suscríbete al boletín diario

Editorial

Delincuentes libres, ciudadanos encerrados

El miedo no construye, sólo debilita las relaciones humanas y permiten que los inocentes estén presos en la comunidad.


 Por La Tribuna

1-editorial.gif

Delincuentes libres, ciudadanos encerrados

*** El miedo no construye, sólo debilita las relaciones humanas y permiten que los inocentes estén presos en la comunidad.

El día de ayer, nos enteramos por medio de este diario, de una lamentable situación que vivió un grupo de angelinos el día 21 de mayo, quienes tuvieron que soportar que un grupo de personas golpeara a patadas la puerta de su casa, los amarraran de pies y cabeza, les taparan la boca y les robaran sus pertenencias.

Si a ello le sumamos hechos de estas características ocurridos en distintos puntos de la provincia, lo cierto es que la zona se encuentra totalmente afectada por la delincuencia.

Por su parte, Carabineros y la Policía de Investigaciones, y así queda reflejado en las páginas todos los días, realizan sendos operativos para poder disminuir los actos delictuales, sacar la droga de circulación de las poblaciones y realizan intensas campañas de prevención, lo cierto es que se están viendo sobrepasados ante la legislación vigente, que genera que en reiteradas oportunidades, los antisociales queden libres, 10, 20, 30 o más de 40 veces, lo que es una falla total del sistema judicial, pero que tiene un origen en la ley realizadas en el congreso.

Pareciera que hubiera cierto interés de los grupos políticos de mantener el miedo en la población. Tal como lo señalaba el escritor y economista barcelonés, José Luis Sampedro, “gobernar a base de miedo, es muy eficaz. El miedo hace que no se reaccione, el miedo hace que no se siga adelante. El miedo es mucho más fuerte casi, desgraciadamente que el altruismo, que el amor, que la bondad”. En este sentido, los medios de comunicación muchas veces son responsabilizados por transmitir este temor, sin embargo, lo único que se hace por parte de la industria informativa, es presentar los hechos tal cual son, donde las familias se están viendo afectadas, donde las policías están sobrepasadas, mientras en las salas del Congreso prefieren discutir acerca de otras cosas de largo aliento a la rápida -o eso es lo que pareciera-  mientras la población pide a gritos mayor justicia.

Se responsabiliza entonces a los jueces, por dejar a los delincuentes en libertad y en realidad, ellos solos se ciñen a la ley, creada por los honorables diputados y senadores.

Es hora de sacar el miedo de la población, se puede gobernar con ideas, con impacto social, con reinserción y con más oportunidades y democracia. El miedo no construye, sólo debilita las relaciones humanas y permiten que los inocentes estén presos en la comunidad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes