suscríbete al boletín diario

Destacados

¿Insomnio o irritabilidad? Así puede dañar tu salud mental la cuarentena

Expertos aconsejan mantener el contacto familiar y no aislarse, asegurando momentos de distracción en el proceso adaptativo que implica una nueva rutina diaria.


 Por La Tribuna

woman-in-green-and-white-stripe-shirt-covering-her-face-with-3991311

Miedo e incertidumbre son dos palabras que definen la principal sensación a la que se ha visto enfrentada la mayoría de las familias chilenas ante la actual situación de pandemia que se vive en todo el mundo.

Aunque no se puede comparar con ninguna situación vivida a nivel colectivo en la última década, es bien sabido que en periodos de aislamiento son frecuentes reacciones de estrés, ansiedad, irritabilidad, nerviosismo, confusión y miedo. En algunos casos, esto puede llevar al insomnio, dificultades de concentración, pérdida de eficacia en el trabajo y, a largo plazo, síntomas de depresión, además del estrés postraumático.

LA NUEVA REALIDAD

Respecto a las afecciones producidas por un cambio de rutina abrupto, como lo es el confinamiento por la cuarentena y las nuevas modalidades de empleo como el teletrabajo, o en su defecto tener que seguir yendo a trabajar pese al riego sanitario, son situaciones que producen ciertos trastornos en las personas.

Jennifer Rojas Cifuentes, psicóloga clínica perteneciente al centro Eleuterio Ramírez de Curanilahue, se refirió a esta situación explicando que “producto de la actual situación que se está viviendo, muchas patologías mentales han ido desarrollándose en la gente; tenemos la alteración del sueño, donde el insomnio se ha comenzado a manifestar de gran manera en las personas, pues están durmiéndose muy tarde o logran conciliar el sueño, pero están despertando constantemente, sin ser un sueño reparador”.

La profesional explicó que cuando esta situación se hace sostenida, por ejemplo, durante dos semanas, trae consecuencias como irritabilidad, síntomas de angustia, desesperanza y alteraciones del apetito, las que pueden verse en el “no querer comer o en su defecto comer en exceso”, al mismo tiempo que se van creando nuevas rutinas de ingesta excesiva de alcohol o de tabaco, los cuales son factores que buscan mantenernos en estado de alerta y a la larga generan mayor ansiedad. 

“Lo que se recomienda respecto a la alteración del sueño es mantener una rutina, por ejemplo, factores que ayudan es no comer pasadas las 20:00 horas, no consumir café y no hacer ejercicio una hora antes de acostarse. Y desconectarse en lo posible de la tecnología una hora antes de ir a la cama, ya que cualquier estimulación, como leer un libro o ver televisión, activa las redes neuronales y dificulta el poder dormir”, aseveró la psicóloga.

En este contexto, también es importante recalcar que para lograr una óptima higiene del sueño, hay que dejar hábitos de lado, como lo son las siestas durante el día, para que el sueño sea óptimo al momento de conciliarlo.

SEÑALES DE ALERTA

“Para nada es sano comenzar a normalizar el quedarse dormido a las 2 o 3 de la mañana. Ese es el primer síntoma que demuestra que algo no está bien, esto seguido de la disminución o el aumento de la ingesta alimentaria. Todo esto forma parte de un proceso adaptativo de cada persona, que se puede extender hasta por seis meses. Es una situación similar a un duelo, donde uno debe renunciar a la persona que quiere; acá pasa lo mismo, debemos adaptarnos a esa nueva rutina y renunciar a nuestra “normalidad habitual”, precisó la psicóloga clínica Jennifer Rojas.

VINCULACIÓN AFECTIVA

Álvaro Basualto, psicólogo asesor de salud mental del Servicio de Salud Biobío, señaló que se debe diferenciar entre el distanciamiento físico y la vinculación afectiva en estos momentos en que aumenta el número de casos de coronavirus.

“El distanciamiento físico se refiere simplemente a evitar el contacto cercano con otras personas para evitar contagiarse del virus e infectar a otros. Se tiene que disminuir el número de la duración de nuestros contactos físicos con los demás.

Esto por ningún motivo implica dejar de interactuar emocionalmente con nuestras familias ni cercanos”, planteó en torno a situaciones que se conocen en la provincia. 

Agregó que lo importante es estar emocionalmente cerca de los seres queridos, aunque manteniendo la distancia física. “Somos seres sociales que estamos en permanente comunicación. Siempre nos habíamos relacionado de una manera física, no obstante, en la actualidad hemos aprendido a sentirnos más cerca de nuestros seres queridos a través de llamados, mensajes, videos, muchos de los cuales enviamos diariamente a nuestros contactos. Sin embargo, hoy el llamado es a un distanciamiento físico que nos permita resguardar nuestra interacción emocional de un modo que nos sintamos bien, reconstruyendo nuestro tejido social y comunitario”. 

CONEXIÓN REMOTA

A juicio del psicólogo asesor de salud mental del Servicio de Salud Biobío, urge la solidaridad colectiva, así como información clara y practicable para apoyar a las comunidades y personas afectadas. “Los tiempos de pandemia también son tiempos de vínculos solidarios, de reorganización de nuestras relaciones. Por ejemplo, ya hemos visto a personas que ofrecen solidaridad realizando las compras de los ancianos, o que sacan a pasear a las mascotas de las personas mayores. Ya estamos viendo mecanismos de asistencia mutua. Y podemos seguir colaborando con nuestra comunidad, fortaleciendo nuestros lazos comunitarios”

CONSEJOS

Medios de comunicación

Es importante estar informados, pero no colapsarnos leyendo estadísticas, contabilizando el número de personas contagiadas o analizando modelos matemáticos predictivos. Esto puede ser muy angustiante, y nos puede saturar y bloquear emocionalmente. Es recomendable elegir un medio o canal informativo en el que confiemos y dedicar un par de veces al día a leer. Y de la misma forma, mantenerse informados sobre otros temas de interés propio para equilibrar la sobrecarga informativa.

Higiene del sueño

Es fundamental fijar horas para levantarte y para irte a la cama, incluso cuando no sea necesario seguir un ritmo en particular. Es importante dejar cualquier actividad estimulante neuronal, como ver televisión o leer una hora antes de dormir para que el cuerpo esté totalmente relajado.

Higiene personal

Hay que cuidar el cuerpo, y mantener la higiene y el arreglo personal. Aunque estemos en casa y se nos vea poco, es necesario ducharse, cambiarse, maquillarse y peinarse, si es lo que hemos hecho habitualmente. Es importante verse aseado y cuidar nuestra buena presencia.

Seguir una dieta óptima

Se debe cuidar la alimentación, parar y darse un tiempo exclusivo para cocinar y comer de forma saludable. Es importante no hacerlo viendo la televisión o leyendo las noticias. Lo importante es disfrutar de una comida en paz.

Hacer deporte

Es necesario mantenerse activos, hacer estiramientos musculares y seguir una tabla de ejercicios físicos. Es impresionante la cantidad de recursos que se están ofreciendo por la red. Pertenecer a un grupo de personas que se ha apuntado al mismo entrenamiento puede ser muy motivante.

Conexión social

Es preciso mantenerse conectados emocionalmente y cuidar nuestras relaciones en estos días. Aquí resultan básicas las nuevas tecnologías, como las videollamadas.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes