lee nuestro papel digital

Desarrollo

Gore Biobío puso reparos a construcción de central hidroeléctrica San Carlos

Entre otros aspectos, se consideró que “si bien el titular presenta medidas de mitigación, reparación y compensación, éstas no serían suficientes para la cantidad de impactos significativos que genera el proyecto y tampoco los compromisos ambientales voluntarios suficientes para la cantidad de impactos poco significativos”.


 Por Juvenal Rivera

12, puente sobre el río Biobío en San Carlos de Purén

El Gobierno Regional del Biobío formuló una serie de observaciones al proyecto de la central hidroeléctrica San Carlos, que se ubicará en el río Biobío, justo en el límite entre las comunas de Los Ángeles y Mulchén.

Dicha iniciativa, que considera un monto de inversión de 420 millones de dólares y una capacidad instalada de 154,4 MW, fue ingresada a tramitación en el Servicio de Evaluación Ambiental el pasado 28 de marzo.

En este periodo, los servicios públicos relacionados a este tipo de iniciativas pueden hacer las observaciones que estimen pertinentes. También lo puede hacer la propia comunidad, ya sea de manera particular o en forma organizada, a partir de las instancias de participación ciudadana.

El proyecto pertenece a la empresa Inversiones San Carlos SpA. y considera la construcción de una central hidroeléctrica de pasada, con capacidad de regulación intradiaria, y un caudal de diseño de 750 metros cúbicos por segundo, asociado a los recursos hídricos del río Biobío.

Estará localizado mil 200 metros aguas arriba en línea recta del antiguo puente de la Ruta 5 Sur (actual ruta Q619), a aproximadamente 15,96 kilómetros al sureste de la ciudad de Los Ángeles, y a 11,79 km al noroeste de Mulchén.

OBSERVACIONES

Sin embargo, el Consejo Regional de Gobierno del Biobío, a partir de un informe evacuado desde la División de Planificación y Desarrollo Regional, estimó que la central hidroeléctrica impacta al río Biobío y las comunidades presentes en el territorio. En lo específico, objeta cuatro puntos del proyecto energético.

Uno de ellos se refiere a que la iniciativa no describe de manera correcta el proceso de inundación y creación del espejo de agua.

También considera que “si bien el titular presenta medidas de mitigación, reparación y compensación, éstas no serían suficientes para la cantidad de impactos significativos que genera el proyecto y tampoco los compromisos ambientales voluntarios suficientes para la cantidad de impactos poco significativos”.

Además, según la instancia colegiada regional, el proyecto “no presenta una identificación, balance y análisis de la perdida de servicios ecosistémicos de la zona a inundar” y estimó como “insuficiente el Plan de Desarrollo local propuesto por el titular”.

Los reparos a la central hidroeléctrica se suman a los formulados por el alcalde de Mulchén, Jorge Rivas, quien consideró que el río Biobío ya ha sufrido varias intervenciones por proyectos de energía similares, lo que se suma al déficit hídrico generalizado.

Al respecto, la empresa responsable de las obras declinó en esta oportunidad comentar las observaciones realizadas por el Gobierno Regional del Biobío.

(En recuadro)

CENTRAL SAN CARLOS

De acuerdo al Estudio de Impacto Ambiental (EIA), el proyecto se situará en las inmediaciones de la localidad de San Carlos de Purén.

Corresponde a una central hidroeléctrica de pasada constituida por tres estructuras principales que manejan el cauce del río Biobío por medio de un pretil de cierre y barrera fija a la ribera derecha y un pretil de cierre por la ribera izquierda. Para el control de las crecidas del río se incluye una barrera móvil y una casa de máquinas al costado izquierdo que alberga las unidades de generación.

Se indica que las estructuras “configuran un espejo de agua que tiene como objetivo elevar el nivel de las aguas para obtener la altura necesaria para hacer girar las turbinas hidráulicas acopladas a los correspondientes generadores eléctricos”.

En total tienen. La unidad secundaria, descarga las aguas en forma lateral, al pie de la barrera móvil, mientras que las unidades principales descargarán en el canal de restitución, que se desarrollará en forma paralela al cauce natural.

La energía generada será evacuada a través de una subestación eléctrica al costado de la Casa de Máquinas y se incorporará al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) por medio de una línea de Alta Tensión (LAT) de 0,65 km que empalma a la a Línea San Carlos –S/E Mulchén.

La zona de intervención para materializar el proyecto suma una superficie de aproximadamente 702,92 hectáreas, que incluye obras permanentes y temporales.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
central san carlosproyecto energéticoRío Biobío
NEWSLETTER

opinión

lo más leído

NEWSLETTER
logo-ediciones-anterioes