suscríbete al boletín diario

Destacados

Río Culenco vuelve a sufrir la contaminación de sus aguas

El episodio ocurrido a principios de mes volvió a poner en alerta a los vecinos y autoridades que esperan establecer las responsabilidades. Aunque hay indicios, se sospecha de un plantel avícola que ya ha sido sancionado por incidentes similares a principios de año.


 Por Juvenal Rivera

Rio Culenco contaminado-3

El río Culenco tiene una particularidad. Es uno de los pocos cursos fluviales que corre de poniente a oriente. En efecto, la gran mayoría de los ríos en el país nacen en la Cordillera de Los Andes y terminan su azaroso viaje en el gigantesco Océano Pacífico.

Ciertamente que el Culenco desafía esa norma. Nace en la cara poniente de la Cordillera de Nahuelbuta, se alimenta de varios esteros en su camino y se desmadeja por esos intrincados recovecos hasta confluir con el Nicodahue para formar el río Taboleo. Después, ese curso de agua sigue su trayecto en paralelo a la Ruta de la Madera hasta terminar alimentando al gran Biobío, un poco al norte de la ciudad de Nacimiento, cerca de lo populoso barrio de villa Alegre.

Por décadas, las aguas del Culenco se han usado para refrescarse en las implacables jornadas de calor en la época veraniega. Varios campings se han situado en su entorno para ofrecer alternativas más confortables a quienes buscar aplacar las temperaturas que pueden bordear los 40 grados.

Sin embargo, lo que era una salida habitual para los nacimentanos ha sido impactada por la pandemia de coronavirus que, debido a la cuarentena comunal de fin de semana, ha restado la presencia de sus habituales visitantes.

Lo peor han sido, eso sí, los episodios de contaminación que han afectado a sus aguas. Hay por lo menos tres ocasiones durante este 2020 en que se han denunciado eventos de esa naturaleza que han ocasionado un daño ambiental inconmensurable. El último de los incidentes ocurrió en la madrugada del cinco de diciembre.

Pese a la hora, los residentes se percataron del aspecto de las aguas y el olor pestilente. Varios de ellos grabaron esa situación y las divulgaron a través de Facebook. También se hizo un urgente llamado a abstenerse de usar las aguas del Culenco hasta nuevo aviso por el riesgo para la salud mientras se reunían más evidencias, como fotos y videos, para ser presentado en el organismo persecutor.

Al día siguiente, el propio alcalde Hugo Inostroza presentó una denuncia en el Ministerio Público para establecer el origen de la contaminación y, a partir de ahí, establecer las responsabilidades legales por la contaminación del río.

Sin embargo, el concejal Luis Vergara abogó por acciones más decididas para aclarar lo ocurrido en ese curso fluvial y evitar que se repitan ese tipo de episodios.

A su juicio, se debiera pedir que la Brigada de Delitos Ambientales (Bidema) de la Policía de Investigaciones pueda realizar diligencias y tomar muestras en el mismo afluente.

El tema volverá a ser tratado en la sesión de este martes del Concejo Municipal de Nacimiento, ocasión en la que se verá la opción que la nueva encargada de medio ambiente, en su condición de bióloga y recursos naturales, pueda tomar muestras que sean validadas por la institucionalidad.

AVÍCOLA CUESTIONADA

Aunque hay indicios que el origen de la contaminación está en la avícola Culenco, tanto el alcalde como el concejal fueron cautos a la hora de establecer ahí el foco del problema argumentando que esa materia debe analizarse.

Es que fue justo a principios de mes que la Tercera Sala de la Corte Suprema de Justicia acogió la apelación de la Municipalidad de Nacimiento y la junta de vecinos del sector de Culenco por los casos de contaminación el referido curso fluvial.

Se trató de episodios ocurridos los días 20, 21 y 25 de febrero de este año a raíz del vertimiento de desechos al cauce por parte de una empresa avícola instalada en el sector.

El dictamen, que revirtió un fallo de la Corte de Apelaciones de Concepción, ordena el cese de funcionamiento de la avícola y la obligación de presentar un plan de manejo de sus desechos que sea aprobado y fiscalizado por la Superintendencia del Medio Ambiente y los demás organismos sectoriales responsables de su fiscalización.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes