suscríbete al boletín diario

Destacados

Más del 60% de llamadas a teléfonos de emergencia de bomberos son pitanzas

El presidente provincial de la institución bomberil reclamó por los inescrupulosos que suelen llamar para avisar de falsas emergencias, lo que motiva el gasto de recursos y desgaste de material, además de distraer a los voluntarios en los verdaderos hechos de emergencia.


 Por La Tribuna

61, bomberos

de Yumbel recibieron el llamado a media tarde de este martes. Una voz al otro lado del teléfono advertía que una culebra chilena estaba en el techo de una vivienda y que era necesaria rescatarla para salvar esta especie originaria de la fauna criolla.

Un pedido de esta naturaleza no se recibe todos los días pero los voluntarios de la Primera Compañía no se hicieron grandes cuestionamientos, abordaron el carro y las emprendieron rápidamente por las apacibles calles de la comuna santuario. ¿El destino? Una vivienda en el pasaje Los Nogales de la villa Los Castaños, conjunto entregado hace unos pocos años a sus propietarios.

En principio, esta crónica iba a ser escrita en torno a la singularidad de haber encontrado ese tipo de reptil en una vivienda y cuáles son las medidas a seguir para salvaguardar esas especies.

Pero – siempre hay un pero– las historias pueden tomar giros completamente inesperados. Cuando los voluntarios llegaron al domicilio para verificar la emergencia descubrieron, con estupor, lo que de verdad estaba sucediendo.

En el techo de la casa sí había una culebra… sí, pero era de goma. No era esa especie de la fauna chilena.

La dueña de la casa, además de afirmar que no fue ella quien llamó a los bomberos, explicó en la cuenta de Facebook de los bomberos de Yumbel que el reptil en realidad era un juguete que llevaba más de seis meses en ese lugar y que, desde lejos, era evidente que no correspondía a la citada especie de la fauna chilena.

Al cabo, todo el esfuerzo quedó en nada: el traslado presuroso, los recursos utilizados y la preocupación por una emergencia en curso.

PITANZAS

El presidente provincial Biobío de Bomberos, Mario Guzmán, no deja de mostrar su molestia cuando se le pregunta por situaciones así: “No saben los daños económicos que provoca y el perjuicio a la comunidad porque distraemos esfuerzos para situaciones que son falsas”, señala.

Aporta un dato sorprendente y, a la vez, muy elocuente: el 60% de las llamadas telefónicas a la institución para avisar de situaciones de emergencia terminan siendo pitanzas.

Más datos: “Hay registros de un solo número con 80 llamadas. La central ya tiene identificados esos números porque son los mismos que se repiten, pues también llaman a otras unidades”, acota.

Incluso, ha sido tanto que a través de las cuentas en las redes sociales, algunas unidades bomberiles han hecho público los números telefónicos que suelen comunicarse para entregar falsos avisos de emergencia. “Es una manera de tratar de combatir un poco eso”, reconoce Guzmán.

Es que una llamada falsa o sin destino implica un costo importante por el traslado del personal, el consumo de combustible y el desgaste del material. Además, lo más peligroso es que puede demorar en el arribo a un lugar donde efectivamente se produce una emergencia, por estar verificando una situación en otra parte que no es tal.

MEDIDAS

Junto con hacer un llamado a hacer un uso correcto del número de emergencia (132), dijo que las operadoras de las centrales telefónicas han sido capacitadas para enfrentar las pitanzas. “Se pide el nombre y número para devolverle la llamada para corroborar que no sea una pitanza. Ahí se descarta en un 50% que sea una pitanza porque cuando llamamos de vuelta, muchas veces no responden o apagan el teléfono. Eso nos da una señal potente que se trata de una pitanza”, precisa.

Sin embargo, añade, “mucha gente se molesta porque se hacen varias preguntas a la hora que se comunican al número de emergencia pero eso evitar tener unidades desplazadas donde no se requiere”.

Es que “todos los cuerpos de bomberos son perjudicados, es un problema generalizado. Es una situación que sale muy caro y es muy perjudicial”, indica Mario Guzmán.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes