jueves 12 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Editorial

Paso Pichachén: un escenario potente para la zona

Unir Chile y Argentina no sólo es una tarea de gran envergadura que sus gobernantes deben realizar, sino que es una obligación, ya que de estas construcciones fronterizas depende el futuro económico y turístico de las generaciones futuras.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

Opiniones-1.gif

En los últimos años se creía que el paso internacional Pichachén, que conecta Antuco con la ciudad de Neuquén en Argentina, era únicamente una necesidad estival, para el tránsito de turistas. Hoy, la situación ha cambiado, y con el crecimiento de la economía y las ciudades se ha transformado en una exigencia contar con un acceso limítrofe que permita impulsar el progreso. Actualmente, es habitual el desplazamiento de empresarios, pero esto se verá interrumpido a fines de marzo, cuando nuevamente deba cerrarse el cruce.

Este año se realizarán los estudios de pre factibilidad que darán curso a un mega proyecto histórico, el cual va a generar las condiciones necesarias para que Bío Bío tenga su primer paso fronterizo con los más altos estándares de calidad, algo que transformará a la zona en uno de los polos comerciales más relevantes del país.

La región de Bío Bío es rica en materia agrícola, forestal, silvoagropecuaria y posee una gran cantidad de empresas en el área industrial de Talcahuano y Hualpén, en la provincia de Concepción. Estos recursos, junto a la ruta interportuaria y la futura carretera que unirá Concepción con Cabrero, darán el dinamismo necesario que requiere un territorio que no ha podido detener su bajo crecimiento, su cesantía y falta de oportunidades, pese a los esfuerzos de los últimos gobiernos por revertir las luctuosas cifras.

Puesto que el progreso trae costos significativos durante su ejecución, el paso Pichachén, en el cual ya se han realizado algunas inversiones para mejorar las condiciones de vida de quienes allí hacen patria, deberá ahora actualizarse, ya que no podrá, con esa pequeña infraestructura, dar abasto para lo que se viene.

El Ministerio de Desarrollo Territorial de Argentina ha descrito muy bien la trascendencia que tiene para su pueblo mejorar el estado de los pasos fronterizos, como el Pichachén con nuestro país: “Dada la importancia fundamental que reviste la integración física para un efectivo desarrollo del proceso de integración entre Argentina y Chile y su proyección al ámbito regional, la provincia de Neuquén, con aproximadamente 700 kms. de frontera y 10 conexiones viales con Chile, pone especial énfasis en el mejoramiento de los pasos, consolidando la Cordillera de los Andes como una estructura de comunicación y complementación bilateral”. 

La longitud de la frontera provincial constituye un nexo con 4 regiones chilenas (Bío Bío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos) que comprenden en conjunto una población aproximada de 5 millones de habitantes.

Los pasos fronterizos, considerados la llave de la integración, permiten no sólo promover y facilitar el comercio bilateral y regional, sino, fundamentalmente, generar el contacto permanente entre sus naciones a lo largo de la frontera en común.

En Chile permanece reservado, pero el flujo creció 54% en la temporada anterior y parece que hoy la situación ha superado ampliamente ese porcentaje. Por esta razón, el Gobierno se ha comprometido con el país trasandino para elaborar una política que permita dar el salto al desarrollo y avanzar en la conectividad terrestre entre ambos países.

Unir Chile y Argentina no sólo es una tarea de gran envergadura que sus gobernantes deben realizar, sino que es una obligación, ya que de estas construcciones aduaneras depende el futuro económico y turístico de las generaciones futuras.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes