suscríbete al boletín diario

Crónica

Los orígenes de la radio San Cristóbal

Fue un 19 de junio de 1979 – hace 42 años – cuando la radio inició sus transmisiones, en lo que fue una verdadera apuesta de música y contenidos para su época.


 Por Juvenal Rivera

10-3, radio San Cristóbal

A fines de la década de los ’70, predominaban las radios en modalidad AM en Los Ángeles y la provincia de Biobío. Eran los años en que la radio Agricultura – que inició sus transmisiones locales el 20 de octubre de 1946 – campeaba sin mayores contrapesos, aunque la radio O’Higgins hacía esfuerzos por tener parte de la audiencia.

Es que las radios de esos tiempos tenían una importancia mayor en nuestro diario quehacer: eran la mejor opción para escuchar música o para estar al tanto de las noticias que sucedían en la zona, el país y el mundo.

Aunque desde el 16 de agosto de 1970 que la señal de Televisión Nacional de Chile (TVN) llegaba a Los Ángeles, el tener ese tipo de tecnología era definitivamente algo privativo para la mayoría de los habitantes de la zona. Solo un puñado de personas se podía permitir el lujo de tener un aparato receptor de televisión, aunque su número iba en sostenido aumento.

Según el portal web MemoriaChilena.cl, en la década de 1960 la radio experimentó una evolución que sería trascendental hasta nuestros tiempos.

En 1962 nació la radio El Conquistador, la primera emitida por Frecuencia Modulada (FM). La calidad del sonido ocasionó que esta opción monopolizara la transmisión de música principalmente desde la década de 1970, y determinó las estaciones segmentadas, tanto en términos de géneros musicales como en términos generacionales.

La Amplitud Modulada (AM) fue perdiendo terreno de manera significativa aunque, a través de sus estaciones, preservó los programas de información y de diálogo con el auditorio.

A fines de los años ’70, la situación del país era muy compleja. A cinco años del golpe de Estado, recién se estaba comenzando a tener una recuperación económica, impulsada por la liberalización de la economía al exterior y la fijación del precio del dólar a 39 pesos, aunque esto fuera la simiente de la brutal crisis que se inició en 1982.

Fue justamente en ese periodo de bonanza que la radio Agricultura decidió aventurarse en una alternativa en la Frecuencia Modulada. Es que en 1978, la radio Girasol – iniciada por la familia Gutiérrez – comenzó sus transmisiones en FM con excelentes resultados de audiencia.

Ese hecho motivó a los ejecutivos de la radio Agricultura, encabezados por su gerente Sergio Jiménez, hicieran las gestiones para conseguir una concesión radial en la frecuencia en FM. También para contar con las antenas y transmisores que harían posible llegar a nuevas audiencias.

La idea era tener una radio que fuera, básicamente, sin programas en vivo ni noticias del momento, sino que de compañía musical. Sin embargo, esta simple premisa implicaba una definición fundamental: sería completamente distinta a lo que era la radio Agricultura en AM.

El desafío no era menor porque en esos años, la música estaba dominada por los cantantes mexicanos y españoles pero también acusaba recibo del impacto de la “onda disco”, un ritmo básicamente bailable con una estética propia muy característica.

Se había iniciado en 1975 con los primeros éxitos de Gloria Gaynor y Donna Summer, y siguió hasta bien avanzado los años ’80, empujada por el éxito de la película Fiebre de Sábado por la Noche y los Bee Gees, a los que se sumaron grupos como KC and the Sunshine Band, Village People, Bonnie M, entre muchos otros.

Pero la idea era tener sonidos distintos a los que estaban en boga: “ofrecer temas desconocidos en Chile pero que en la onda europea y norteamericana son de plena actualidad”, explicaba Sergio Jiménez en su momento.

De hecho, se hizo una apuesta muy arriesgada: comprar música de esas partes del mundo esperando que tuvieran buena respuesta en Los Angeles. En circunstancias normales para la época, un disco exitoso podía tardarse varios meses en empezar a escucharse en el país, así que la idea era adelantarse, a riesgo de equivocarse medio a medio.

Bajo esa lógica, se compró una discoteca propia y se contrataron las voces del destacado actor nacional, Enrique Heine, y del reconocido locutor Alejandro Ramírez Reeves.

Después de varias semanas de ajustes y pruebas, esa mañana del martes 19 de junio de 1979 – hace ya 42 años – se echaron a andar los equipos para que la radio San Cristóbal iniciara sus transmisiones, marcando una etapa en la historia de la radiofonía local.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes