sábado 21 de septiembre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Editorial

Capa de ozono: un tema que pasó de moda para todos

Muchas veces, cuando los problemas no se ven, la comunidad no los toma en cuenta y simplemente los da por inexistentes, pero el cáncer a la piel producto de la destrucción del medioambiente está a la vista y es un hecho del cual nadie está libre.


 Por Cristian Delgadillo Rosales

Opiniones-1.gif

Nuestro país, lamentablemente, es uno de los peores escenarios por la radiación ultravioleta del sol. Esto, debido a que el agujero en la capa de ozono se ha desplazado amenazante desde la región subantártica durante los últimos años y está posado, prácticamente, sobre el territorio nacional.

Hace unos días, fue la misma Corporación Nacional del Cáncer quien puso la alerta a la comunidad, indicando que la radiación UV aumentó en 20%.

Esta situación puede traer consecuencias severas a la salud de las personas, principalmente, según los especialistas, por el aumento de cáncer a la piel.

Pese a que la provincia de Bío Bío se encuentra alejada del sector crítico, la radiación solar es compleja, sobre todo considerando que en Chile cada año son más de 300 personas las que mueren por esa enfermedad.

Parece que hablar del daño a la capa de ozono es un tema sin importancia, débil y de poca trascendencia, pero no es así. De hecho, si se realiza un buen trabajo entre todas las personas y aplicando restricciones a los productos que la destruyen, podría recuperarse considerablemente su dañino estado para el 2050.

Esto se determinó gracias a un estudio acreditado por la Organización Mundial de la Meteorología (OMM), en que 300 científicos evaluaron durante los últimos cuatro años el nivel de destrucción de esta capa protectora de la atmósfera, que actúa como escudo ante la radiación ultravioleta.

Basados en estos datos y otras mediciones, la disminución del ozono atmosférico se ha enfrentado como un problema global. En este marco, se suscribió el Convenio de Viena, como un acuerdo que protege la salud humana y el medio ambiente de los efectos adversos resultantes de las modificaciones de la capa de ozono. A través de este acuerdo su busca promover la investigación e intercambio de información para evaluar los impactos de las actividades humanas sobre esta zona de la estratósfera y los efectos de la alteración de ésta en la salud y el ambiente. De la misma manera, el documento pide adoptar medidas legislativas o administrativas para controlar, limitar, reducir o prevenir las acciones humanas que tengan efectos adversos sobre la capa.

En el marco del Convenio de Viena, se elaboró el Protocolo de Montreal, con la finalidad de establecer un calendario gradual para disminuir el consumo de Sustancias Agotadoras de la Capa de Ozono (SAOs). Este protocolo establece calendarios para la reducción y eliminación de dichas sustancias. El panel de expertos del Protocolo estima que, si se cumple con todas las obligaciones comprometidas por los países, hacia el año 2050 la capa de ozono en el hemisferio norte recuperará sus niveles de los años 70.

Entonces, ¿qué debemos hacer los chilenos para colaborar activamente en la solución del problema?

Se ha indicado, por ejemplo, que no hay que tirar a la basura los electrodomésticos antiguos, porque tienen CFC, un peligroso químico que daña la capa. En segundo lugar, evitar adquirir productos que no lleven rotulado el daño que pueden causar al medio ambiente, como aerosoles y otros. Lo mismo respecto al tratamiento que se les da a las pilas gastadas: cada una de ellas debe ser tratada, por esta razón es que existen recipientes ad hoc en distintos lugares.

Bajo estos simples consejos, Chile lograría alejarse de esta dramática situación, para que futuras generaciones puedan disfrutar de un planeta más limpio y menos contaminado.

Muchas veces, cuando los problemas no se ven, la comunidad no los toma en cuenta y simplemente los da por inexistentes, pero el cáncer a la piel producto de la destrucción del medioambiente está a la vista y es un hecho del cual nadie está libre.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes