suscríbete al boletín diario

Editorial

Chile está al revés

Hay carencias importantes, no sólo en el Servicio Médico Legal, sino también en Salud, Vivienda y Educación, que se deben mejorar con recursos. La tarea es larga, y cada autoridad, por pequeño que sea


 Por La Tribuna

Opiniones-1.gif

El sistema binominal comienza a decir adiós a 25 años de su modificación. La iniciativa se encuentra actualmente en el tercer trámite en la Cámara para ser despachada en los próximos días definitivamente. Sin embargo, en la zona ha sido duramente cuestionada por los distintos sectores políticos.

Pero, más allá de eso, lo que más ha molestado a la comunidad es el alto costo que tendrá la nueva implementación, puesto que a partir de 2018 se integrarán 47 nuevos parlamentarios a los sillones del Congreso, lo que significará un presupuesto adicional de 4 mil 853 millones de pesos al año, una cifra muy alta para el servicio público, ¿o no, informado lector?

Obviamente, los territorios electorales crecerán de forma significativa, por lo que –recuerde esto– nada de raro será que en un futuro cercano comience una nueva discusión en las salas del Congreso para aumentar las dietas parlamentarias y así poder costear las oficinas en las nuevas ciudades. Chile está al revés.

En fin, mientras los políticos despilfarran los fondos del país con gastos excesivos en vez de pensar en solucionar los problemas optimizando los recursos para que existan más en beneficio de la población, en Los Ángeles, por ejemplo, una madre tuvo que esperar más de cuatro horas con el cuerpo de su hijo fallecido en la playa pública de Angostura, debido a que el Servicio Médico Legal sólo cuenta con un vehículo en la zona, el que se encontraba en otra emergencia.

¿Es eso justo? ¿Es correcto pensar en aumentar los cargos políticos en esos casi 5 mil millones de pesos y que, paralelamente, una institución funcione de forma tan precaria por la falta de infraestructura? Es evidente que no. Pero claro, estos son los temas que generalmente no llegan a la agenda pública de las autoridades, que parecen más preocupadas del caso Penta o del caso Yate, que a todos le parecen inmorales, viniendo de cualquier sector.

Por lo mismo, no hay que perder el tiempo buscando empates, sólo hay que dejar que la justicia -si es que hay una legislación correcta- actúe y, finalmente, nuestros honorables políticos de derecha, centro e izquierda fijen su vista en la tarea que les fue encomendada en las elecciones, que no es otra cosa que construir un Chile mejor, con infraestructura de calidad en todas sus áreas y donde se vele por el bien común y no por intereses personales.

La política no es sólo para discursos o ideologías, es para trabajar, algo que no es habitual en las salas del Congreso, donde la ausencia de algunos senadores o diputados deja bastante que desear.

Al menos en nuestra provincia no estamos tan mal. El senador Víctor Pérez, de las 86 sesiones que se han realizado el último año, ha asistido a 80 y su par Felipe Harboe, a 79. Situación similar ocurre con los diputados Roberto Poblete y José Pérez, que tienen una asistencia equivalente al 95,58% y 92,38%, respectivamente.

Hay carencias importantes, no sólo en el Servicio Médico Legal, sino también en Salud, Vivienda y Educación, que se deben mejorar con recursos.

La tarea es larga, y cada autoridad, por pequeño que sea su cargo, está construyendo la historia de un pueblo o del país. Ellos están llamados a dejar la politiquería y comenzar a solucionar los problemas de la comunidad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes