suscríbete al boletín diario

Editorial

Desmunicipalización: abril, el plazo final


 Por La Tribuna

Opiniones-1.gif

La misma Presidenta de la República Michelle Bachelet ha calificado el proceso de desmunicipalización como el prólogo de la histórica reforma que se espera implementar. Hace unos días, el Congreso aprobó el proyecto de ley que pone fin al lucro, la selección y el copago, lo que ha generado fuertes controversias y discusiones entre los diversos sectores políticos del país.

Si se le da una bajada local al proceso que se comenzará a vivir dentro de los próximos meses en la zona, la desmunicipalización quitará a la administración municipal de las 14 comunas de la provincia de Bío Bío el peso de una gran mochila que era prácticamente insostenible.

Recordemos lo ocurrido durante 2014: en reiteradas oportunidades, los alumnos del liceo Industrial y del liceo Comercial, junto a sus profesores, se manifestaron duramente para exigir que se mejoren las condiciones de infraestructura de los establecimientos educacionales, algo que tuvo bastante complicados al actual alcalde Esteban Krause y al director de Educación, Carlos Lang. ¿Por qué? Básicamente porque no existe un presupuesto holgado como se quisiera para dar la solución esperada a las innumerables demandas de las escuelas y liceos.

La desmunicipalización traerá consigo que la Dirección Provincial de Educación, encabezada actualmente por la concejala de Mulchén Mónica Colin, cumpla desde ahora una función mucho más determinante en los procesos formativos.

A nivel central ya se trabaja en los mecanismos para aplicar el cambio. El día de ayer, la Asociación de Municipios y el Centro de Estudios Públicos (CEP) presentaron un informe a la Subsecreataría de Educación a fin de orientar y entregar recomendaciones sobre la nueva medida. En estas indicaciones se hace alusión, precisamente, a la nueva estructura de educación pública que se debe ejercer desde el Ministerio, donde la cartera de gobierno tiene la obligación de ocupar un rol más activo y responsable, ya que no habrá intermediarios, siendo el actor y protagonista principal de todas las políticas educativas.

Pero, un tema que sin duda alguna tiene una importancia radical, y que se expone en el documento entregado al Mineduc, es lo concerniente al financiamiento y calidad. Esto, debido al gran déficit actual que tienen los municipios. En este sentido, el llamado que se le hace al Ejecutivo es a realizar una fuerte inversión en las remuneraciones de los profesores, que son más de 90 mil dentro del sistema a nivel nacional.

La oposición, que es una minoría en el Congreso, ahora tiene un rol más que obstruccionista –que lo perdió completamente en las elecciones–: debe realizar aportes necesarios que permitan sumar e intentar complementar de forma positiva la reforma y la desmunicipalización.

Claramente, habrá un periodo de ajuste que no será fácil. Implementar políticas públicas puede ser exitoso o puede ser un fracaso como el Transantiago. Sin embargo, esta vez no consiste en un problema de traslado, se está tratando con la formación de las generaciones futuras, las que pueden resultar perfeccionadas o dañadas.

En conclusión, al final de cada día hay opiniones buenas y malas, pero, en el caso de la Reforma Educacional y la desmunicipalización no puede haber una mala calificación, hay que aspirar obligatoriamente a la excelencia, no hay otra opción.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes