martes 31 de marzo, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Destacados

A un mes de la entrega vecinos de Santa Bárbara reclamaron por mal estado de sus casas nuevas

Dirigentes del comité de vivienda santabarbarino, junto al diputado Manuel Monsalve denunciaron materiales usados, problemas de filtraciones de agua y mal estado de los calefón.


 Por Benjamín Ahumada

casas

Los afectados acusaron que se jugó con su sueño y con la dignidad de 184 familias. El Serviu, en tanto, aseguró que están en la etapa de post venta y que todo está en regla.

El 31 de enero de este año, 184 familias pertenecientes al “Comité Ciudad Nacional de la Miel” en Santa Bárbara recibieron las llaves para sus casas nuevas.

El sueño se hacía realidad después de tres años de arduo trabajo junto a la entidad patrocinadora, la Egis Área Sur, que hoy es fuertemente cuestionada por los vecinos, pues la culpan de abandonarlos.
A poco más de un mes de haber recibido su vivienda, comenzaron a aparecer los problemas.

Denuncias que van desde la mala calidad de los materiales de construcción hasta dejarlos fuera de las reuniones que buscan solucionar el tema.
Los dirigentes llamaron al diputado Manuel Monsalve y el socialista los visitó para oficiar al Minvu sobre la irregularidad, mientras que el Serviu asegura que todo se puede solucionar, porque están en la etapa de post venta.

Sea cual sea la solución para los vecinos, esto nunca debió pasar, pues los impuestos de los chilenos son (entre otras tareas) para dar mejor calidad de vida a quienes lo necesitan.

LA DENUNCIA

La presidenta del Comité Ciudad Nacional de la Miel, Romina Seguel llegó hasta el Diario La Tribuna, para mostrar las fotos que dan cuenta de las irregularidades, pero sobre todo para pedir ayuda, pues sienten que han sido atropellados por el Estado y el mundo privado.

“Todos nos preguntamos ¿qué pasó?, porque nosotros postulamos a un subsidio por una vivienda digna y esto deja mucho que desear de ser digno. Un subsidio que se usa una vez en la vida y vamos a tener que estar reparando toda la vida”, dijo Seguel.

Sobre los problemas la dirigente detalló que “en primera instancia las viviendas se veían hermosas en cuanto a su infraestructura, al menos por fuera. Una vez que empezamos a comprar cerámicas, pisos flotantes es que comenzamos a ver las falencias nefastas dentro de las viviendas”.

En concreto, agregó que se vieron con “pisos que uno pisaba y prácticamente el pie pasaba al primer nivel. Escaleras en mal estado, ventanas mal puestas, filtraciones de agua y un sinfín de fallas que ya han superado cualquier límite”.

Pero las cosas no se detienen, pues Romina Seguel intenta explicar a sus vecinos, por qué siendo los dueños de las viviendas no son invitados a las reuniones entre la constructora, la EGIS y el Serviu: “Hemos tenido asambleas donde han ido el alcalde, los concejales. La EGIS, Área Sur, que trabajó con nosotros durante todo el proceso nos está dejando de manos atadas, porque ellos tienen reuniones pero solo con la constructora y nada más. Nosotros quedamos fuera de toda reunión”.

EL APOYO DE MONSALVE

El diputado Manuel Monsalve fue invitado a la entrega de las llaves, pero nunca pensó que debería volver para denunciar y apoyar a los vecinos en sus demandas por la calidad de sus casas.

Monsalve relató que “llevaban más de tres años esperando sus casas y en menos de un mes, nosotros hemos sido contactados para recibir diversas denuncias. Que los pisos que se han colocado en el segundo piso son de materiales usados, que los calefont están malos, que las cañerías de agua están obstruidas. Hay filtraciones de aguas en muchas de las viviendas y se nos ha informado que ya hay 50 con daños y defectos a un mes de su entrega, lo que es escandaloso”.

A juicio de Monsalve “estamos ante un hecho grave. En la ceremonia de entrega estuvo presente el gobernador, el seremi de Vivienda, la presidenta del Consejo Regional, y todos los parlamentarios fuimos invitados a una ceremonia donde el Ministerio de Vivienda no fue capaz de garantizar la calidad de la viviendas”.

Por lo mismo, el socialista quiere saber si alguien usó el sueño de los vecinos para ganar más dinero: “En un proyecto de esta envergadura uno se pregunta ¿Dónde está el negocio?, porque en la práctica hay muchos recursos que puso el Estado para construir viviendas de calidad y cuando las viviendas que se entregan no son de calidad uno piensa que alguien se quedó con los recursos a costa de la calidad de las viviendas y a costa de la dignidad de las personas”.

Por ahora, el jefe de la bancada socialista confirmó que, en su calidad de fiscalizador, ha oficiado al Ministerio de Obras Públicas para que se haga cargo del tema, cuestión que también hará llegar a la Contraloría de La República.

LA EXPLICACIÓN DEL MINVU

Los vecinos de la Ciudad Nacional de la Miel creen que no existe otra respuesta, más que una negligencia en la recepción de las obras, para explicar lo que viven.

Para el Minvu no hay grandes dificultades, pues indican, están en la etapa de post venta.

En conversación con La Tribuna, el delegado provincial del Serviu Biobío, Bruno Vyhmeister dijo que “estamos en un proceso de post venta, por lo tanto, todos los reclamos tiene que llevar una formalidad, esto se hizo en una mesa trimestral y se informó a los vecinos cómo se tiene que hacer el procedimiento, pero nosotros lo vamos a reforzar y, aparte de eso, se va a aumentar el personal de la constructora para que pueda atender los requerimientos, para solucionar todos los problemas a la brevedad”.

Agregó que pueden existir molestias y denuncias, pero “lo importante es que se haga por los conductos regulares, donde hay una ficha que se deja en la sede, con todas las observaciones que tiene cada casa y se atiendan”.

En cuanto a los reclamos, la autoridad aclaró que “por parte de la constructora nos decían que los reclamos que ingresaron de manera formal han sido atendidos a la brevedad, pero hay mucho que no han sido formales y estos no se han podido atender por razones obvias”.

Sobre el resultado de las denuncias, Vyhmeister aseguró que todo lo que sea necesario “va a ser cambiado, el material si ellos estiman conveniente, porque no es el adecuado” y resaltó que “no se usan materiales usados, no está en la normativa, pero si hay una placa o algo dañado, eso se va a cambiar”.

El delegado provincial del Serviu también defendió el trabajo de la constructora al decir que esta “ha cumplido y ha cumplido la entidad patrocinante, porque estamos en el periodo de post venta. Nosotros vamos a atender todos los requerimientos y la constructora va a reparar todo lo que los vecinos estimen convenientes”.

Bruno Vyhmeister agregó que “los vecinos no están habitando las casas, por lo tanto, muchos que reclaman y cuando va la constructora no están todavía en la casa. Ellos tienen la obligación de estar 30 días después de que se entregan las llaves de habitarlo y hay un gran número de casas que no están siendo habitadas”.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
etiquetas
Ciudad Nacional de la MielmonsalveServiu
Newsletter

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes