suscríbete al boletín diario

Economía

Cambios en la Reforma Tributaria generaría un “retiro voluntario” de contadores

El contador Gabriel Salazar aseguró que la confusión de los nuevos procesos tributarios, pone en riesgo que pierdan su dominio frente a otros profesionales.


 Por La Tribuna

06-04-2016_20-48-2351-001

La Operación Renta 2016 tiene en aprieto a muchos contadores.

Ocurre que la Contabilidad ha estado –firmemente- ligada a los impuestos de personas y empresas, considerada casi de uso exclusivo para el cálculo de impuestos –como se lee en muchos textos de historia-. “Los contadores si de algo saben es de impuestos” es una frase conocida.

Labor que con la complejidad de los procesos tributarios actuales, los ha puesto nuevamente en esa línea, exigiendo a quienes cumplen esa tarea aumentar su experticia impositiva para mantener su rol de contadores, con riesgo de perder este dominio frente a otros profesionales.

En esta línea, el contador auditor, Gabriel Torres Salazar, enfatizó que “ya hace algún tiempo que la contabilidad dejó de ser patrimonio de los contadores, lo mismo que su prima hermana, la auditoría de los auditores. No así la profesión de contador que se mantiene en los tiempos y le auguramos larga vida mientras se conserve en el control e información financiera e impositiva, aunque no hay garantía del nombre que pueda darse a esta profesión en el futuro”.

Agregó que lo que sucede es que tal como los contadores irrumpieron en campos de otras profesiones y áreas como las finanzas, recursos humanos, sistemas de información y consultoría empresarial en general. A la Contabilidad y Auditoría llegaron personas formadas en disciplinas del derecho, la ingeniería y administración, disputando espacios laborales de línea en las empresas y de asesorías en el campo del ejercicio independiente. “Bien, diría un teórico de los mercados: nuevos actores, más competencia, mejores servicios”.

 

PROCESO DE CAMBIOS

Parte del presente proceso de cambios que toca a los contadores, desde hace un tiempo, se atribuye a  cuestiones de orden legal y razones de mercado en su formación, explicó Torres.

Sostuvo que entre las primeras suele mencionarse la inhabilitación de facultades legales a los gremios en la década del 80’, para facilitar el desarrollo del libre mercado, entre ellos el libre ejercicio profesional. “Desapareció entonces la exclusividad de los contadores registrados en el colegio de esa orden para firmar balances y demás estados financieros de empresas, además de disminuir notablemente la membresía de esa institución. Lo mismo ocurrió con la pérdida de facultades de control ético, fijación de aranceles de referencia, entre otras limitaciones”.

En materia de formación de nuevos profesionales, en tanto, las universidades enfatizaron o se abrieron a buscar otros horizontes de desempeño a sus egresados dada la proliferación de estudiantes en aulas en las últimas décadas, ofreciéndoseles opciones de formación multifuncional en la empresa y para el ejercicio profesional independiente, con lo que a un determinado cargo se postulan jóvenes de diferente formación. La cosa esta así para la profesión contable y de  muchas disciplinas.

“Estos y otros cambios profesionales producen -en lo inmediato y corto plazo-un abandono o llevan al “término de giro”, para ponerlo en lenguaje de contadores”, expresó Gabriel Torres, a lo que añadió que esto es lo que ha ocurrido con los contadores que no han sabido o podido adaptarse al rediseño laboral impuesto por la economía de mercado, el comercio internacional, o de razones específicas y técnicas.

“La llegada de tecnologías de la información (TICs) o -más recientemente- la entrada en vigencia de nuevos estándares internacionales de información financiera, la sustitución a anteriores normas y principios contables y cuya aplicación requiere mejores conocimientos técnicos, de empresas y negocios. En estos procesos de innovaciones han debido retirarse muchos contadores”.

El contador recordó que en el caso de los TICshubo muchas situaciones de renuncia de profesores de contabilidad en la universidad en la década del 80’ y 90’, por no poder adaptarse al uso de estos nuevos medios tecnológicos,“proceso que se ha mantenido y ahora lo vemos con la aplicación de declaraciones de impuestos en línea, próxima vigencia masiva de facturación electrónica y otras exigencias de medios tecnologías disponibles, los que facilitan trabajos rutinarios, pero exigen más y mejores conocimiento técnico, complicando a quienes ejercían funciones de manera manual o con medios simplificados”.

 

RETIRO VOLUNTARIO

La Reforma Tributaria y su aplicación a partir de este año parece llegar con el signo de “retiro voluntario” para contadoras y contadores. Afectará a los que ven en la Reforma Tributaria más complejidad  -que la tiene- en los procesos impositivos y no se capaciten. “De seguro la aplicación de las nuevas normas impositivas requiere mejor conocimiento, ampliar el que se tenía, perfeccionar lo conocido o adquirir uno nuevo”, aseguró Torres.

Por otra parte, a nivel gremial debe existir cierta preocupación por la contratación en empresas o estudios profesionales de personas venidas de otras disciplinas para funciones contables, de impuestos o auditoría o que se cierren algunos pequeños estudios.

Pero la exigencia de requisitos actualizados de normas tributarias en los avisos de selección de personal o de sus clientes no debiera sorprender a los contadores. Es más bien el estímulo para fortalecer con capacitación a los que siguen en ejercicio, procurar formación adecuada a los nuevos y promover activamente la especialización de postgrado.

Finalmente, Torres sostuvo que eventuales temores por los efectos de la Reforma Tributaria en los contadores debiera verse como una oportunidad para dar mejores servicios a empresas y más miembros al gremio.

Y dado el tipo de cambios y la masividad de empresas pequeñas y medianas involucradas el foco de atención debe estar en las Pymes. Las grandes empresas siempre disponen de recursos para resolver sus necesidades de asesorías y las microempresas no tendrán mayores requerimientos tributarios.

“En tal situación, el retiro de contadores será de tipo generacional, como en todo proceso de cambios”, concluyó Gabriel Torres.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes