miércoles 11 de diciembre, 2019

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Economía

Consejos para no endeudarse en fin de año

Si se va a gastar, hay que hacerlo de acuerdo a las propias y reales posibilidades.


 Por ALEJANDRA SANCHEZ OCAMPO

24-11-2015_18-53-225_1_25_11_15

Faltan sólo un par de semanas para la Navidad, y para nadie es un secreto que esta fecha y las fiestas de fin de año son sinónimo de estrés, consumo y sobreendeudamiento, producto de las compras de regalos, cenas, paseos, vacaciones y una larga lista de compromisos que no es fácil cumplir.

Si bien, el mercado presenta una gran variedad de ofertas, con todo tipo de facilidades y métodos financieros para pagarlos, convive un peligro evidente y que es el: sobreendeudamiento.

Se estima que en diciembre, los chilenos gastan en promedio entre un 20% y un 30% más que en el resto del año. Las personas llevadas por el entusiasmo de la Navidad y ayudadas por los innumerables créditos que se les ofrecen, adquieran deudas que van más allá de lo que realmente puedan solventar con sus ingresos.

En tal caso, esto afecta a los consumidores, que están ante el riesgo que en un momento no puedan cumplir con sus pagos.

En esta línea, la académica de Ingeniería Comercial, Karin Bravo Fray, explicó cómo evitar el sobreendeudamiento y los consejos para no caer en esta situación.

“El sobreendeudamiento se logra evitar con planificación financiera. Una persona está sobre endeudada cuando los ingresos que recibe no son suficientes para cubrir las necesidades básicas, como alimentación, vivienda, servicios, entre otros, ni tampoco los compromisos o créditos adquiridos con otros fines más suntuarios”.

Bravo, agregó que dicha situación ocurre porque las personas no identifican, ni logran comparar la relación existente entre ingresos recibidos y desembolsos que debe realizar. “Si se tiene conciencia de estos valores, la planificación financiera resulta fácil de hacer y evita asumir mayores compromisos de los posibles”, enfatizó.

 

¿DÓNDE Y CÓMO COMPRAR?

Desde fines de noviembre, ya se puede ver un comercio plagado de ofertas, ahí surge otro dilema, dónde y cómo es conveniente recurrir para comprar los regalos.

Las grandes tiendas ofrecen al consumidor beneficios que se pueden aprovechar, como son descuentos extras asociados al uso de las tarjetas de la tienda, o la compra en una cuota, o tres con la primera de pie, sin el cobro de intereses.

Algo similar entregan las tarjetas de crédito bancarias, ya que al comprar a una cuota no tiene interés, y dependiendo del tipo de tarjeta y de la entidad financiera emisora, existe una cierta cantidad de meses que no aplican interés.

Si bien el comercio minorista no cuenta con tarjetas propias, si podría, al estar unido al sistema Transbank, permitir los beneficios de las tarjetas de crédito bancarias a sus clientes, así lo explicó la académica Karin Bravo.

Por otra parte, en relación a la opción de pedir un crédito para solventar estos gastos o comprar con las tarjetas, Bravo expuso que dependerá de la cuantía del monto a solicitar.

“La Navidad es el periodo en que más se incrementan las ventas, y el comercio saca toda su artillería comercial para promover las compras, tentando a los consumidores”.

Los créditos de consumo entregados por los bancos u otras entidades (Cajas de Compensación de Asignación Familiar, CCAF, por ejemplo), pueden ofrecer tasas muy bajas, y la ventaja es que permite que el consumidor compre en el comercio que desee.

Por su parte, las tarjetas tienen asociadas promociones que, sabiéndolas utilizar, permiten comprar productos y servicios a mejor precio.

 

PLANIFICAR LOS GASTOS

La planificación mencionada anteriormente se inicia con la identificación de gastos que se realizará. No sólo se deben incluir el costo de los regalos, sino además, lo relacionado con preparación de la cena de Navidad y viajes fuera de la ciudad cuando se toman adicionalmente vacaciones en dicha fecha o se visitan familiares fuera de la ciudad.

Es en este sentido, que la académica de ingeniería comercial, dio algunas recomendaciones que pudieran ser útiles para los gastos de fin de año.

“Respecto a los regalos, desde ya se pueden cotizar, aprovechando los beneficios de las tiendas on-line, y de esa forma se define un presupuesto para gastar. Lo ideal es no extender el pago de estos gastos a periodos que superen los tres meses, pues en el verano se suman los gastos de vacaciones y en marzo los gastos escolares, que hacen que se superpongan los pagos de las cuotas, generando presiones para que el consumidor siga endeudándose”, concluyó Karin Bravo.

Newsletter

  • Compartir:

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes