suscríbete al boletín diario

Editorial

La inseguridad de los carabineros y el Parlamento

El rol del Estado es proteger a la ciudadanía, y también entregar las herramientas necesarias a quienes cumplen con este ingrato trabajo, el que muchas veces recibe críticas inmerecidas.


 Por La Tribuna

1-editorial.gif

La celebración del Día del Carabinero estuvo empañada por el asesinato del cabo angelino Alejandro Gálvez Gálvez, quien murió de un balazo en medio de los incidentes registrados en la conmemoración del Día del Joven Combatiente. Esta y otras tragedias similares sacan a la luz el mal estado de estos funcionarios del Estado, quienes son los únicos del país que no tienen derecho a manifestar sus justos derechos ni exigir mejoras en las condiciones de trabajo.

Junto con ser una de las ramas de las Fuerzas Armadas y de Orden Público peor pagadas y más expuestas al riesgo, deben lidiar con una comunidad que los juzga por las leyes que se generan en el Congreso y con la inseguridad de no poder cumplir con su rol de ser protector del débil. ¿Las razones? Simplemente, en reiteradas ocasiones, por 10, 20, 30 o más veces, decenas de antisociales son apresados por los efectivos policiales, pero, lamentablemente, son dejados en libertad por los jueces, quienes también son acusados por este acto, pero que no pueden hacer nada más que aplicar la Ley.

En este sentido, los parlamentarios de todos los sectores políticos han criticado esta sensación de inseguridad y que los delincuentes queden libres sin recibir mayores castigos por afectar a las personas. Sin embargo, hay que señalar que no han hecho nada realmente efectivo por endurecer las penas y mejorar la situación de riesgo en que viven los carabineros.

Quizás, como son un grupo de trabajadores que están en una institución de orden y que jamás marcharán o harán un paro, son incomprendidos, o simplemente no se ha encontrado un mecanismo que permita entregar las garantías a las víctimas del delito de la misma manera que para los victimarios.

Carabineros de Chile merece el respeto de las autoridades y para ello los diputados y senadores deben buscar por intermedio de la legislación el camino que permita que los efectivos sean respetados.

En EE.UU., por ejemplo, la policía es respetada por toda la sociedad. La ley de Tolerancia Cero funciona de forma efectiva y quienes son sorprendidos por la policía no tienen ganas de hacer mofa del hecho, porque la legislación es estricta y porque quienes atentan contra las libertades y los derechos humanos van a la cárcel, pero en Chile no.

El rol del Estado es proteger a la ciudadanía, y también entregar las herramientas necesarias a quienes cumplen con este ingrato trabajo, el que muchas veces recibe críticas inmerecidas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes