lee nuestra edición impresa

Destacados

Beta Nativa: Las joyas de diseño de autor hechas por lajina que recicla la madera

Diseñadora gráfica de profesión, Ana Luisa Navarro busca a través de la creación, aportar un toque distintivo a sus joyas, creadas con fragmentos de madera y bioresina.


 Por Claudia Robles

ana luisa navarro Beta Nativa (2)

Con el reciclaje de madera y el sello final que otorga el ámbar, Ana Luisa Navarro da vida a joyas de diseño de  autor a través del emprendimiento Beta Nativa.

En los primeros años, la curiosidad y las ganas de aprender la impulsaron a incursionar en el que se convertiría en su oficio. Ana Luisa Navarro se dedicó a aprender sobre técnicas y selección de materiales pero además a estar atenta a las tendencias de la moda en cuanto a colores, siendo su esposo, Gonzalo Ruiz, el encargado de maniobrar las herramientas de corte, según las características de cada trozo de madera.

Ana Luisa vive a escasas cuadras del centro de Laja. En su hogar realizó algunas modificaciones para habilitar sus salas de trabajo. Entre estantes y mesones, mantiene ordenados trozos de madera, acrílicos, pinceles, herramientas de corte y un sinnúmero de artículos, con los que da vida a la creación de piezas que son únicas. Así, reutiliza trozos de peumo, quillay, boldo y arrayán, como así también el centenario picoyo, que es una resina proveniente de las araucarias. Este material –único en el mundo- proviene de los árboles muertos, que pueden llegar a vivir entre 1.000 a 2.500 años.

EN SINTONÍA CON EL MEDIOAMBIENTE

“Nuestra idea es siempre preservar el medio ambiente (…) Rescatamos maderas de los bosques del Biobío para transformarlas en joyas bellas y únicas” detalla Ana Luisa respecto de su emprendimiento que la ha llevado a recorrer distintas ciudades, destacando en esta instancia, el interés demostrado no sólo por la comunidad local sino por los extranjeros cuando se trata –por ejemplo- del picoyo. “Es el ámbar chileno. Así sale de nuestro país. Es muy preciada la madera chilena en el extranjero porque es muy bonita, elegante. El color es neutro y va bien con la plata, la alpaca y otros metales, con la resina queda precioso” manifestó al referirse a uno de los materiales con los cuales trabaja en su taller.

Así, junto a las joyas en picoyo, cortadas en finas láminas aparecen en su exhibidor, conjuntos de aros y collares pintados de las más diversas formas y colores.  

“Nos regalaron unas piezas de picoyo, que es la resina fosilizada de la araucaria, con alrededor de 3 mil años” recuerda la emprendedora, que guarda como un gran tesoro, el primer anillo que diseñó junto a su esposo: “Este es el anillo que nos dice si hemos progresado o no. Hace unos años nosotros creíamos que este anillo era perfecto pero ahora lo miramos y la verdad es que no es tan perfecto” dice emocionada, al proyectarse a más de 7 años de años de iniciar el proyecto.

Agrega: “Cuando hicimos la primera joya descubrimos que la resina con la madera quedaba preciosa, y fue en ese minuto, en que hicimos un trozo ovalado. Cuando lo vimos, mi marido me dice ¡esto es una joya! y ahí nos proyectamos. Con la resina se puede hacer muchas cosas pero nosotros decidimos en ese minuto que eran joyas las que queríamos hacer”.

En cada producto está el sello del matrimonio lajino, “el descubrir nuestras habilidades fue un proceso lento y paulatino. En especial para mi marido. Yo creo que él, se sorprende con lo talentoso que es. Las joyas son creadas por él. En la mezcla de colores, formas, ensamblajes y cubiertas para lograr el brillo intervengo yo”.

LAS PROYECCIONES

Entre caladoras, lijadoras y taladros de pedestal se desenvuelve Ana Luisa, quien a cada una de sus joyas da un nombre, tal como partió con los aros Ramona, en recuerdo de su primera mascota, “Todas las creaciones tienen nombre de mujer. Ramona por ejemplo, era una gatita, que llegó en un momento muy significativo de mi vida (…) El modelo fue creado por mi marido y en todos los colores ha sido un éxito en las ventas en cada una de las ferias y muestras. Es uno de los más solicitados al igual que el aro redondo, que es un clásico”.

Dada la contingencia sanitaria, Beta Nativa mantiene las ventas online y en la medida que la contingencia sanitaria lo permite, de manera presencial. “Somos sellers de Falabella, así que también nos pueden encontrar en Falabella.cl y además estamos muy contentos porque somos parte de Fibra Local, que es una tienda física que tiene CMPC. Estamos muy contentos por esa noticia que tenemos y que estamos trabajando para ellos como proveedores. Además somos  proveedores de la tienda Britt Chile que está en el Aeropuerto de Santiago”.

DATOS DE CONTACTO

Nombre del emprendimiento: Beta Nativa

WhatsApp        +56997703069

Facebook:       Beta nativa

Instagram:      Betanativa_

Correo:         analu2172@gmail.com

Punto de venta  Espacio @Fibra local, Arturo Prat 427, Temuco

                Falabella como Beta Nativa

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
arosBeta NativaCMPCcollaresEmprende tus ideasmadera

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes