suscríbete al boletín diario

Destacados

Crisis económica por coronavirus apura construcción de nuevo puente sobre río Biobío

La idea de ejecutar esta obra surgió hace más de 20 años en un foro ciudadano realizado por Asociación de Municipios para el Desarrollo Local (Amdel) que reúne a corporaciones edilicias de las provincias de Biobío y Concepción.


 Por Juvenal Rivera

43, maqueta del puente

Partió como una de las tantas ideas que surgen en encuentros ciudadanos. En ese entonces, pensar en la posibilidad de construir un nuevo puente sobre el río Biobío que una Talcamávida (comuna de Hualqui) con Santa Juana parecía una utopía, un sueño demasiado lejano.

Es que para las comunidades directamente relacionadas de Hualqui y Santa Juana, además de las de San Rosendo, Laja y Nacimiento, un viaducto de ese tipo se convertía en una opción cierta para salir del aislamiento.

La instancia para hablar de esos sueños se produjo en un foro propiciado por la – en ese entonces – recién creada Asociación de Municipios para el Desarrollo Local (Amdel), que reúne a los municipios de Cabrero y Yumbel, en la provincia de Biobío, y de Florida, Hualqui, Pedro de la Paz y Santa Juana (provincia de Concepción).

Sin embargo, pensar en la idea de construir un puente son palabras mayores. Y más si se trata de hacerlo sobre el río Biobío en ese tramo en que su ancho supera a un kilómetro. Eso implica muchos estudios previos y, por cierto, muchos recursos.

INICIO DEL SUEÑO

Pese a lo anterior, la asociación de municipios se dio a la tarea de hacer posible lo imposible y, con el respaldo de las organizaciones sociales del territorio, incluyó la iniciativa al tope de las propuestas en el Anteproyecto Regional de Inversión (ARI) desde 1999 a la fecha.

El empuje empezó a rendir sus frutos con el tiempo. Después de reuniones con autoridades de todo nivel, se lograron los fondos para el estudio de prefactibilidad, que se ejecutó en 2011 por un monto de 200 millones de pesos. Ahí se decidió un asunto fundamental: qué punto del río Biobío – desde Chiguayante hasta Laja – era el más apropiado y rentable para su ejecución. Ahí se definió que el lugar más adecuado estaba entre Talcamávida y Santa Juana.

La segunda fase fue el estudio de ingeniería y arquitectura por 500 millones de pesos, ejecutado entre 2014 y 2015. Los resultados se entregaron al Ministerio de Obras Públicas para su revisión, y luego al Ministerio de Desarrollo Social para su evaluación económica social.

Sin embargo, quedaba la parte más difícil de todas: el financiamiento. Porque, de acuerdo a los datos de Amdel, una obra como la planificada implica una versión de casi 50 mil millones de pesos (más o menos, el equivalente a dos nuevos estadios para Los Ángeles).

Un avance importante fue una reunión de los alcaldes de Amdel, en septiembre del año pasado, con el entonces ministro de Obras Públicas, Alfredo Moreno, quien se comprometió a sacar adelante el nuevo puente.

Pero en las semanas siguientes se produjo el estallido social y la pandemia por el coronavirus echando por la borda cualquier posibilidad de financiar una obra de esa envergadura.

Sin embargo, el pasado 16 de agosto, en medio del extenso listado de proyectos a ejecutar para reactivar la economía nacional que presentó el Presidente Sebastián Piñera, figuraba uno en especial: el puente que atravesará el río Biobío, entre Santa Juana y Hualqui por Talcamávida.

ASOCIACIÓN AMDEL

El alcalde de Cabrero, Mario Gierke, estaba contento y satisfecho con el anuncio presidencial de concretar – por fin – el anhelado megaproyecto de construcción el puente Amdel entre Talcamávida y Santa Juana.

El jefe comunal preside la Asociación de Municipalidades por el Desarrollo Local (Amdel), instancia que por más de 20 años trabajó por hacer realidad esa propuesta surgida en un foro ciudadano.

Gierke reiteró que la iniciativa apunta a fortalecer el desarrollo integral de una zona deprimida y alejada de las grandes rutas de conexión con los puertos de la Región.

Además, puso acento en que se generarán cientos de puestos de trabajo, “con lo cual esta gestión de las comunas de Amdel ayuda a la integración regional y a quienes lo están pasando mal, pues requieren empleo”.

Explicó que el puente conectará el territorio sur con una vía que lo unirá con Talcamávida, Hualqui y Chiguayante y, desde ahí, hacia la intercomuna Concepción – Talcahuano. Además, se abren perspectivas enormes para integrar la zona nororiente, hacia Yumbel, Laja y San Rosendo, por caminos interiores. Por el costado sur, se conecta con la Ruta de la Madera, hacia Santa Juana y Nacimiento.

“Su impacto será tan grande para el desarrollo regional, que Amdel se siente satisfecha que ahora el Gobierno asuma la importancia del megaproyecto y busque materializarlo”, concluyó el jefe comunal cabrerino.

PUENTE

El proyecto puente sobre el río Biobío tiene un largo de mil 209 metros, en 30 tramos de 40 metros simplemente apoyados y no presenta esviaje con respecto al camino, permitiendo la conectividad entre la comuna de Santa Juana con Talcamávida.

La superestructura está formada por una losa de hormigón, apoyada sobre cuatro vigas de hormigón postensado, el ancho de la superestructura en calzada simple de una pista por sentido, de 10m de ancho y pasillo sólo a un lado de 3.5m y defensas de hormigón.

La infraestructura del puente está formada por cepas que se proyectan sobre pilotes de 32 metros de longitud.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes