suscríbete al boletín diario

Destacados

En casa-rodante matrimonio angelino de actores junto a su hijo cumple el sueño de hacer teatro itinerante

El cierre de las fronteras terrestres les impidió seguir viaje hacia Colombia, pero la adversidad no ha sido un impedimento para desarrollar su sueño: itinerar y soñar en familia.


 Por Claudia Robles

IMG_20200915_190511_298

Montañita es un balneario que queda en la costa sur de Ecuador, a unos 200 km de Guayaquil. En ese lugar actualmente se encuentran Victoria Martínez, su pareja, Julián Hernández y su hijo Vicente, de 13 años, quienes en su casa-rodante, iniciaron viaje desde la Plaza de Armas de Los Ángeles, el día 21 de enero de 2020, con la intención de llegar Colombia, donde inicialmente pretendían desarrollar su proyecto de Casa Cultural. 

Con su entusiasmo característico, la familia emprendió el viaje, cuando aún en Chile no había atisbo alguno de la llegada de coronavirus que, en ese entonces, se veía lejano y difícil de dimensionar en el actual escenario sanitario.

Semanas después, el panorama no sólo cambiaba en Chile con la confirmación del primer caso el día 3 de marzo. “Nos quedamos en Montañita, en Ecuador, una playa sin posibilidad de retornar por tierra a Chile con nuestro vehículo, nuestro centro cultural y tampoco de llegar a nuestro destino, que era Colombia, porque las fronteras estaban y todavía cerradas” recuerda Julián en entrevista con diario La Tribuna, mientras que Victoria añade que los primeros días fueron de incertidumbre. “Cuando se cerraron las fronteras pensamos que iba a ser por poco tiempo, aún estábamos desvinculados del televisor. En Chile cuando salimos era algo muy lejano, nunca pensamos que iba a llegar. El turismo por donde andábamos se veía muy activo. Todo aparentemente normal y fue abrupta esta noticia. Nosotros estábamos pensando en arreglar nuestras cosas para emprender camino a Colombia y de repente se cerraron las fronteras, pensé que serían máximo tres meses y luego íbamos a poder continuar. Luego comenzó todo a agravarse. Yo creo que esa fue una dificultad pero rápidamente dijimos que sea lo que sea. Cualquier cosa, en cualquier caso nos volvemos por aire, dejamos todo. Era nuestro consuelo. Cualquier cosa mientras estemos los tres bien, va a estar todo okey”.

Tanto Julián como Victoria coinciden en relatar que, pese a lo difícil de las circunstancias, han enfrentado la contingencia unidos, proyectándose en su plan de vida, “tuvimos la suerte de vivir la pandemia en un paraíso finalmente. Estamos frente al mar, en nuestra casa rodante, con compañeros viajeros que se quedaron en Ecuador. Tomamos desayuno y almorzábamos frente al mar todos los días. Para mí fue increíble estar tomando desayuno, almorzando y ver al frente en el mar, saltando las ballenas, los delfines. Este es el contexto y hay que disfrutarlo en una playa que está desierta porque las playas cerraron, un lugar que se llenó de animalitos salvajes porque no había personas. Fue una pausa que para nosotros fue genial” dice el actor, mientras Victoria agrega “sabemos que es una tragedia, sin duda todos nos vemos afectados de distintas formas. Nosotros debemos ser agradecidos y honestos. Para nosotros fue lindo aunque lo más complejo quizás fue una atmósfera que se empezó a vivir de miedo, no entre nosotros ni los viajeros, pero sí, se podía percibir en el pueblo, entre nuestros familiares, que obviamente estaban más vinculados a la televisión. El mar, la naturaleza nos ayudaron a valorar el lugar y el momento en el que estábamos, que era precioso y que parecía era intocable, estábamos bien, seguros y con compañía”.

Mientras mantienen sus sueños y planes plenamente vigentes, aguardan porque mejoren las condiciones sanitarias por la pandemia, “fronteras terrestres todavía siguen cerradas, no tienen plazo de apertura ni en Perú, que es por donde tenemos que pasar para retornar, ni Colombia, si es que quisiéramos ir más arriba. Pero están todas cerradas. Entonces estamos todavía aquí en Ecuador pero estamos bien. Ecuador es maravilloso”.   

En el Día Nacional del Teatro, Victoria y Julián, se sumaron a las actividades para recordar a Andrés Pérez Araya,

reconocido director que comenzó a trabajar en la década de los ochenta incorporando elementos del teatro callejero, la pantomima y la técnica circense, siendo el creador de La Negra Ester, la obra teatral más vista en la historia nacional, entre un sinnúmero de trabajos que marcaron el escenario artístico y cultural.

DE LO COTIDIANO

Los actores junto a Vicente están en un pueblo pequeño, muy turístico pero que dada la pandemia ha visto reducido su deambular de viajeros. “Para nosotros es un pueblo tranquilo, amigable, lo recorremos en bicicleta. Estamos a pasos del mar. Nuestro hijo está surfeando constantemente, vinculado al ejercicio al igual que nosotros. Como el trabajo disminuyó y estamos en contacto con la naturaleza, estamos sin zapatos hace bastante tiempo”.

No sólo la actividad física y la alimentación saludable es su opción, sino también la lectura, el crear y compartir en familia, “entonces, uno se vincula más con esas cosas que te calman un poco. Yoga, ejercicios, alimentación saludable. Somos vegetarianos entonces estamos felices comiendo frutas y verduras de la estación. Es una vida de pueblo tranquila, rica, que transcurre entre el ejercicio, la vida familiar, el trabajar, crear, leer. Fuimos muy afortunados de quedar estacionados en este lugar porque es un lugar precioso, un paraíso. Es de verdad muy hermoso, tranquilo. Por lo tanto, tuvimos mucha suerte de no haber quedado en otro lugar y que pudo haber sido por la pandemia”.

Victoria, agradecida por lo hermoso del lugar y la hospitalidad de su gente, admite que ello, les ha permitido incorporarse en Montañita, visión que comparte Julián, “estamos día a día genial acá. Nos levantamos temprano porque el clima es cálido todo el año, es templado. Llueve muy poco y los atardeceres son de postal. Es una pausa que se extiende por más de un año donde estamos estacionados frente al mar y en una nueva aventura”.

PLAN DE VIDA

Julián y Victoria se conocieron cuando estudiaban teatro en Concepción y al paso de los años su pasión por las artes escénicas, los llevó a formar “Teatro Plan”, proyecto al que dedican tiempo y esfuerzo en familia, creando su propio centro cultural independiente, en el camino a María Dolores Nº 1685, en Los Ángeles. Con perseverancia y motivados por llevar su trabajo a distintos lugares formaron Teatro Plan.

Primero en un triciclo, luego en una camioneta y actualmente en una casa-rodante, se abren camino al actuar.

“Vivir del teatro como nosotros siempre lo hemos hecho hasta ahora, en pandemia es del terror. Es del terror y no sé cómo, qué circunstancias del universo entero se movieron, para que nosotros estemos en un lugar que nos acomoda climáticamente, que nos vincula con el deporte, que nos permite vivir en contacto con la naturaleza, y también con menos recursos que en Chile. Que también es ese un gran tema. Ser independiente es difícil pero ser independientes como trabajadores del arte y no dedicarse a ninguna otra cosa, ese también es otro tema. Hay un montón de colegas que solo nos dedicamos al teatro, no estoy hablando de los que tienen una profesión y luego de dedican al teatro, que eso abre otras posibilidades económicas. Nosotros pertenecemos a ese grupo en que no gozamos de ninguna de esas cosas y así lo hemos decidido” afirma con convicción la actriz, que reconoce las precariedades de desempeño que se viven en el país. “En Chile se trabaja en teatro con todas las precariedades, pienso que siempre hemos estado abandonados y ahora esto pareciera que la gente lo ve pero no me siento ni más ni menos, ni sorprendida tampoco ni con el actuar de los gobiernos frente al actuar de los trabajadores de arte. Siento que es coherente con el abandono histórico pero en base a todo, este panorama que describo, el que nosotros estemos aquí hoy día, el que nuestro hijo pueda disfrutar de esto me parece que es una fortuna increíble”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
itineranciaSueñosTEATROteatroplan

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes