suscríbete al boletín diario

Destacados

La rayuela angelina celebró Fiestas Patrias de forma recatada

Los conjuntos que dan vida al torneo rayuelero en la capital provincial deberán seguir esperando un protocolo sanitario del Ministerio de Salud que les permita retomar sus actividades.


 Por Juan Villalobos

Contexto-1-867x576

La rayuela, como todos los deportes, también fue una “víctima” del Covid-19 y su retorno a las canchas sigue siendo incierto para sus cultores en medio de la pandemia.

La ansiedad de los más menos 200 jugadores que practican esta disciplina en nuestra capital provincial se respira en el ambiente. Es que sus cultores, la gran mayoría de la tercera edad, disfrutan el año redondo de una actividad que se vio frenada a mediados de marzo pasado por la irrupción de esta nueva enfermedad.

Con la pandemia en curso, la proyección era reiniciar las actividades a mitad de año, lo que claramente no fue posible debido a la dinámica de la crisis sanitaria.

En tiempos normales, entre septiembre y noviembre, las actividades se desarrollan de manera intensa en un reñido campeonato que en su pasada versión coronó como campeón al club Pedro Aguirre Cerda, institución que obtuvo una campaña prácticamente perfecta, que logró dejar en su cuenta de ahorro 420 puntos y 70 puntos de diferencia con el segundo lugar a cargo del Club Orompello, que logró reunir al término del campeonato 350 puntos. El tercer mejor club en competencia, Bernardo O’Higgins, no se quedó atrás con una nutrida renta de 308 puntos.

En su última participación, los tres primeros lugares sacaron a relucir toda su experiencia, logrando acumular una gran cantidad de victorias junto con sólidas actuaciones.

Sin embargo, fueron escoltados de muy cerca por el club Las Américas, escuadra que logró escalar posiciones de gran manera, quedando en cuarto lugar con 288 puntos y reiteradas victorias consecutivas.

Año tras año, los 12 elencos que conforman el circuito de la rayuela comunal han demostrado un gran nivel deportivo y de respeto en el desarrollo de esta instancia, que busca preservar un tradicional deporte criollo que, pese al paso de los años, ha trascendido generaciones.

Sin embargo, este año las sedes rayueleras han guardado silencio forzoso por la pandemia, la que ha dejado a estas Fiestas Patrias sin su característico sello.

“En esta fecha, la rayuela es lo primordial; vamos a perder todo el año sin realizar ningún tipo de competencia, es una gran tradición. Me gustaría decirle a la comunidad rayuelera que cuando termine esta pandemia, debemos comenzar con el mejor ánimo posible, siempre tirando para arriba”, señaló Jonás Rivas, presidente de la Unión Comunal de Rayuela.

El dirigente también explicó que entre los clubes de la provincia de Biobío han logrado mantener una adecuada comunicación durante estos meses, donde las herramientas tecnológicas han jugado un rol fundamental para mantener la conectividad y el compañerismo.

La paradoja de esta disciplina es que, si bien se puede practicar al aire libre y con distanciamiento deportivo, complica el rango etario de los participantes.

LA TRADICIÓN

Los orígenes de la rayuela se remontan a los tiempos prehispánicos, en el que los mapuches jugaban al “tecum”, que consistía en hacer una raya en la tierra y lanzar piedras de colores hasta dar con la línea trazada.

Actualmente, el juego consiste en lanzar desde una distancia de 14 metros un tejo metálico circular a una caja inclinada de 1×1 metro, rellena con arcilla. Este cuadrante está dividido en la mitad por una lienza tensada a la que los jugadores deben apuntar. La teja que quede más cerca de la lienza obtiene los puntos.

Los jugadores, que actúan en parejas, se van alternando en los tiros. Y gana aquella que llega primero a las 12 rayas o puntos. Cuando el tejo cae dentro del cuadrado se gana un punto, y si el implemento queda tocando la lienza central, o cuando pasa por debajo y se puede ver el tejo a ambos lados de la cuerda, se otorga doble puntaje (la “quemada”).

La Federación Nacional de Rayuela cuenta con 51 asociaciones locales y alrededor de 510 clubes, los que compiten todo el año en diferentes campeonatos realizados a lo largo de todo el país.

La rayuela fue catalogada como el “deporte nacional recreativo” en el gobierno de Gabriel González Videla en 1948, lo que fue ratificado en 2014, siendo declarada como un “símbolo cultural y patrimonial de la Nación” por medio de una ley que la transformó en deporte nacional.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
DeportesFiestas patriasLos ÁngelesRayuela

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes