suscríbete al boletín diario

Destacados

En la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara llegó reclamo por parques eólicos

Dirigentes expusieron los problemas por la instalación de los aerogeneradores mientras que el diputado Manuel Monsalve pidió más informes para confirmar eventuales impactos negativos.


 Por Juvenal Rivera

72, mesamávida

La polémica por la instalación de parques eólicos en el sector poniente de Los Ángeles llegó a la comisión del Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, ocasión en que representantes de las comunidades rurales expusieron los eventuales problemas que ocasionarían este tipo de proyectos de generación.

Gestionada por el diputado del distinto 21 Manuel Monsalve, la instancia presidida por su par Ricardo Celis (PPD) fue la ocasión en que se manifestaron las aprensiones por los impactos ambientales, además de los reclamos por la nula participación de los vecinos afectados.

Desde mediados del año pasado que se vienen sucediendo las manifestaciones y protestas en contra de la instalación de los aerogeneradores en zonas campesinas. Al cabo, son 12 comunidades organizadas que corresponden a los sectores de Las Trancas – que ofició de anfitrión -, El Ciruelo, La Victoria de Candelaria, El Sauce, El Roble de Candelaria, Las Violetas, Las Quintas, Los Robles, Millantú, Las Quilas, San Francisco y Santa Eufemia.

La primera comunidad que se organizó y protestó fue la de El Ciruelo Sur, a ocho kilómetros de la capital provincial por el camino a Nacimiento, cuya presidenta Vilma Mellado fue una de las expositoras en la comisión.

La dirigente volvió a reclamar por no haber sido informados del desarrollo de ese tipo de iniciativas durante su tramitación de los permisos ambientales y que en algunos casos solo se enteraron por el paso de maquinaria para iniciar las obras.

Sin embargo, sus quejas mayores son por la instalación de más de 250 máquinas, algunas de más de 220 metros de altura, que están a menos de 200 metros de las viviendas, en circunstancias que la norma internacional los restringe a 500 metros debido a los problemas de ruido.

Por lo mismo, Mellado abogó para cambiar la legislación ambiental de tal forma que la participación ciudadana sea obligatoria y vinculante para proyectos de esa envergadura.

ACCIONES

Por su parte, el diputado por Biobío, Manuel Monsalve, solicitó tres acciones concretas a la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara Baja con el fin de conocer y aclarar si la instalación de los parques eólicos se ajusta a la norma.

“Nadie está en contra de la energía limpia pero ajustada a la norma para su concreción”, sostuvo el legislador quien pidió informes respecto a la evidencia de los efectos ambientales de las torres. “Para nosotros, este proyecto amerita por lo menos colocar en discusión si corresponde que se haga mediante una Declaración de Impacto Ambiental o a través de un Estudio de Impacto Ambiental”, dijo.

Lo segundo se refiere a la norma internacional, en el sentido de la distancia y al ruido de estas torres: “En otros países lo óptimo es que se instalen a 1.000 metros de distancia para que el ruido en la práctica no sea percibido por quienes viven en las cercanías. Establece que lo mínimo son 500 metros, porque a esa distancia el ruido se puede percibir, pero no molesta. Sin embargo, se establece también una distancia crítica a 250 metros. Es decir, que bajo los 250 metros el ruido es de tal intensidad que altera la posibilidad de dormir de manera normal”.

En su intervención, Monsalve solicitó oficiar a la Comisión Nacional de Energía, que es la institución que le corresponde pronunciarse respecto a una eventual fragmentación del proyecto. “Nosotros creemos que en este caso la hubo para eludir el Estudio de Impacto Ambiental”, sostuvo.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes