suscríbete al boletín diario

Editorial

Chile, un país de gordos

Se ha visto la ploriferación de ciclovías y plazas vivas en distintos puntos de las ciudades, pero no es suficiente, el país sigue con sobrepeso.


 Por La Tribuna

Opiniones-1.gif

El Ministerio de Salud, de acuerdo a las últimas mediciones realizadas, estimó que el 67% de los adultos chilenos está con exceso de peso, es decir, se encuentra fuera del rango normal que corresponde a su peso ideal.

En la misma medición se descubrió que los menores de 6 años con obesidad aumentaron en 10%, números que se empinan al 25 por ciento cuando los niños llegan a primero básico.

De esta manera, los magros porcentajes demuestran que algo anda mal. No por nada, a nivel mundial, Chile tiene el quinto puesto de mayor obesidad según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), sólo superado por países como Estados Unidos y México.

La ploriferación de cadenas de comida rápida altas en grasas saturadas, las nuevas tecnologías y el sedentarismo han aportado de forma importante a que nuestro país se haya transformado rápidamente en un país de gordos.

Cabe indicar que, de alguna manera, las autoridades se han preocupado de buscar mecanismos para fomentar la vida sana y la buena salud. Hoy es común ver en las nuevas plazas máquinas de ejercicio gratuitas para el uso de la comunidad. También se ha visto la ploriferación de ciclovías en distintos puntos de las ciudades, pero no es suficiente, Chile sigue con sobrepeso.

Si llevamos esas cifras a niveles serios, según datos proporcionados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), en nuestro país fallece una persona cada hora por enfermedades vinculadas a la obesidad, como la diabetes o la hipertensión, que son patologías que tienen directa relación con los hábitos alimenticios.

Le pregunto a usted, respetado lector, ¿qué está haciendo para prevenir que su salud o la de sus hijos se vea afectada por la obesidad?

Nuestra provincia de Bío Bío se caracteriza por ser una zona de alto consumo de comida. Muchas actividades -bautizos, cumpleaños, aniversarios, cenas de empresa o la llamada “previa” de una salida- generalmente van acompañadas de un asado, con carne, choripanes y alcohol, lo que es un golpe calórico importante que puede llevar a graves complicaciones.

Sin ánimo de alarmar a la comunidad, el Servicio de Salud Bío Bío ha indicado que la primera causa de muerte en nuestra zona son el cáncer de vesícula y el cáncer de estómago, los que se generan sobre todo por factores y conductas como tabaquismo, colesterol, diabetes, sobrepeso, obesidad y sedentarismo asociados al estilo de vida de las personas.

Sin duda alguna, cuesta mantener los hábitos alimenticios, no es fácil evitar caer en la tentación de un rico sándwich o un buen asado familiar, pero las consecuencias de esos actos pueden ser desastrosas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes