jueves 19 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Sin intervención no hay cambios

Es tan fácil encontrarse con situaciones violentas que ya casi parecen rutinarias. Optar por no intervenir se ha transformado en una opción masificada, pero carente de lo que nos define como seres humanos.


 Por LESLIA JORQUERA

11-11-2015_20-28-331editorial.gif

 Es tan fácil encontrarse con situaciones violentas que ya casi parecen rutinarias. Optar por no intervenir se ha transformado en una opción masificada, pero carente de lo que nos define como seres humanos.

 Tal como el nuevo programa de Televisión Nacional de Chile, “Y tú, ¿qué harías?”, en reiteradas ocasiones nos encontramos frente a situaciones en que nuestros valores, educación, valentía y empatía se ponen en juego. ¿Qué harías si ves a una pareja hombre/mujer ejerciendo violencia en contra de la otra? ¿Intervendrías?

En los tiempos actuales, la rapidez en que todos nos movemos, la trasformación de todo en números y la realidad armada que ha impuesto la publicidad y el internet, han generado que nada impacte, nada importe, es más, el morbo generalizado ha provocado que se gocen los momentos que afectan a otro e incluso se graben o fotografíen para viralizarlo por las redes sociales.

Desde el punto de vista social, nuestra sociedad del siglo XXI es una comunidad enferma, fría, poco empática. Por eso sorprende cuando una persona reclama sus derechos o defiende al necesitado. Es mirada de forma extraña ¿para qué meterse?

En nuestra provincia hay situaciones graves en las que nadie se mete. En Alto Biobío, la violencia intrafamiliar y el alcoholismo son altísimos y muchos han terminado en brutales asesinatos y, más allá de pasar por la crónica roja, más algunas intervenciones por cumplir del Sernam o Sename, a nadie parece importarle.

Lo mismo ocurre, por ejemplo, cuando vemos personas en situación de calle durmiendo en la intemperie como todavía se puede ver.

En la sociedad que nos desenvolvemos, siempre estamos a la espera de que otra persona se encargue, que otro lo solucione o más egoísta aun, mientras no nos afecte a nosotros, no nos hacemos problemas. Esto dista mucho de la característica de solidaridad que decimos tener frente a las desgracias naturales o la Teletón.

Es tan fácil encontrarse con situaciones violentas que ya casi parecen rutinarias. Optar por no intervenir se ha transformado en una opción masificada, pero carente de lo que nos define como seres humanos.

Para un verdadero y positivo avance como sociedad, debemos formar parte de ella, no sólo para cuando se trate de manifestarse contra un gobierno o medidas que nos perjudican, si no en los hechos del día a día, que no están bien y que pasamos por alto.

 

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes