martes 07 de abril, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Destacados

En este año deciden cómo ejecutar proyecto de centro para adulto mayor en la ex cárcel

El seremi de Bienes Nacionales, Sebastián Abudoj, adelantó que se está trabajando en tener claridad acerca de la iniciativa que utilizará parte importante de la manzana donde estuvo el recinto penitenciario, dañado tras el terremoto del 2010.


 Por Juvenal Rivera

91, actual estado de la cárcel y tribunales de Los Angeles

En estricto rigor, se llamó Centro de Detención Preventiva (CDP) pero el uso común lo denominó simplemente como cárcel de Los Ángeles a ese recinto de la avenida Vicuña Mackenna, en donde también funcionaron los tribunales de justicia.
Sin embargo, desde que el terremoto de 2010 le ocasionó severos daños en su estructura – que obligaron a demoler las instalaciones por el riesgo de seguridad y de fuga de los reos, y al traslado de la población a centros carcelarios en la provincia y la región-, el edificio se yergue como un triste testimonio de las incontrolables fuerzas de la naturaleza desatadas esa madrugada del 27 de febrero.

Poco queda de ese imponente edificio que ocupara desde mediados de 1969, toda la manzana del perímetro formado por las calles Manuel Rodríguez, 5 de Abril, Lord Cochrane y la avenida Vicuña Mackenna (ver historia en el recuadro). 

De hecho, únicamente se mantiene el muro exterior y las torres de vigilancia del recinto donde se paseaban los gendarmes que controlaban a los detenidos. Lo que fueron los pabellones para los detenidos se demolieron en su totalidad en las semanas siguientes, por lo que ahora hay un enorme espacio vacuo.

En la actualidad, por el costado nororiente, en lo que correspondía al edificio de cuatro pisos donde funcionaron los tres tribunales de Letras y del Trabajo, se observa aún el daño en dicho recinto, aunque unas mallas tipo raschel procuran cubrir las paredes dañadas por el terremoto y el olvido.

Eso sí, lo que era el acceso principal a la cárcel por la avenida Vicuña Mackenna está operativo y es usado por los funcionarios de Gendarmería, mientras que por la calle Manuel Rodríguez, pese a que no se observa desde la calle, está el anexo femenino con una veintena de reclusas.

Y aunque ya ha pasado una década desde el terremoto, el secretario regional ministerial de Bienes Nacionales, Sebastián Abudoj, aseguró que durante este año se resolverá cómo se llevará a cabo el proyecto para implementar una iniciativa dirigida a un grupo cada vez más importante de la población de Los Ángeles y la provincia de Biobío: un centro integral para el adulto mayor.

Es que, de momento, existe la convicción de utilizar el recinto para ese fin, es decir, que tenga servicios y atenciones orientados a dicho sector etáreo. “Estamos convencidos que es un buen proyecto, que además es parte del corazón de la agenda social de nuestro gobierno que está abordando, entre otros aspectos, la calidad de vida, las pensiones y la salud de nuestros adultos mayores. Por eso, como ministerio, hemos decidido priorizar ese proyecto”, refrendó Abudoj.

Sin embargo, aún no se han resuelto aspectos importantes, como los detalles del proyecto en sí, los canales para procurar su financiamiento y su construcción. Y, el más relevante de todos: qué organismo se hará cargo para asegurarle así su operatividad a futuro.

De ahí que el seremi de Bienes Nacionales pusiera acento en el trabajo que ha llevado a cabo una mesa de trabajo que integran el Servicio de Salud de Biobío, el Servicio Nacional del Adulto Mayor y la comunidad local organizada.

“Estamos impulsando que, dentro de este año, podamos definir la factibilidad del proyecto, los financiamientos y, sobre todo, entregar este espacio desde Bienes Nacionales a la institución ejecutora de un proyecto del impacto social que tiene un centro geriátrico de atención al adulto mayor”, concluyó la autoridad.

DE CÁRCELES Y TERREMOTOS

Primero, estuvo frente a la plaza de armas. Luego en la avenida 21 de Mayo. Después en el extremo poniente de la avenida Ricardo Vicuña. A fines de los años ’60, se reubicó en la avenida Vicuña Mackenna, en lo que eran los extramuros de la ciudad en ese tiempo, hasta que el terremoto de febrero de 2010 la hizo inhabitable.

Se trata de cárcel pública, institución que ha existido prácticamente desde el mismo día en que se fundó la villa de Los Ángeles, hace más de 280 años. Es que la necesidad de privar de libertad a los infractores de la ley ha existido desde siempre y de ahí que surge el requerimiento de contar con un lugar que reciba a los reclusos.

Aunque no hay referencias respecto de los recintos carcelarios en la etapa germinal de la villa angelina, existe consenso en que los primeros se situaron al interior de los fuertes en que los celadores fueron los mismos soldados de la guarnición militar.

Recién a fines del siglo XIX se menciona la existencia de un recinto destinado exclusivamente a detener a los sospechosos y condenados por la comisión de delitos. Se refieren a la cárcel situada frente a la plaza de armas, en la esquina nororiente de las calles Lautaro con Valdivia, justo donde ahora se ejecutó la reposición del Centro Cultural Municipal, que antes fue el ex Liceo de Hombres.

Sin embargo, a principios de siglo pasado se tomó la decisión de contar con un recinto carcelario en otro lugar. El punto escogido fue frente a la ahora desaparecida estación de ferrocarriles, por la avenida 21 de Mayo, que ahora corresponde al supermercado Jumbo y el instituto Inacap.

Sin embargo, el terremoto de 1939 causó severos daños en la cárcel, lo que obligó a buscar otra ubicación. El lugar escogido fue el extremo poniente de la avenida Ricardo Vicuña.

La cárcel en ese lugar, de la cual aún quedan sus muros perimetrales, también sufrió los rigores de un terremoto, en esta ocasión, del ocurrido en mayo de 1960. Eran tan deplorables las condiciones del recinto que, incluso con motines de por medio, hubo que buscar nuevas alternativas. Después de evaluar opciones, se escogió la manzana completa de las calles Lord Cochrane, 5 de Abril, Manuel Rodríguez y la avenida Vicuña Mackenna que estaba hacia las afueras de la ciudad. Puesto en operaciones en 1969, pasó a llamarse Centro de Detención Preventiva (CDP) de Los Ángeles.

No obstante, como ha sido la historia de varias otras construcciones añosas en la zona, nuevamente un terremoto marcó su existencia. El movimiento telúrico del 27 de febrero de 2010 ocasionó severos daños en el recinto penal al punto que los reclusos debieron ser reubicados en los días siguientes en las cárceles de la provincia, la región e incluso, hasta en Puerto Montt. Hasta la fecha, no se ha conocido sobre el posible emplazamiento de una nueva cárcel para Los Ángeles.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
Newsletter

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes