suscríbete al boletín diario

Editorial

El amor no es desechable

Los seres humanos no somos perfectos, la misma capacidad de razonar nos lleva a cometer errores, y es ahí donde no podemos simplemente soltar el pasado, anclar el presente y buscar la libertad.


 Por La Tribuna

1-editorial.gif

Respeto y confianza, conceptos fundamentales en la construcción de una relación amorosa, muchas veces se ven traicionados por comportamientos que dañan a quien más se quiere.

Lograr la confianza en una relación puede ser difícil. La gente cree saber cómo hacerlo, pero no siempre funciona con todas las personas. Cimentar la confianza es una parte muy importante en una relación y, sin ella, no hay rumbos futuros.

Los tiempos modernos han desestabilizado las relaciones personales, transformándolas en simples vínculos desechables cuando surge una situación que reviste alguna dificultad. Pero los lazos afectivos no son algo que se pueda tomar, arrugar y tirar al cesto de la basura.

En todos los ámbitos de la vida se debe ir de frente, sin cosas ocultas ni omisiones absurdas. Este valor de actitud se trasunta en el plano laboral, en la amistad, en la familia y sobre todo en el amor.

Sin embargo, en este mundo que está acostumbrado a evadir los problemas o esconderlos bajo la alfombra, debe haber una reflexión. Los seres humanos no somos perfectos, la misma capacidad de razonar nos lleva a cometer errores, y es ahí donde no podemos simplemente soltar el pasado, anclar el presente y buscar la libertad.

Estar en pareja no es fácil, no es sólo dar y recibir abrazos, rosas, chocolates en fechas importantes. Tener un amor es ser cómplice en todo momento: al armar juntos unos muebles nuevos, al ver una película, al hacer aseo o cocinar como un equipo.

Cuando tu pareja sabe que puede confiar ti y en que cada palabra que digas es verdad, entonces habrás creado una confianza inconmovible. Sin embargo, todo lo construido en años se puede desmoronar en un momento si falla este pilar.

De la misma manera, cuando uno de los dos tropieza y todo se rompe y, a pesar de ello, deciden continuar, he aquí el mayor desafío en la vida de los enamorados, pues se debe hacer un esfuerzo superlativo e inagotable por reconstruir el camino, la vida, el amor.

Finalmente, cuando dos personas deciden estar juntas, unidos también en esa imperfección que comparten y que, sin embargo, los hace perfectos, debe existir también en ellos la capacidad de perdonar cuando el arrepentimiento es auténtico.

En la sociedad actual las prioridades están trastocadas. La gente se preocupa de su trabajo, de alcanzar un buen puesto, de tener un auto, la casa propia y muchas cosas más. También existe un egoísmo en la conducta de los individuos. No obstante, hay quienes aún conservan el romanticismo de los tiempos aquellos y priorizan a las personas por sobre cualquier cosa material.

Para construir parejas felices es necesario asumir el desafío, aportar la paciencia, la tolerancia y también la preocupación permanente por el bienestar de quien se ama.

Amar es gratis, pero no aprovechar este regalo de Dios y no vivir sobre los pilares que lo sustentan tiene un alto precio.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes