suscríbete al boletín diario

Destacados

Cerca de 500 familias enfrentadas a la falta de trabajo en la Vega

El presidente de los trabajadores independientes y de Comerciantes y Microempresarios, agrupados en Sotrainvela y Comivela además formuló cuestionamientos a la aplicación del cordón sanitario que se aplicará por seis días en el casco urbano de la ciudad.


 Por Claudia Robles

locales cerrados Vega (1)

Pasillos vacíos con apenas algunas huellas de la presencia que marcaba el comercio que día a día desarrollaban los locatarios hasta antes que se declarara la cuarentena en Los Ángeles es el panorama que se puede observar desde las rejas que hoy cierran el centro comercial, el principal lugar de abastecimiento de comunas próximas a la capital provincial.

Tras este escenario hay cientos de familias que actualmente están complicadas dada la contingencia sanitaria.   

Restaurantes, cocinerías, librerías, reparadoras de calzado, peluquerías, cordonerías, tiendas de ropa, ventas de zapatos y oficinas contables forman parte del listado de algunas de las instalaciones que bajaron sus cortinas entre los pasillos de la Vega de calle Villagrán, sumando el comercio que giraba en los alrededores.

Se viven momentos difíciles principalmente entre las familias angelinas, al ser en la mayoría de los casos, la única fuente de ingresos de los hogares.

En conversación con diario La Tribuna, Pedro Valdés, presidente de la Sociedad de Trabajadores Independientes Vega Los Ángeles –Sotrainvela- y de los Comerciantes y Microempresarios –Comivela queda de manifiesto la preocupación, al calificar la situación como “crítica “.

En este sentido comentó que el diario vivir se torna complejo, “hay muchos sectores donde había cocinerías donde trabajaban con muchas personas pero actualmente están cerrados. Un promedio de entre 400 a 500 familias que dependían de la Vega, sin considerar otras actividades” citando a modo de ejemplo la condición actual de las familias que trabajaban en el reparto en triciclos.

Indicó que dadas las características del empleo, un alto porcentaje de los trabajadores era informal, “eso, se da mucho en la Vega. El trabajo informal que a veces la gente viene y se le paga el día. Día trabajado día pagado. También se da el caso de personas jubiladas o de quienes por distintas circunstancias trabajan en la medida de su tiempo.

Se da mucho ese negocio informal. Esa gente no ha podido acceder al Seguro de Cesantía. Lo peor es que hay gente que no ha podido trabajar desde mediados de diciembre. La situación es crítica y se arrastra por varios meses”.

MERCADERÍA GUARDADA

El primer período de confinamiento, se extendió por 44 días, entre el 12 de diciembre y el 24 de enero, para luego dar paso a la fase dos, a partir del 25 de enero. A partir de ese momento, y tras algunas semanas, las cifras por Covid-19 no fueron alentadoras, determinándose una nueva cuarentena a contar del 20 de febrero, la que rige hasta el día de hoy.

“Antes de Navidad, nuestra gente, como todo comerciante, compró mercadería tanto para la Navidad como para los meses de verano, sin embargo entre ese período ya no pudieron trabajar por la cuarentena” lamentó el dirigente.

Agregó que la mayoría de los comerciantes vive momentos difíciles sin poder dar cumplimiento a compromisos comerciales. “Hay mucha necesidad. Nos mandaron de nuevo a encerrarnos y los comerciantes quedaron con su mercadería de la Pascua y del verano, que no se vendió y ahora empieza otra temporada y no hay cómo reponer la mercadería para empezar a trabajar cuando abran. Nuestra gente no tiene nada qué hacer”. Expresó que hay excepciones en el caso de las frutas y verduras, pero que para la mayoría no es la misma realidad.

CUESTIONAMIENTOS AL CORDÓN SANITARIO  

El dirigente del comercio en la Vega cuestionó la puesta en marcha del cordón sanitario que se mantendrá por seis días en el casco urbano de la ciudad, “la autoridad aquí en Los Ángeles ha llegado tarde a todo. Después de dos meses y medio decretan un cordón sanitario que debería haber sido implementado antes, el primer mes; por qué no lo hicieron antes. Quien es de Los Ángeles sabe que esto no ha parado. Entonces seguimos con acciones que son efectivas pero cuando se hacen en el momento que corresponde. Imagínese, recién comenzamos con un cordón sanitario cuando se debió haber implementado el primer mes para que no hubiéramos tenido la cantidad de contagios que tenemos ahora”.

Junto con ello, abogó por medidas más efectivas al momento de realizar la trazabilidad, “ha sido deficiente. Yo, en mi caso propio, estuve con mi hija contagiada y después de una semana me llamaron como contacto estrecho. Entonces, cuando uno está consciente de lo que está pasando se queda en su casa porque gracias a Dios tenía para comer, pero si no tengo una red de apoyo, tengo que salir y si no me han nombrado contacto estrecho no tengo ningún impedimento. Entonces nuestra gente está muy mal, con ganas de salir a la calle porque no es posible que nos sigan manteniendo en nuestras casas cuando esto no ha resultado porque la autoridad después de dos meses y medio toma recién medidas drásticas. Eso no puede ser”.

Al igual como en la víspera lo hicieron distintos gremios respaldados por la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo propuso replantear el funcionamiento del comercio, “nosotros en la Vega, con nuestra protección en la calle, no somos punto de contagio, sino que las grandes tiendas y supermercados con aforo de 150 personas más toda la gente que trabaja y las filas de espera. La gente que trabaja en la Vega y en el centro de Los Ángeles, donde ingresa una o dos personas al local cuentan con todas las medidas sanitarias y no nos permiten trabajar”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
AbastecimientoconfinamientoDesempleoemprendimientossin trabajoVillagrán

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes