suscríbete al boletín diario

Destacados

Quilleco en alerta amarilla por incendio forestal que destruyen más de 400 hectáreas

En Alto Biobío se han originado seis focos en la última semana, todos ocasionados por la acción negligente de las personas. El combate de las llamas en ambos sectores se complica por difíciles condiciones de acceso.


 Por La Tribuna

42, incendio forestal en Los Chenques

Nuevamente la ola de calor que azota al valle central del país, con temperaturas que bordean los 40 grados, tiene su consecuencia en la seguidilla de incendios forestales en la provincia de Biobío, cuyo foco se concentra en las comunas de Quilleco y Alto Biobío.

De hecho, la Oficina Nacional de Emergencias del Ministerio del Interior (ONEMI) resolvió, a mediodía de ayer, decretar alerta amarilla a la comuna de Quilleco debido al avance sin control del incendio en la zona precordillerana de Rucúe Alto, en el límite con Antuco.

De hecho, el siniestro ya ha destruido más de 415 hectáreas de pastizales, matorrales y plantaciones forestales. Sin embargo, el mayor daño se ha concentrado en los bosques nativos, cuya superficie dañada aún no se cuantifica en detalle.

El incendio aparentemente fue un rebrote del ocurrido hace 10 días en el mismo sector de Rucúe Alto que, en principio, solo había destruido más de 30 hectáreas. En el caso del actual incendio –tal como el ocurrido días atrás–, las labores de combate de las llamas se han enfrentado a una dificultad mayor: el acceso a los focos principales del fuego es muy difícil por la geografía demasiado abrupta de la zona. De hecho, aunque el incendio se sitúa geográficamente en Quilleco, el mejor punto de arribo está por la vecina comuna de Antuco, que cuenta con caminos de acceso.

Por lo mismo, la principal responsabilidad para tratar de controlar el incendio forestal ha corrido por cuenta de los dos helicópteros que están en operaciones en la zona, lo cual se complementa en tierra con dos unidades de brigadistas forestales.

ALTO BIOBÍO

En tanto, el panorama en la comuna cordillerana de Alto Biobío está marcado por la existencia de cinco focos ocurridos el fin de semana, todos ocasionados por la acción humana.

De acuerdo con los datos entregados por la Corporación Nacional Forestal (Conaf), el mayor problema está concentrado en el fundo Los Chenques, situado a unos 15 kilómetros al oriente de la localidad de Ralco, por el cajón del río Queuco. En ese punto, la superficie afectada hasta ayer a mediodía era de 27 hectáreas.

En ese lugar solo se realiza trabajo aéreo para su contención, ya que no se ha podido entrar con brigadas terrestres debido al peligro de quebradas en las vías de acceso.

En la laguna Liay se han producido dos focos, los cuales alcanzan a sumar 0,9 hectáreas. En el caso de los incendios en Perales y El Barco, ambos están contenidos. El primero dañó 0,8 hectáreas y el segundo totalizaba tres hectáreas.

ALTAS TEMPERATURAS

37,5 grados marcaron en la tarde del sábado los termómetros en la estación situada en el aeródromo María Dolores de Los Ángeles. De acuerdo con información de la Dirección Meteorológica de Chile, se trata del registro de calor más alto anotado durante la presente temporada de verano. Sin embargo, aún está varios grados por debajo de los 42,2 grados anotados el 26 de enero de 2017, la mayor desde que se tienen registros diarios en la estación de referencia local.

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes