suscríbete al boletín diario

Edición Aniversario

Mujeres que marcaron la historia patrimonial de Los Ángeles

En su programa aniversario, la municipalidad resalta a una serie de mujeres que construyeron la historia de la ciudad.


 Por La Tribuna

1

Tras un acto conmemorativo para destacar a la desaparecida Isabel Robles de Jara, también sumaron a María Raquel Elena Gutiérrez Ojeda y Sinforosa Carrasco, conocida como Sor Vicenta.

Leyla Bascur Contreras

[email protected]

En medio del programa de aniversario entregado por el alcalde y miembros del concejo municipal, inmediatamente tomó relevancia una actividad destinada a destacar a una mujer que, según los organizadores, entregó un gran legado patrimonial cultural a la ciudad, se trata de Isabel Robles de Jara.

Esta mujer madre de nueve hijos, nació en 1879 en Mulchén, estudió en Concepción y se radicó en Los Ángeles. A los 22 años se casó con Alberto Jara con quien tuvo nueve hijos y vivieron por años en una casona ubicada justo en la esquina de las calles Colón con Caupolicán, en lo que hoy se encuentra emplazado un banco y el propio edificio consistorial, según cuentan sus propios familiares “ella abría las ventanas de su casa y tocaba el piano, melodías que flotaban por toda la comuna”. El nombre de esta destacada angelina es parte del ordenamiento de la ciudad ya que bautiza a un pasaje que se encuentra al costado del municipio y que además desde ahora lo adorna una hermosa placa conmemorativa.

A la sencilla ceremonia, llegó mucha descendencia de Isabel Robles de Jara y quien lideraba todo el movimiento fue una de sus nueras María Eugenia Barrueto, hija de Nemoroso Barrueto y Marta Tapia ambos reconocidos angelinos. “Siento una emoción inmensa y una felicidad muy grande que la señora Isabel reciba este reconocimiento, porque en parte también recuerda a mi marido Alberto Jara Robles uno de los tantos hijos que tuvo ella”.

María Eugenia aseguró que la familia que conformó Isabel era única, además la describió “Ella era amorosa, era gentil, inteligente, dama, sencilla y humilde”. Asimismo, comentó que en donde hoy se encuentra el pasaje que lleva su nombre se encontraba la casa de ellos. 

“Yo estuve en la inauguración de la calle, y en esa oportunidad se tocó música de ella, porque era una pianista famosa y además tenía un alma única, yo diría que era uno de esos seres especiales que Dios crea” declaró muy emocionada.

Sin poder precisar los años, María Eugenia Barrueto, aseguró que la desaparecida pianista gestionó la presencia de Claudio Arrau en la ciudad para participar en dos conciertos, todo de acuerdo a su afán filantrópico con el arte.

Según el municipio el hecho ocurrió el 10 de agosto de 1921, en el Salón Aranguren (después cine Imperio y ahora parte de la tienda Casa García).

A la ceremonia también llegó Raúl Fernando Jara de la Maza, nieto de Isabel Robles, quien declaró sentirse muy emocionado por la distinción póstuma a su abuela.

“Adoraba a mi abuela, recuerdo cuando llegamos a su casa aquí mismo, nos recibía todos los veranos porque yo venía a veranear –primero estudie en Valdivia y luego me cambié a Los Ángeles-y ella me entregaba mucho cariño” describió Raúl con voz quebrada y llena de emotividad.

También recordó que “tocaba el piano excelentemente, tiene una serie de composiciones especialmente un vals que lo hemos usado toda la familia cuando nos hemos casado es nuestro vals de matrimonio”.

“Ella era una mujer entera trabajadora incansable, con sus nueve hijos y todos macanudos” sostuvo riendo.

El nieto de Isabel comentó que ninguno de sus hijos está vivo, que quedan los nietos y que no conoce la cantidad exacta de ellos pero que todos sienten un gran orgullo por doña Isabel y su legado cultural a Los Ángeles.

OTRAS MUJERES QUE ESCRIBIERON LA HISTORIA

Desde el municipio se entregó la información acerca de otras dos destacadas habitantes de la ciudad. La primera de ellas es María Raquel Elena Gutiérrez Ojeda quien fue candidata del Partido Radical en las elecciones de regidores de 1946, cargo que entonces duraba tres años (1947-1950).

Al ser electa, marcó un hito histórico: fue la primera mujer que llegó al municipio local en un cargo de elección popular. En 1949, volvió a ser elegida. En los seis años que tuvo ese cargo, también fue alcaldesa subrogante en varias ocasiones.

Su labor social, que cumplía con su esposo, el médico Pedro Cortés, le valió el reconocimiento a ambos, quienes fueron declarados hijos ilustres de Los Ángeles en 1962.

Raquel Gutiérrez falleció el 26 de marzo de 1975 en Santiago. Sin embargo, su recuerdo aún persiste en la ciudad con la plaza de juegos infantiles ubicada frente al Easy, en la avenida Vicuña Mackenna, que lleva su nombre.

De la misma forma destacaron a Sinforosa Carrasco quien forma parte de un grupo de mujeres angelinas que se dedicaron a la filantropía, a la ayuda a organizaciones religiosas y que manifestaron especial interés en la educación y al cuidado de la infancia, en particular, con los niños huérfanos.

Sinforosa Carrasco, conocida como Sor Vicenta, quien por años estuvo a cargo del hogar de niñas que lleva su nombre. De hecho, a poco de ocurrida su muerte, en 1967, la principal avenida de acceso a Los Ángeles fue bautizada como Sor Vicenta.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes