lee nuestro papel digital

Economía

Estudio revela que habitantes del Biobío creen que la situación económica mejorará

La investigación consideró entrevistas a 580 personas residentes de Concepción, Los Ángeles y Chillán.


 Por La Tribuna

03-11-2016_20-04-04Compraventa-derecho-civil

Un 39% de los habitantes del Biobío considera que la situación de la región es mala, de acuerdo al Índice de Confianza en la Economía Regional, ICER USS, que -por décima quinta vez- elaboró la carrera de Ingeniería Comercial de la Universidad San Sebastián.

En la medición anterior, un 47% tenía igual opinión y, si lo comparamos con el porcentaje de hace un año, un 54% percibía como mala la realidad económica regional.

Si bien aún se evidencia pesimismo entre los habitantes de la región, el optimismo ha aumentado levemente sobre todo cuando se consulta por la situación en los próximos dos años.

De este modo, un 33% cree que la situación del país será mejor y un 16% considera que empeorará. Datos fueron entregados -este jueves- por el director de Ingeniería Comercial de USS Concepción, Luis Felipe Slier Muñoz, junto a la académica de la carrera Karin Bravo Fray.

En este contexto, Slier declaró que “aunque el índice global del ICER en Región del Biobío muestra un incremento de tres puntos respecto al índice de abril de 2016 pasando de 37 a 40 puntos, todavía nos encontramos en el tramo pesimista”.

Asimismo, añadió que uno de los factores que pudiese explicar esta disminución del pesimismo es la mirada de más largo  plazo que las personas tienen respecto  del comportamiento económico del país y la región, percepción que en un horizonte de dos años o más tiende a mejorar considerablemente.

 

LOS RESULTADOS

De acuerdo al estudio, que consideró entrevistas a 580 personas residentes de Concepción, Los Ángeles y Chillán, la percepción futura respecto a la región y el país son los aspectos evaluados de manera más optimista. Al realizar la desagregación, los más optimistas son las personas entre 18 y 35 años y aquellos pertenecientes al GSE C3.

“Uno de los factores que podría estar influyendo en las expectativas de un mayor crecimiento futuro de la región y del país sería el factor de cambio que las personas le asignen a la futura administración del Estado, especulando a que debiese ser, independiente de la corriente política, una administración más proclive al desarrollo económico y a un aumento en los proyectos de inversión pública y privada”,  sostuvo Slier.

Del mismo modo, explicó que esta situación las personas la estarían ponderando como un incremento en los puestos de trabajo, en la calidad del trabajo y en los niveles salariales, explicando en parte importante las expectativas positivas.

 

EXPECTATIVAS DE CONSUMO

A pesar de este leve mayor optimismo, las expectativas de consumo aún continúan bajas. De este modo, un 81% considera que el actual es un mal momento para la compra de una casa o un automóvil, y un 66% cree que es un mal momento para solicitar un crédito.

En esta oportunidad, el estudio incluyó preguntas sobre endeudamiento. Un 38% cree que éste se debe a los salarios bajos y un 32%, al alto costo de la vida. Un 78% piensa que no existe conocimiento para endeudarse responsablemente.

Por su parte, la académica Karin Bravo, planteó que “la justificación del endeudamiento por los bajos salarios preocupa, pues significa que las personas no son capaces de cubrir sus necesidades básicas con el nivel de renta que reciben. Esto implica que mes a mes los consumidores deben endeudarse para cubrir una canasta básica de consumo, lo que a largo plazo no es sustentable”.

Finalmente, Bravo sostuvo que “parece fácil recomendar que las familias realicen una planificación de su gasto mensual, pero la realidad muestra que los segmentos más bajos difícilmente pueden optimizar sus recursos, ya que tienen escaso acceso a compras a menor precio. Por ejemplo, los sectores menos acomodados rara vez pueden realizar un pedido de supermercado aprovechando precios más bajos, pues su patrón de compra suele ser el almacén de barrio, en cantidades pequeñas y en ese sistema, al sacar el precio relativo, éste suele ser más caro”.


  • Compartir:
lee nuestra edición impresa
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes