suscríbete al boletín diario

Destacados

Rubro gastronómico de Los Ángeles pide plan de salvataje para evitar la ruina

Dirigente local recordó cómo el Estado salvó a los bancos en la crisis económica de los años 80, por lo que abogó por implementar un procedimiento similar que evite la debacle en la actividad culinaria.


 Por Juvenal Rivera

Protesta gremio gastronómico, cafes, restaurantes (1)

El secretario de la Agrupación Gastronómica de Los Ángeles, Juan Andrés Aravena, abogó para que el Ejecutivo se ponga en el lugar de los empresarios del rubro y eche a andar un plan de salvataje que evite el cierre definitivo de los establecimientos y la pérdida de cientos de puestos de trabajo.

De esta forma, el dirigente gremial reaccionó frente a los dos meses en que la capital provincial está en cuarentena total debido al incremento de contagios de la enfermedad. Sin embargo, pese a la medida de confinamiento, los casos diarios siguen al alza lo que, a su vez, presiona a la red hospitalaria de salud con decenas de pacientes en estado de gravedad que deben recibir atención en camas críticas. Es que el más de centenar de contagios por jornada torna muy difícil que se levanten las medidas más gravosas de confinamiento forzoso, lo que haría posible la reapertura de los establecimientos en sus terrazas o con un aforo limitado dentro de los recintos.

El problema es que la mantención de la cuarentena representa la quiebra de los pocos locales que aún están funcionando por la modalidad de entrega a domicilio, mientras que otros simplemente cerraron cortina de manera definitiva. Ello ha traído aparejado un importante aumento en el número de desempleados en el sector gastronómico, que suman varios centenares desde que se inició la pandemia.

A modo de ejemplo, Juan Andrés Aravena detalló que en el 2020 solo pudieron funcionar cinco meses, dos de los cuales fueron con las restricciones de los aforos. El panorama durante este año no es mejor: solo han operado un mes, en jornadas de lunes

a viernes y con un número limitado de comensales.

EJEMPLO DE LOS AÑOS 80

El dirigente recordó que en la crisis económica de los años ‘80, el Estado rescató al sistema bancario nacional en que comprometió cuantiosos recursos sin siquiera tener una fecha para la devolución de los aportes, los cuales comprometieron un 25% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Esa crisis económica fue más brutal en la provincia de Biobío porque a todo lo anterior sumó el cierre de la planta Iansa, que era una de las principales fuentes de generación de trabajo.

“A través del Banco Central se aplicó un salvataje para evitar que la crisis tuviera repercusiones mayores en la economía del país que ya estaba profundamente dañada. El instituto emisor compró la cartera de créditos vencida a los bancos y después

incluyó a la de mayor riesgo. A cambio, los bancos se comprometieron a recomprar esas carteras con sus utilidades”, rememoró.

Pero no es todo, añadió. “En 1989, el compromiso de recompra de cartera fue cambiado por la obligación de destinar un porcentaje de sus excedentes al pago de la obligación subordinada. Por lo mismo, no se fijó fecha de pago. Recién en los años ’90, se fijaron normas que normalizaron esta situación aunque, en la práctica, ninguno de los bancos pagó la totalidad de la deuda pendiente. Recién en 2017, es decir, 35 años después de ocurrida la crisis económica de 1982, el Banco de Chile terminó de pagar, siendo el último en cumplir con esta obligación”.

A su juicio, “la crisis actual por la pandemia del coronavirus es tanto o peor que la de 1982”, razón por la cual planteó que se aplique un plan que tal cual como aquel que salvó a los bancos en ese tiempo, se podría hacer algo similar con el rubro gastronómico, uno de los más perjudicados por la emergencia sanitaria.

“Aunque se han implementado planes de apoyo económico a las pymes, como la inyección de recursos para instrumentos como el Fogape o más aportes a Corfo y Sercotec, lo hecho es insuficiente para la magnitud de la crisis actual. Y tampoco se observa algo más en el corto plazo. Lo que nos espera es el cierre de locales que se sumarán a los que han bajado cortina de manera definitiva”.

Juan Andrés Aravena afirmó que si en 1982, el Estado salió a rescatar a los bancos y le prestó dinero sin fecha de pago, a fin de evitar males mayores a la economía nacional, “es perfectamente posible pensar que esta vez el Estado haga algo similar, no para salvar a un sector de la economía sino que para rescatar a la base de la estructura económica del país; las pymes. Es algo que nos merecemos”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes