suscríbete al boletín diario

Destacados

Evalúan opciones en ruta asfaltada a Pichachén que atraviesa área de la tragedia de Antuco

Empresa a cargo de estudio de ingeniería y personeros del MOP tomaron contacto con la agrupación de familias de los fallecidos para considerar las opciones de reubicación de los recordatorios situados a la orilla del camino.


 Por Juvenal Rivera

Tragedia de Antuco

Parte del proyecto de ruta internacional hacia Pichachén fue recorrido en aquella jornada del 18 de mayo de 2005 por dos compañías de soldados inexpertos y mal pertrechados.

Lo que ocurrió ese día es historia conocida: a poco de salir del refugio militar Los Barros con destino al refugio La Cortina, fueron alcanzados por una violenta tormenta de viento blanco.

Durante varias horas de caminata, los conscriptos debieron hacer frente a ráfagas de viento que superaban los 100 kilómetros por hora y a temperaturas que descendieron a los 25 grados bajo cero. El balance final fue una tragedia: 44 soldados y un sargento segundo dejaron de existir en aquella marcha infernal.

En un tramo de 10 kilómetros del camino entre los dos refugios, los cuerpos de las jóvenes víctimas fueron quedando enterrados en la nieve. Debieron pasar más de 50 días para encontrar a último de ellos.

Además de un imponente memorial erigido entre el volcán Antuco y la laguna del Laja, en cada uno de los puntos en que fue descubierto el cuerpo de los soldados, se instaló un cenotafio.

¿Qué es un cenotafio? Es una suerte de animita que contiene el nombre de cada soldado fallecido. Se ubicaron a un costado, a lo largo de la ruta, respetando las referencias geográficas que se aportaron durante el operativo de búsqueda.

Debido a que esa sección del camino es parte de lo que será la futura ruta internacional a Pichachén, que se inicia en la localidad de Abanico y se prolonga hasta el hito fronterizo de Pichachén, es que las autoridades del Ministerio de Obras Publicas y de la empresa a cargo del estudio de ingeniería tomaron contacto con las familias de los jóvenes fallecidos.

La idea es que abordar la situación puntual de la sección de la ruta en que están situados los cenotafios para definir una alternativa que considere y respete la opinión de los parientes de los conscriptos muertos.
La presidenta de la Agrupación de Familias y Amigos de los Soldados Muertos en la Tragedia de Antuco, Angélica Monares, confirmó que ha habido varios encuentros con ambas instancias para abordar dicha situación.

Los primeros acercamientos ocurrieron a fines de 2019 y se mantuvieron en el año siguiente pero la situación sanitaria derivada de la pandemia del coronavirus, ha distanciado los encuentros.

En todo caso, la dirigente destacó que en las reuniones ha primado el respeto a la memoria de las víctimas, en el sentido de tomar en cuenta la opinión de los parientes de los fallecidos.

En un principio, se plantearon dos alternativas, una de las cuales consideraba modificar el trazado de la ruta caminera con el fin de no pasar por los lugares donde se sitúan los cenotafios.

Sin embargo, Angélica Monares puso acento en que la intención es evitar que dichos recordatorios queden a trasmano de la vía, alejados del camino central. “Nuestra intención es que no nos olvidemos de esa tragedia y eso significa que los cenotafios deben quedar a la orilla del camino”” añadió.

En consecuencia, la dirigenta aseguró que debido al esperado ensanche de la ruta internacional, se reubicarán aquellos cenotafios hacia un lugar seguro, pero siempre cercanos al camino.

Por lo pronto, Monares expresó su confianza en que cuando decrezca la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, se retomen los contactos con los personeros del Ministerio de Obras Públicas y de la empresa consultora para afinar los detalles.

RUTA INTERNACIONAL

La ruta internacional a Pichachén se inicia en las cercanías de la localidad de Abanico y se extiende hasta el mismo hito fronterizo por una extensión de 56 kilómetros.

El estudio de ingeniería que definirá los aspectos constructivos, como los detalles de la obra y los montos de inversión, tiene un 60% de avance. Se espera que dicho trabajo esté concluido a fines de año.

Debido a los altos montos para pavimentar en zonas de alta montaña, que bordearían los 250 millones de dólares, se prevé que su ejecución se realice por etapas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes