jueves 12 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Se acabó la economía sobre ruedas

Chile necesita recuperar esas tasas de crecimiento que se venían generando en los últimos 10 años, ya que, de lo contrario, el problema no sólo afectará al parque automotriz, sino, principalmente, a una población completa que quedará en panne.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

Opiniones-1.gif

De acuerdo a las cifras de la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), la venta de automóviles livianos bajó un 30,2% en enero, una cifra preocupante que contiene el informe mensual de la entidad, ya que, según postula el documento, se dejó de comercializar más de 10 mil unidades a lo largo del país.

La ANAC ha responsabilizado de esta baja a la situación económica chilena, dentro de otras variables, especialmente porque puede generar incertidumbre tanto en los consumidores como en el empresariado. Este último factor genera preocupación debido a que la demanda de buses y camiones también ha registrado un retroceso de 18,2 y 22,7 por ciento, respectivamente.

Esta situación económica se percibe también en otros escenarios del mercado de la producción, donde pareciera existir cierto temor a los cambios que ha impulsado el Ejecutivo.

De hecho, el ministro de Hacienda, Alberto Arenas, ha explicado que la desaceleración ha sido algo más profunda y algo más prolongada de lo que se pensaba respecto al actual ciclo de la economía, la que se extiende desde hace más de un año y que ha generado que el Banco Central recorte su proyección de crecimiento.

Si bien el debilitamiento de los capitales es un fenómeno a nivel global, que inclusive afecta a países desarrollados como China, lo que sin duda alguna es preocupante para esta larga y angosta faja de tierra que necesita ahora lidiar con los nuevos procesos de impuestos, Chile debe enfrentar ahora una situación hostil: posicionarse en un mercado internacional disminuido.

De acuerdo a las estimaciones y estudios de economistas expertos, el crecimiento de la economía chilena de este 2015 está en riesgo y el Gobierno debe buscar políticas que se orienten a dinamizar la demanda interna privada.

La reforma tributaria que ha comenzado a regir y de la cual se están realizando importantes capacitaciones a los contadores, claramente está evidenciando cierto temor en la comunidad.

Lo que al Gobierno le corresponde ahora es fomentar el emprendimiento, la innovación y entregar las condiciones necesarias para que el empleo se recupere, especialmente en ciudades como Los Ángeles, o la provincia de Bío Bío en general, ya que ha sido esta zona una de las más afectadas del país por la escasez de puestos de trabajo, que en estudios posteriores se determinará si son responsabilidad o no de las nuevas políticas públicas.

Chile necesita recuperar esas tasas de crecimiento que se venían generando en los últimos 10 años, ya que, de lo contrario, el problema no sólo afectará al parque automotriz, sino a una población completa que quedará en panne.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes