suscríbete al boletín diario

Editorial

La sequía, un problema que no se soluciona con lluvia

Actualmente, las precipitaciones tienden a hacer creer a la gente que la gravedad del problema se mitiga, sin embargo, no es así. Se necesitan varios años de inviernos torrenciales y de grandes nevazones para recuperar por ejemplo, el lago Laja, lo que basado en los escenarios internacionales actuales, dejan mucho a la duda.


 Por La Tribuna

1-editorial.gif

La sequía, un problema que no se soluciona con lluvia

*** Actualmente, las precipitaciones tienden a hacer creer a la gente que la gravedad del problema se mitiga, sin embargo, no es así. Se necesitan varios años de inviernos torrenciales y de grandes nevazones para recuperar por ejemplo, el lago Laja, lo que basado en los escenarios internacionales actuales, dejan mucho a la duda.

El estado de escasez hídrica en que se encuentra la provincia de Bío Bío, ha generado una serie de inconvenientes. Incluso en algunos aspectos, la Gobernación y los municipios han tenido que abastecer mediante camiones aljibes a un grupo de la población que no tiene acceso al vital elemento.

Si antes fue la agricultura, hoy algunos expertos han indicado que el rubro forestal podría comenzar a tener serias consecuencias y que en un plazo de 20 años, si la situación se mantiene, el rubro tendría que migrar al sur.

El cambio climático llegó para quedarse y así se ha visto en las noticias internacionales. En California (EE.UU) por ejemplo, la gente está comenzando a pintar los jardines con pinturas, ya que la escasez de agua sumada a las napas secas, han debilitado los prados y plantas.

En India en tanto, las altas temperaturas, que han superado los 50 grados, han causado estragos: más de 1.300 muertos e infraestructura y campos dañados o pavimentos derretidos.

El panorama se viene serio y no parece que por parte de los organismos públicos y privados se le esté dando la importancia que merece.

Las consecuencias que pueden traer estas nuevas temperaturas en una zona como Bío Bío, son inimaginables.

La zona está muy ligada a los rubros agrícolas, a la exportación de frutas y maderas, que son productos obtenidos de la tierra.

A eso se suma que si no hay que plantar o cultivar, los empleos decaerían y la economía local se vería afectada seriamente.

La zona necesita con urgencia que en la provincia de Bío Bío, se comience a pensar concretamente en embalses que permitan mitigar la situación y por otro lado, se requieren medidas de gran escala a nacional, tal como las propuestas por el senador Felipe Harboe, que ya ha planteado la construcción de una carretera hídrica que permita abastecer desde el sur a las localidades de Arica a Punta Arenas que se encuentren en situaciones de alta complejidad.

Actualmente, las precipitaciones tienden a hacer creer a la gente que la gravedad del problema se mitiga, sin embargo, no es así. Se necesitan varios años de inviernos torrenciales y de grandes nevazones para recuperar por ejemplo el lago Laja, lo que basado en los escenarios internacionales actuales, dejan mucho a la duda.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes