suscríbete al boletín diario

Editorial

El repudiable asesinato del equipo de prensa de EEUU

El mundo debe extirpar los extremismos, pero eso sólo es posible si entendemos que la clave para llevar una vida mejor se reduce a una sola palabra: el respeto.


 Por La Tribuna

27-08-2015_21-21-181editorial.gif

 

  

¿A qué nivel puede llegar el odio? ¿Cómo puede ser posible que las personas lleguen a matar por problemas laborales?

Este jueves, un ex trabajador de la cadena de televisión WDBJ-TV del Estado de Virginia en EE.UU asesinó a una periodista y un camarógrafo, mientras se encontraban dando un informe en vivo y en directo.

Por los hechos, fallecieron Alison Parker y el camarógrafo Adam Ward, donde además el asesino divulgó por internet el video con el cual se jactaba de lo ocurrido.

De acuerdo a antecedentes preliminares, el fondo de la historia habla de discriminación y dichos racistas, algo que en nuestro país no es tan lejano.

Esta noticia impacta sin duda alguna, porque ocurre frente a miles de televidentes que están sintonizando el momento, sin embargo, son cientos de miles de historias, muchas en nuestro país, donde el descontrol, la discriminación o el bullying terminan de esta manera.

Lo que debemos analizar como sociedad, es que elementos podemos utilizar para evitar que los malos tratos y el abuso se reduzcan.

En Chile, se ha sabido de serias golpizas e incluso asesinatos en los colegios por situaciones similares a las que se presumen de esta lamentable tragedia.

Hace unos días en estas mismas líneas, entregábamos el análisis de como el odio se ha apoderado de las personas que se encuentra detrás de la pantalla del computador.

La discriminación, el racismo y los malos tratos psicológicos han llegado a transformarse en actos de máximo repudio.

Nada permite que por diferencias se cometan asesinatos. La historia del mundo ha estado marcada por hechos que han separado a las sociedades, donde por lucha de clases, religión, ideologías y autoritarismo, se han perdido millones de vidas humanas, pero, ¿hemos aprendido la lección?

La muerte de la reportera y su camarógrafo es un acto condenable, repudiable y vergonzoso para el mundo entero y como habitantes del planeta tierra que somos debemos aportar con nuestro granito de arena, para hacer, en nuestro entorno, una vida más plena y saludable, donde prime el respeto, donde se acepten a las personas por lo que son, donde los padres no permitan que sus hijos se burlen de sus compañeros por sus defectos físicos o intelectuales, donde los colegas no busquen el perjuicio de sus pares y donde antes de escribir en una red social, tengamos el discernimiento necesario para entender si esas palabras pueden hacer daño a la integridad de una persona.

El mundo debe extirpar los extremismos, pero eso sólo es posible si entendemos que la clave para llevar una vida mejor se reduce a una sola palabra: el respeto.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes