suscríbete al boletín diario

Destacados

Vecinos de Santa Bárbara se organizan para recuperar sector La Isla

Esta semana comenzó una recolección de firmas para que el Municipio presente acciones legales para revertir la situación, acción que a pesar de sus propios informes, aún no ha llevado a cabo.


 Por Juvenal Rivera

72, La Isla de Santa Bárbara

Vecinos y organizaciones de la localidad precordillerana conformaron recientemente el “Comité por la Recuperación de la Isla de Santa Bárbara” con la intención de recuperar para el uso público dicho un espacio.

Aunque se trata de un recinto privado desde 1910, desde siempre ha sido utilizado por los vecinos para bañarse en el río, cazar conejos y/o recolectar allí diversos productos, entre ellos leña y rosa mosqueta.

Sin embargo, la situación cambió desde fines del año pasado cuando se supo de las intenciones de utilizar la isla – ubicada a un costado del pueblo – para una plantación industrial de arándanos, iniciativa del actual propietario legal de la isla que es parte de una familia de agricultores del valle central con varias propiedades agrícolas en la zona.   

La controversia, que fue dada a conocer por La Tribuna el pasado 28 de diciembre, hasta hace poco se había mantenido entre las cuatro paredes de la Municipalidad de Santa Bárbara, organismo que en los últimos cuatro años ha encargado dos informes internos.

Ambos concluyen que hubo irregularidades en recientes cambios de deslindes y tamaño de la propiedad que de las originales 19 hectáreas rematadas por el Fisco el año 1910, ha crecido hasta las 155 hectáreas que tendría hoy.

De hecho, lo más cuestionado fue la ampliación hecha en 2003 por parte de Ferias Biobío, anterior dueño de la isla, que amplió a casi el doble las hectáreas del terreno, sin consulta a los propietarios cercanos y sin un dictamen judicial

“Se encuentra en abierta contradicción con lo establecido en la Jurisprudencia. El Conservador de Bienes Raíces de Santa Bárbara debió haberse negado… ya que la escritura citada sólo constituye una declaración unilateral de voluntad sin resguardar los derechos de los poseedores colindantes”, indicaba el primer informe municipal del año 2016. En tanto, el más reciente, de febrero del 2020, plantea que “la referida actualización se realizó de manera unilateral. Esta actualización se debió efectuar al menos por medio de una escritura pública entre partes (terceros colindantes) o, en su defecto -y lo más pertinente al caso- por resolución judicial, pero nunca de la forma realizada”.

A estos cambios de deslinde se agrega el hecho que los terrenos de la isla cada cierto tiempo se inundan con los caudales del río, como habría ocurrido en 1991 y 2006, lo que no permitiría que tuviese dueño particular.

Dada esta situación, el comité en sus principios declara “exigir que los tribunales y las autoridades locales y nacionales reviertan la usurpación ilegal de la isla y recuperen el espacio para la comunidad.” 

Con este fin, también esta semana comenzó una recolección de firmas para que el Municipio presente acciones legales para revertir la situación, acción que a pesar de sus propios informes, aún no ha llevado a cabo.

Además en los próximos días comenzarán una encuesta entre los/las candidatos a alcalde y concejales con el fin de que se pronuncien sobre la situación. Los resultados serán dados a conocer con anterioridad a las elecciones de abril (colaboración de Cristián Opaso).

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes