suscríbete al boletín diario

Destacados

El drama de las familias que esperan hace meses (incluso años) la entrega de sus casas prefabricadas

Aprovechando el fin de la cuarentena total, una treintena de personas se trasladó hasta la compañía alegando los incumplimientos en la entrega de las viviendas con tardanzas de hasta un año.


 Por Juvenal Rivera

10-1, afectados por Grupo Santa María, casas prefabricadas

Héctor Jeldres Cruces juntaba peso a peso el dinero para comprarse una casa prefabricada donde instalarse a vivir con sus padres en la localidad de Las Canteras, comuna de Quilleco.

Viendo una promoción por televisión de la constructora Grupo Santa María SPA, le llamó la atención el precio de vivienda básica pero que satisfacía sus expectativas: por un millón 200 mil pesos podía adquirir una casa básica de 54 metros cuadrados. Antes, su valor superaba los 2 millones de pesos.

La oferta era buena, demasiado buena. Después de darle algunas vueltas al asunto, a las 11:23 de la mañana del 22 de agosto pasado, Héctor transfería el dinero con la esperanza que en los meses siguientes estaría viviendo en el nuevo hogar junto a sus padres.

Le dijeron que el 12 de octubre estaría todo listo pero llegó ese día no pasó nada. La voz del ejecutivo al otro lado del teléfono le dio una nueva fecha: 24 de octubre. Tampoco fue.

De nuevo realizó las consultas y le dijeron que esperara unos días porque el 2 de noviembre se la entregarían sí o sí. Pero no, no fue así, que el 27 del mismo mes y tampoco pero el 2 de diciembre, que confiara, que ese día sería sí o sí. Y no, no fue de nuevo.

La cuarentena total decretada a mediados de diciembre frustró sus intenciones de perseverar en la misma empresa. Pero llamó por teléfono. La respuesta sería que antes del 22 de enero. ¿Y? Nada, de nuevo.

Entre una fecha y otra, muchas explicaciones: que el estallido social, que la pandemia, que el paro de los camioneros, que no habían materiales de construcción, que la fábrica en Santiago que no daba abasto, que las harían en Los Ángeles, que no habían maestros para hacer las casas. Los días pasaban y pasaban.

Cuando este lunes se levantó la cuarentena total en Los Ángeles, Héctor no lo pensó dos veces y fue a las oficinas de la empresa situadas en avenida Las Industrias, unos cientos de metros al norte del puente sobre el estero Rarinco, en la salida norte de la ciudad.

Pero no estaba solo. Con él, una veintena de personas llegó a la las dependencias de Grupo Santa María para exigir una respuesta. O la entrega de la casa o la devolución del dinero.

Pero una reja cerrada con gruesos candados los dejó a todos fuera de la sucursal de la empresa compañía que tiene su matriz en San Bernardo, Región Metropolitana.

RETRASO QUE CASI CUESTA UNA SEPARACIÓN

En agosto de 2019, es decir, hace casi un año y medio, Elsina Yousef pagó al contado los 4 millones de pesos que le pidieron en el grupo Santa María por una casa prefabricada de 72 metros cuadrados y seis aguas. “Fui a buscar la plata al banco y la vine a pagar acá mismo”, recuerda.

Desde ese mismo día, se inició su calvario. “Miles de fechas para entregarla y no nos han cumplido. Primero fue noviembre,

Cada 15 días me están dando fechas distintas y no cumplen. Vengo de Concepción a ver cada cierto tiempo y no, no cumplen”.

Tal cual como con Héctor, las nuevas fechas que se postergaban de manera permanente, las certezas de que ahora sí que cumplirían y las consecuentes explicaciones por una promesa rota se repetían.

Dice que su marido es más paciente: “él los espera, les cree y que entiende la situación pero yo le digo que no, que nos dieron fecha, ya está bueno que nos cumplan. “Hemos discutido bastante casi al extremo de querer separarnos porque hemos peleado bastante”.

“Él tiene un movimiento involuntario en su labio a consecuencia del estrés. Yo no duermo tranquila por dolores, físicos todo me irrita. Nos ha afectado bastante. No duermo tranquila, todo me enoja, me estreso”.

SIGUEN VENTAS POR INTERNET

Iván Ibáñez Pardo dice que irá a la filial del canal de televisión en Concepción que transmite avisaje del Grupo Santa María. Es que no puede concebir que mientras decenas de personas estén reclamando por los retrasos en la entrega de sus casas prefabricadas, en la casa televisiva no se inmuten e indaguen al respecto.

Iván, que reside en San Pedro de la Paz y que ayer estuvo en Los Ángeles buscando una explicación, contó que el 6 de diciembre de 2019 compraron la casa. La historia se repite: atrasos en la entrega, promesas que no se cumplen y un nutrido volumen de explicaciones. “No nos costó tan cara pero igual ellos juegan con nuestras ilusiones, con las ilusiones de la gente porque mientras nosotros estamos reclamando, ellos siguen vendiendo”, cuenta.

Asegura que pese a todos los reclamos, que se han multiplicado a lo largo del país, la empresa tiene activo su sitio web con grandes ofertas: “Si no sabes nada de Grupo Santa María, vas, pagas tu plata y te quedas a la espera de uno o dos años”. Iván teme que la empresa se vaya a la quiebra y los deje a todos de brazos cruzados.

QUE LE DEVUELVAN EL DINERO

Cristina quiere que le devuelvan el dinero que pagó por un kit básico, cuyo valor es de un millón 300 mil pesos. “Lo compramos en septiembre y nos dijeron que no se iba a tardar tanto, a lo más un mes nos entregarían nuestra casa”. Y, era que no, tampoco le cumplieron. Ella incluso envió una carta al Servicio Nacional del Consumidor donde detallaron su reclamo por los permanentes retrasos y postergaciones.

Lo último que les dijeron que “en enero y febrero se iban a entregar las casas atrasadas y a fines de marzo se pondrían al día con las casas que se vendieron de manera más reciente”.

Sin embargo, le molesta enormemente que mientras ellos reclaman por sus casas, “sigan enviando ofertas de casas para seguir vendiendo. ¡Para qué hacen eso! ¡Porqué siguen haciendo ofertas y todo!”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes