lee nuestra edición impresa

Destacados

Emergencias en altura marcan nuevos desafíos para los Bomberos en Los Ángeles

La construcción de nuevos conjuntos habitacionales en altura, ha significado la renovación o compra de equipamiento para afrontar estas nuevas emergencias para los hombres del fuego.


 Por Patricio Gallegos

incendio-edificio

Este martes se celebró un nuevo aniversario del Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, que contó con el saludo a primera hora del alcalde de Los Ángeles Esteban Krause, para seguidamente –a las 8 de la mañana- realizar el izamiento de pabellón nacional.

A través de las redes sociales el superintendente de Bomberos de Los Ángeles, Javier Aránguiz, en nombre de todos los voluntarios saludó a la Primera Compañía en sus 133 años de vida institucional. Comentó que “los parabienes son especiales al ser esta unidad la que dio origen al Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, liderados por un grupo de visionarios y altruistas hombres. Por lo mismo, este superintendente los insta a seguir por la senda del profesionalismo y la disciplina que los caracteriza. Felicidades a todos los voluntarios que componen la Primera Compañía y el Cuerpo de Bomberos Los Ángeles”.

Ante este nuevo año de vida, diario La Tribuna conversó con el comandante de Bomberos en Los Ángeles, Marcelo Ortega, quien comentó que “cumplimos 133 años de la Primera Compañía y a la vez del Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, es una larga historia bomberil en nuestra ciudad con historias alegres y tristes. Hemos pasado por todo, por momentos difíciles como institución y bueno hoy en día estamos proyectándonos con dirección hacia el futuro con ánimo de renovar nuestro material mayor que es lo que más nos interesa. Prontamente vamos a recibir las dos unidades de la Tercera Compañía del área forestal”.

Ortega agregó que “prontamente quisiéramos renovar nuestras máquinas de altura, ya que nuestra ciudad se está proyectando en la altura, por lo tanto, nosotros queremos como Bomberos estar preparados, ya que estamos un poco débiles, pero tenemos dos compañías que están trabajando en ello y se está capacitando al personal y una vez que tengamos a los bomberos idóneos para este tipo de trabajos podremos responder con el material mayor acorde a las emergencias”.

Ante la consulta de cómo ven los próximos desafíos, el comandante explicó que “la verdad que nosotros constantemente estamos en entrenamiento y capacitaciones debido a que este es un asunto que no para, ya que las emergencias son cada vez más sofisticadas y esto requiere que nuestro personal esté todos los días en perfeccionamiento. Queremos potenciar las compañías rurales sobre todo en las zonas de interfaz, puesto a que están insertas en lugares donde hay gran cantidad de bosques, por lo tanto, queremos potenciar las unidades en la parte forestal y el trabajo en altura, ya que es un desafío que tenemos como institución a futuro y renovar nuestro material mayor, debido a que hay varias máquinas que están obsoletas y que representan un costo alto para nosotros”.

HISTORIA

Se trata de una entidad que tiene la particularidad de ser una de las más antiguas de la ciudad y que, a la fecha, se encuentra más vigente que nunca. De hecho, lo que partió siendo un esfuerzo monumental de un grupo de angelinos de fines del siglo XIX, con los años se ha multiplicado para dar cobertura a una comuna que crece día a día. De aquella incipiente Primera Compañía, en la actualidad son nueve unidades con voluntarios capacitados para enfrentar las distintas emergencias y contingencias que suceden en el territorio.

Sus instalaciones son historia pura. El cuartel general – situado en la esquina de la avenida Ricardo Vicuña con la calle O’Higgins – data de la década del 50 y fue consecuencia de un extenso trabajo que movilizó las voluntades de importantes personalidades de su tiempo para contar con el lugar adecuado a las necesidades de la institución. Antes, la institución tuvo su cuartel por el lado sur de la avenida Ricardo Vicuña, casi al llegar a Los Carrera, en una casona de dos pisos que se mantiene en pie hasta nuestros días. Y en forma previa, se situó por calle Colón, entre Colo Colo y Rengo.

Dentro de sus reliquias, quizás la más significativa es la Bomba Biobío, usada por los voluntarios de Bomberos de Los Ángeles a principios del siglo pasado, y que ahora luce orgullosa en el cuartel general de los caballeros del fuego, a la vista del público que circula a diario por la esquina de la avenida Ricardo Vicuña con O’Higgins.

El Cuerpo de Bomberos de Los Ángeles, pese a sus años de existencia, sigue manteniendo entre sus voluntarios ese genuino espíritu de solidaridad y colaboración con sus semejantes, en especial, cuando atraviesan situaciones complejas o difíciles. En cada uno de ellos está el afán de servicio, de entrega desinteresada, de dar sin esperar nada a cambio.

A todos ellos, a sus directivos, a sus bomberos voluntarios, un saludo y un homenaje en estos 133 años de existencia en la capital de la provincia de Biobío.

lee nuestra edición impresa

  • Compartir:
etiquetas
aniversario 133Bomberos de Los ÁngelesLos Ángeles

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes