suscríbete al boletín diario

Destacados

Cabrero inicia la conversión de centrales termoeléctricas a plantas de generación con energías renovables no convencionales


 Por Juvenal Rivera

Parque fotovoltaico en Cabrero

En la jornada de este lunes ocurrió un hito en la historia reciente de Cabrero. En esa comuna de la provincia de Biobío, que marca la mitad de Chile continental, se inauguró la primera planta de energía solar en la Región del Biobío.

Se trata de una planta pequeña situada frente a la industria Masisa que, por sus características, ni siguiera debió ser sometida a evaluación ambiental.

Pese a su reducido tamaño, su puesta en operaciones tiene una connotación simbólica relevante para la Región y, en particular, para Cabrero.

Es que en esa comuna vivió por años con seis plantas de generación eléctrica que usan combustibles fósiles muy contaminantes, como petróleo y carbón. Una séptima estaba en carpeta pero la comunidad cabrerina se opuso a su construcción y puesta en marcha.

La instalación de las plantas es su cercanía con la subestación Charrúa, en la localidad del mismo nombre, que es uno de los mayores nodos de transmisión de la electricidad. Es que toda la electricidad que se produce en las enormes centrales hidroeléctricas situadas en las zonas cordilleranas de Antuco y Alto Biobío se conduce en potentes líneas de alta tensión hasta dicha subestación. De ahí, se traslada hacia sus puntos de destino, llevando a la energía a las ciudades y fábricas.

Porque no se trata solo de tener una planta generadora sino también de tener la posibilidad de llevar esa energía a ese tipo de lugares para su posterior distribución a los lugares de consumo. Y mientras más lejos de una subestación, más se encarece cualquier proyecto de energía.

Es ahí donde tiene importancia la comuna de Cabrero y la subestación Charrúa. Por eso, en las últimas décadas, en las cercanías de esa zona se han instalado varias centrales termoeléctricas.

Sin embargo, la puesta en marcha de la planta fotovoltaica marca un punto de inflexión en una historia que se caracterizó por el uso de combustibles fósiles, por un horizonte completamente distinto: las energías renovables no convencionales.

De hecho, la que fue inaugurada ayer es la primera de varias que están proyectadas en esa zona. Por lo pronto, ya hay cuatro plantas similares – por varios millones de dólares – que cuentan una calificación ambiental favorable y que podrían construirse en el corto y mediano plazo. Hay dos más similares que están en evaluación mientras que, a la par, se analiza otra que usa la energía eólica para producir electricidad. Los montos de las inversiones en perspectiva son enormes: más de 220 millones de dólares.

Si hasta hace algunos años el panorama era bastante poco alentador para Cabrero, ahora todo está cambiando paulatinamente. A partir de creciente desarrollo de nuevas forma de productor electricidad a partir de la fuerza del sol o el viento, Cabrero va encaminada a dejar atrás esa historia poco fácil en materia de generación para ser, a contar de ayer, en un verdadero ejemplo ahora de producción de energías usando las fuentes que la propia naturaleza nos entrega todos los días.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes