lunes 16 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Bachelet enfrenta un problema Caval

La renuncia del hijo de Michelle Bachelet es sólo el inicio de una polémica que saca a relucir, nuevamente, lo peor del poder político del país.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

Opiniones.gif

Un gran problema familiar y de gobierno, así se puede calificar en los pasillos de La Moneda lo ocurrido durante estos días, cuando un nervioso Sebastián Dávalos Bachelet renunció a su cargo tras la presión pública que generó el cuantioso crédito de 6.500 millones que recibió de la mano del mismísimo dueño del Banco de Chile, Andrónico Luksic.

Con esta situación le va a ser muy difícil a la Presidenta demostrar que no hay tráfico de influencias, porque todos los hechos apuntan a que así fue, situación que ética y transparentemente se debe probar.

Si Dávalos y su esposa, Natalia Compagnon, no fueran parientes directos de Bachelet, lo más probable es que con una empresa con un patrimonio de 6 millones de pesos no habrían podido acceder a estas sumas de dinero.

La complicación es mucho mayor cuando se trata de una presidenta que yergue la bandera de lucha contra las desigualdades, y que hoy se ve envuelta en este tipo de prácticas poco prudentes, por decir lo menos.

Así, un manto de dudas nuevamente cubre la transparencia de la otrora Concertación, hoy Nueva Mayoría.

Michelle Bachelet tuvo que enfrentar un difícil periodo 2014, marcado por la desaceleración económica y altos índices de desempleo. Sin embargo, pese a aquello, en el mes de enero al fin había logrado repuntar sus magras cifras de aprobación.

La Mandataria tiene un programa ambicioso que aspira a la equidad, pero lo ocurrido con su hijo, al parecer, le impide predicar con el ejemplo.

A nivel de la opinión pública, estos escándalos dejan muy mal parados a los involucrados, sobre todo a quien cumple la misión de dirigir el país, la que, además, no ha enfrentado a la ciudadanía para explicar lo ocurrido, sino todo lo contrario, ha tenido que ser el señalado Sebastián Dávalos quien ha dado un paso al costado ante la gran presión pública.

Es un caso que tendrá que analizarse para ver si existen ilegalidades, las que, de ser verdaderas, vendrían a acompañar al vergonzoso caso Penta que afecta a políticos principalmente de la derecha.

En definitiva, la renuncia del hijo de Michelle Bachelet es sólo el inicio de una polémica que saca a relucir, nuevamente, lo peor del poder político del país.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes