sábado 19 de octubre, 2019

noticias por comunas

EDICIÓN IMPRESA

Economía

Desaceleración y desempleo: los factores que marcan la economía en Biobío

Se espera que estos meses aumente la contratación de mano de obra en el sector agrícola, a diferencia de lo que ocurre en el comercio, que se define por factores de estacionalidad, dijo el presidente de la Cámara, Miguel Pezoa.


 Por Claudia Robles

ciudad

El presidente de la Cámara de Comercio de Los Ángeles, Miguel Pezoa, afirmó que se vislumbra una reactivación de la economía a partir del próximo año con el anuncio de una cartera de proyectos de inversión en obras públicas, las que contribuirían a revertir la tasa de desocupación en la región, que de acuerdo con las cifras, llegó al 6,9% en el trimestre mayo-julio de 2019, cifra 0,9% inferior a igual trimestre del año anterior, pero un aumento de 0,2% con respecto al trimestre móvil anterior, según informó el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

“Es difícil revertir tan rápido una cifra de esa naturaleza, pero sí hay que tener en consideración la estacionalidad en la que nos encontramos. Es un periodo en que comienzan a desarrollarse diversas faenas hortícolas y agrícolas, y eso significa una mayor contratación de mano de obra. Entonces esperamos que entre septiembre y octubre aumente la contratación de mano de obra, particularmente en el sector productivo”, expresó Miguel Pezoa.

Respecto del panorama actual en el comercio, indicó que el comportamiento responde a estándares fijos. “No se está contratando mayor cantidad de gente ni tampoco se está despidiendo, porque se entiende que el comercio cuenta con personal establecido por tiempo determinado, y a una mayor demanda se puede contratar, pero no son muchos los cargos que se ocupan”, explicó.

Junto con ello, expresó confianza en que los proyectos de inversión anunciados para Biobío aporten al desarrollo de le economía.

En otro orden, los primeros días de este mes, el Banco Central (BC) bajó la tasa de interés a 2%, la menor en nueve años. “La decisión del Consejo considera que el desempeño de la economía en el segundo trimestre y sus perspectivas apuntan a que la convergencia de la inflación a la meta tomará más tiempo, lo que hace necesario un mayor estímulo monetario”, dijo el BC en un comunicado.

“Además, estima que se podría requerir una ampliación de dicho estímulo, lo que será evaluado en las próximas reuniones a la luz de la evolución del escenario macroeconómico”, añadió. Los próximos encuentros serán en octubre y diciembre.

Sobre las medidas del Banco Central, Pezoa afirmó que las bajas en las tasas de interés se reflejarían no antes de un plazo de seis meses, “por lo tanto, por el mes de marzo debería verse reflejada la baja en la tasa de interés, independiente de que en este momento, quienes tengan un proyecto, opten por acelerarlo, pero igual los resultados se observarán en un periodo más largo. En lo inmediato o en el corto plazo es difícil”. 

AGRICULTURA Y CRECIMIENTO ECONÓMICO

Al ser consultado respecto de las medidas anunciadas por el Banco Central, el presidente de la Sociedad Agrícola de Biobío, José Miguel Stegmeier, afirmó que “toda baja de tasa de interés es conveniente para nuestro sector, el punto es que la banca reconozca esta rebaja al 2% y la aplique en la proporción correspondiente a los créditos que requieren las pymes”.

El dirigente agrícola de Biobío agregó que “esta rebaja está por supuesto relacionada con la desaceleración y la reducción de las estimaciones de la inflación, por lo tanto, debiera ayudar en algo para reactivar la economía”.

En paralelo, puntualizó que las leyes que se discuten actualmente, entre ellas la reducción de la jornada laboral de 45 a 40 horas, también deben ser acordes a la realidad que vive el país.

“Obviamente, para que esto realmente ocurra, deben además alinearse otros factores, como por ejemplo, la responsabilidad del Parlamento en dar también señales coherentes con esta necesidad urgente de volver a crecer a tasas más altas. El hecho de que se estén discutiendo leyes, como es el caso de rebajar la jornada laboral, más encima en momentos en que la productividad sigue cayendo, o no darle el contenido requerido a la reforma tributaria, o seguir complicando cada vez más las autorizaciones para nuevos proyectos, etc., hacen que un esfuerzo aislado del Banco Central, al final, no sea lo suficientemente potente para que realmente aceleramos nuestro alicaído crecimiento económico”.

REACTIVAR EL CONSUMO Y LA INVERSIÓN

Jorge Sandoval, director de la Escuela de Ciencias y Tecnologías de la Universidad de Concepción sede Los Ángeles, abordó aspectos relacionados con el anuncio del instituto emisor, indicando que la tasa de interés es importante para la economía del país.

“Se define a la tasa de interés como el precio del dinero en la economía. Cuando una persona o empresa necesita recursos financieros para cubrir un gasto en consumo o un proyecto de inversión, dado que sus ahorros no le permiten cubrir todo el monto que se requiere, debe concurrir a un banco u otra institución financiera para ‘pedirlo prestado’, para lo cual deberá pagar un determinado interés, que dependerá de la tasa que le cobren por el monto solicitado y el plazo en el cual lo pagará. Si la tasa de interés es más alta (2,5% mensual) la persona o empresa pagará un mayor monto por el interés si la tasa fuera menor (un 2% mensual, por ejemplo)”.

A su juicio, el Banco Central bajó la tasa de interés anual del 2,5% a solo un 2% porque “desde hace unos cinco meses, la actividad económica chilena ha tenido una caída casi permanente, lo que se ve reflejado en las bajas tasas de crecimiento del producto que se miden con el IMACEC (Índice de Medición de la Actividad Económica), que da a conocer cada inicio de mes el Banco Central. Se trata entonces de dar una señal al mercado, donde están tanto las empresas productoras de bienes y servicios como las familias consumidoras; para que se incentiven a invertir –las empresas– y a consumir –las familias y las personas–”.

Agregó que “si la tasa de interés baja, entonces las empresas podrán conseguir fondos más baratos para financiar un proyecto de inversión para ampliar su capacidad instalada o para mejorar su infraestructura de producción o su tecnología. A su vez, al bajar la tasa de interés, los consumidores podrán pagar un menor interés por sus compras a crédito, o tal vez podrán conseguir un crédito de consumo más barato para pagar sus actuales deudas y así liberar recursos financieros que le permitan aumentar su gasto en consumo”.

El académico puntualizó que “el Banco Central, con dicha medida, que busca reactivar el consumo y la inversión para hacer subir el nivel de la actividad económica en el corto y mediano plazo, espera que los bancos comerciales, las multitiendas, las cadenas de farmacias y cadenas de supermercados que emiten tarjetas de crédito, las cajas de compensación que también ofrecen créditos a sus afiliados, traspasen lo más pronto posible dicha rebaja de tasas a sus clientes, para que así puedan alivianar su carga financiera”.

Al ser consultado respecto de las medidas que podrían adoptar los bancos, por ejemplo, para ayudar a reactivar la economía, respondió que “se sabe que es el consumo la variable que reactiva más rápido la actividad productiva; si aumenta el consumo de bienes, se debe volver a producir para reponer los stocks en las tiendas y supermercados. Se espera que un banco proceda a renegociar el crédito de cada uno de sus clientes, el cual fue contratado a una tasa mayor. Al ser medido ahora con esa menor tasa de interés vigente, aparece un monto a favor del cliente, que podrá destinar al consumo, con lo cual la economía se reactiva. Si todos los bancos comerciales, todas las cadenas de multitiendas, todas las cadenas de supermercados, también lo hicieran, el efecto positivo sería mucho mayor”.

En paralelo, el académico de la UdeC manifestó que se conjugan ciertos factores que impiden que medidas similares anunciadas por el BC logren el efecto esperado “porque en Chile se da la particular situación de que por ley existe una Tasa Máxima de Interés Convencional, que bordea el 35,52% anual”, es decir, un banco o una multitienda, por un crédito o avance en efectivo, puede cobrar un 2,86% mensual, en consecuencia que la tasa de interés fijada por el Banco Central es de solo un 2% anual.

“A todas luces, siempre sale perjudicado quien solicita un crédito. Para que se compruebe esta dura realidad, solo debemos revisar un comprobante de compra con tarjeta de crédito, donde aparece la tasa de interés que nos cobran”, dijo.

Newsletter

  • Compartir:
etiquetas
ECONOMÍAProvincia de Biobío

opinión

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes