suscríbete al boletín diario

Editorial

EDITORIAL: Plan de salud 2015, promesas que se deben cumplir

Cada uno de los anuncios realizados por las autoridades de gobierno se deben concretar. La comunidad no sólo los demanda y exige, sino que también los necesita y, de no verlos hecho realidad, se gener


 Por La Tribuna

Opiniones-1.gif

La ciudad de Los Ángeles y la provincia de Bío Bío se han caracterizado por su gran crecimiento demográfico en los últimos años. La zona ha traído a mucha gente a trabajar por la ploriferación de proyectos energéticos, agrícolas y forestales.

En este sentido, la demanda en el ámbito de la salud también va en aumento. Con sólo una pequeña clínica y un hospital aún en construcción, se requiere que las comunas puedan desarrollarse en esta materia, para poder avanzar de forma importante y que cada habitante tenga un acceso digno a la salud.

Hace unos días, el seremi de Salud de la región de Bío Bío, Mauricio Careaga, aseguró que se dotará de nuevas tecnologías y también de personal médico con el que esperan mejorar la calidad de la atención. De la misma manera, la otrora ministra de Salud Helia Molina también visitó la zona para anunciar una paleta importante de proyectos y recursos.

Cada uno de los anuncios realizados por las autoridades de gobierno se deben concretar. La comunidad no sólo los demanda y exige, sino que también los necesita y, de no verlos hecho realidad, se generará una frustración importante.

Los proyectos que se vienen son varios: los estudios de prefactibilidad para los hospitales de Nacimiento y Santa Bárbara; la normalización del centro asistencial de Mulchén; la construcción de tres SAR (Servicios de Atención Primaria de Urgencia de Alta Resolución), dos de ellos en la capital provincial y otro en Cabrero; la licitación del Cesfam Entre Ríos, y así, una lista larga de proyectos por concretar y también por terminar como, por ejemplo, el recinto de Laja, todo esto relacionado a materia de infraestructura y dotación.

Pero hay temas que también debe abordar el Ministerio de Salud en la zona, que complican a la comunidad. Se debe mantener el proceso relacionado con la calidad del aire y las alertas ambientales en las épocas de invierno. La fiscalización debe ser más intensiva y ejemplificadora. El uso de la leña húmeda en el periodo invernal simplemente se debe prohibir sin flexibilización, porque las consecuencias en la salud de la población son nefastas.

Pero, finalmente, hay un tema que si bien no es culpa del Minsal, son ellos quienes deben buscar, de una vez por todas, una solución.

En la administración anterior se construyeron viviendas pertenecientes al proceso de reconstrucción post 27F, que en algunos casos, como Chacayal Sur en Los Ángeles o Villa Los Cipreces en Quilaco, han dejado en evidencia la mala calidad con que las empresas incumplieron los procedimientos y se olvidaron que tras sus caminos para abaratar costos y terminar rápido, habrían familias impactadas de forma negativa por las mediocres obras.

Hoy el Minsal debe resolver de la mano del Serviu qué van a hacer. Se han comprometido las palabras de diversas autoridades en la zona y no queda otra que cumplir.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes