problema. La zona, no quiere vivir lo ocurrido en la Araucanía, donde el temor en zonas como Ercilla, Collipulli o Victoria, tiene a muchas personas, incluidos indígenas, viviendo con temor por sus vidas, escuchando disparos y sumida en un mundo de violencia que nadie merece.


 Por LESLIA JORQUERA

26-11-2015_21-45-551editorial.gif

No hay vuelta atrás. El conflicto mapuche/pehuenche, la arista violenta, llegó a la provincia de Biobío.

De nada han servido las querellas del Estado contra estos ataques en la zona. Prácticamente, no ha habido detenidos y de condenas nada. La situación preocupa porque hace unas semanas al interior de la empresa Colbún, se atacó a una empresa familiar de alimentación, donde Klagges e hijos perdieron todo y los más perjudicados fueron los trabajadores de esta Pyme.

Lo ocurrido durante la madrugada de ayer, nuevamente, es un tremendo daño. Además de la empresa V y D que perdió maquinaria importante, hay que añadir que el MOP tenía destinadas estas faenas para realizar las mantenciones y reparaciones de los caminos y para que de esta forma el traslado de las personas, casi todos pehuenches, tuvieran una mejor calidad de vida para poder llegar a sus casas.

El peligroso tono que tomaron las radicalizaciones, hacen pensar que perfectamente, en un próximo ataque, se podrían incluso perder vidas humanas.

El mundo de la agricultura y el sector forestal, ya están cansados de vivir esta situación.

Si bien, las demandas de las comunidades y el proceso reivindicatorio de tierras, tiene base histórica, lo cierto es que las empresas o propietarios que poseen los derechos sobre estas no son el culpable de lo que ocurre, sino del Estado que hace décadas, vendió o traspasó estos espacios.

La delincuencia y el terrorismo, deben abordarse de forma seria y no justificar en religiones o culturas los comportamientos que se están llevando a cabo.

La provincia de Biobío e incluso los comuneros, se han caracterizado por ser un grupo pacífico, abierto al diálogo. Eso ha permitido dar avances sustanciales en materia de oportunidades y acceso a una mejor calidad de vida. Hace unos meses se estableció la mesa del ADI -Área de Desarrollo Indígena-  con el solo objetivo de poder proporcionar las herramientas del Estado para dar dignidad a las familias pehuenches, por lo que no se entiende el actuar violento de las comunidades, si es que ellas están detrás del ataque incendiario.

Por su parte, la justicia y el gobierno deben comenzar a tomar en serio el problema. La zona, no quiere vivir lo ocurrido en La Araucanía, donde el temor en zonas como Ercilla, Collipulli o Victoria, tiene a muchas personas, incluidos indígenas, viviendo con temor por sus vidas, escuchando disparos y sumida en un mundo de violencia que nadie merece.

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes