suscríbete al boletín diario

Crónica

Falta de lluvias y aumento de temperaturas impactarían en la disponibilidad de agua en 2022 para Biobío

Las condiciones actuales no han permitido acumular nieve en la cordillera, lo que podría acarrear serias consecuencias durante el próximo verano en cuanto a las reservas para el consumo humano y el riego en toda la provincia del Biobío, anticipa el director regional de la DGA, Andrés Esparza.


 Por Claudia Robles

4.1-lago-Laja-867x576

El próximo verano se podría tornar complejo debido al impacto que se proyecta derivaría a consecuencia del déficit de precipitaciones que, en el caso de la provincia de Biobío, llega al 40,2%. El escenario se repite en gran parte del país, y queda de manifiesto tras el último balance de la situación hídrica entregado por la Dirección Meteorológica de Chile que, para este año, proyecta un déficit de agua muy similar al registrado en 2019, el más crítico de los últimos años.

El ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, abordó aspectos relacionados con el actual escenario, el balance hídrico de los primeros seis meses del año y el estado de los embalses. En tanto, la meteoróloga Catalina Cortés, de la Dirección Meteorológica de Chile, anticipó que “para este invierno implica que principalmente entre las regiones de Valparaíso y La Araucanía, la precipitación debería estar por debajo de los rangos normales”.

El ministro Moreno expresó que “desgraciadamente no tenemos buenas noticias y esto no es algo nuevo. Lo que estamos enfrentando no es una sequía, no es una emergencia o algo puntual, esto es algo permanente. Lo que estamos enfrentando es un cambio climático muy sustantivo: desde 1995 a la fecha las lluvias han ido disminuyendo en la zona centro-norte y centro-sur del país. Este año tenemos una situación muy similar a la del 2019, que fue el año más seco en la historia de Chile. Estamos viendo, hasta junio, déficits de lluvia que son superiores al 90% entre las regiones de Atacama y Coquimbo; déficits de un 65% entre Valparaíso y O’Higgins, y solamente tenemos en la zona del Maule un año que es similar al promedio histórico”, detalló Moreno.

IMPACTO DE LA CORRIENTE DEL NIÑO

En entrevista con diario La Tribuna, Andrés Esparza, director regional de la Dirección General de Aguas del Biobío, afirmó que el déficit de precipitaciones llega al 40,2% en la provincia, donde“se observa una tendencia similar a la que plantea el ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno”.

En ese sentido precisó que “en cuanto a precipitaciones se observa que existe un déficit de un 40,2% de precipitaciones acumuladas a la fecha respecto al año 2020 y de un 52,1% comparado con el promedio histórico, que es lo que se considera normal”.

Respecto a los eventos de precipitaciones, abordó de manera puntual que el último sistema frontalque se presentó en la zona, en el caso de la provincia tuvo impacto: “en la alta cordillera hubo un evento de precipitaciones que permitió que, a la fecha, el nivel de agua de la laguna Laja sea un 9,2% superior al año pasado en la misma fecha, pero debido a que nos encontramos con un fenómeno de la corriente del Niño, las temperaturas han sido más altas, lo que no ha permitido acumular nieve en la cordillera, que es fundamental para que fluya agua por los cauces en la época estival. Esto podría traer serias consecuencias en el verano en cuanto a la disponibilidad hídrica para el consumo humano y para el riego en toda la provincia”.

CAMBIO CLIMÁTICO EN BIOBÍO

El director regional de la DGA explicó que el escenario actual obliga a diversificar las fuentes de agua y a avanzar y concretar la propuesta para la creación de la Política para la Gestión Sustentable de los Recursos Hídricos en la región del Biobío.

“Debido a que nos encontramos en un fenómeno de cambio climático, este déficit en las precipitaciones se ha ido incrementando en la última década, lo que nos obliga a tomar medidas para hacer más eficiente el uso del recurso y diversificar las fuentes de agua, como las aguas subterráneas, donde presentamos un proyecto al Core para hacer un estudio de prospección y cartografía de los acuíferos subterráneos en la provincia, pero sobre todo, se requiere hacer una buena gestión de los recursos hídricos”.

Agregó que pronto se presentará la propuesta para la creación de la Política para la Gestión Sustentable de los Recursos Hídricos en la región del Biobío, “instrumento de gestión que fue desarrollado en conjunto con el Gobierno Regional, los servicios involucrados con la gestión del agua y los diversos centros de investigación relacionados en la materia, existentes en las universidades que tienen presencia en la región, cuyo eje principal se centra en asegurar el suministro de agua protegiendo y restaurando las principales fuentes reguladoras de aguas, como las cuencas hidrográficas y sus ecosistemas relacionados. Esto, con el fin de propender a la seguridad hídrica y amortiguar los impactos que el cambio climático pueda generar en nuestro territorio”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
aguaDéficitnieveOOPPSequìa

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes