suscríbete al boletín diario

Destacados

Ministro (s) del MOP: “para que se salga adelante, se debe formar una junta de vigilancia”

La sequía “ha generado un nivel alto de tensión y estamos convencidos que la única forma en que se salga adelante es que se forme, finalmente, una junta de vigilancia”, afirmó el secretario de Estado.


 Por La Tribuna

61, Saltos del Laja

El ministro de Obras Públicas (s) Cristóbal Leturia, aseguró que en su cartera están “muy comprometidos para que se forme una junta de vigilancia” en la cuenca del Laja (que comprende al río y al lago del mismo nombre), pese a los reveses y demoras que ha tenido la mesa de trabajo de la instancia que busca echar a andar dicho instrumento.

El secretario de Estado se refirió así a las consultas realizadas durante la emisión del programa “La Voz de la Provincia” de radio San Cristóbal, ocasión en que abordó distintos tópicos relacionados con la cartera de Obras Públicas.

La junta de vigilancia para la cuenca del lago Laja se viene negociando desde 2013 entre los distintos usuarios, incluidas organizaciones de regantes y representantes de las empresas eléctricas, con el fin de hacer un uso racional de las aguas, en el marco de varios años de estrechez hídrica.

Aunque en marzo de 2018 había un pre-acuerdo para los estatutos entre los distintos usuarios, los cambios de las autoridades de la época y de los criterios respecto de los derechos de aprovechamiento de uso, pusieron un manto de duda al trabajo realizado, al punto de temerse que se volviera a fojas cero.

Sin embargo, en una reunión realizada a mediados del mes pasado en Santiago, propiciada por el Ministerio de Obras Públicas, se recobró la esperanza de que se pueda retomar el camino avanzado por la mesa de trabajo.

Es que en los primeros días de enero, en un encuentro también en la capital, se había llegado a un punto muerto en las negociaciones para consensuar los estatutos que articularían el trabajo de dicho instrumento, cuyo fin es hacer un uso racional de las aguas de la cuenca, tomando en cuenta la creciente condición de sequía.

Los dardos apuntaron específicamente a uno de los usuarios más relevantes: la Asociación Canal Zañartu, debido a que habría cambiado a su favor lo tratado en las negociaciones de los años previos, particularmente sobre el volumen de agua que extrae del río.

Sin embargo, a la salida de la reunión de dos horas, que se llevó a cabo en las dependencias de la Dirección General de Aguas –en el mismo edificio del Ministerio de Obras Públicas–, el ánimo era retomar el trabajo y procurar llegar a un acuerdo definitivo entre las partes.

MINISTRO DE OBRAS PÚBLICAS

Según explicó el ministro de Obras Públicas (s), Cristóbal Leturia, “la junta de vigilancia es la forma que tenemos en Chile para que los ríos se organicen, específicamente todos los que tienen derechos de aprovechamiento. En el caso del Laja, no tiene ni ha tenido nunca junta de vigilancia”.

La autoridad precisó que la conformación de la instancia “es responsabilidad de los propios regantes, de los propios dueños de los derechos de uso de las aguas. Ellos se deben organizar y formar una instancia de ese tipo”.

En ese marco, sostuvo que “nosotros estamos muy comprometidos en que se forme una junta de vigilancia. Nos hemos reunidos muchas veces con los distintos actores del río Laja: con regantes, con agricultores, con representantes de las eléctricas, con grandes canales como el Zañartu, el canal Laja, el Laja-Diguillín. Es una cuenca muy compleja”.

Recordó que “tiempo atrás, cuando sobraba el agua, a nadie le importaba porque cuando hay superávit, nadie se preocupa de eso. El Laja es un río que históricamente traía mucha agua y todos estaban bastante contentos y satisfechos por el agua que podían sacar”.

Sin embargo, hizo ver que “llevamos 11 años de sequía. El 2019 es el más severo en cuanto a la sequía desde que se tiene memoria, en cada una de las regiones de Chile, no solo en la zona central. Es una situación de escasez hídrica muy severa que, además, no se prevé que vaya a mejorar en 2020”.

Por lo mismo, añadió, “esto ha generado un nivel alto de tensión y estamos convencidos que la única forma en que se salga adelante es que se forme, finalmente, una junta de vigilancia”.

El ministro (s) del MOP insistió en que nos “hemos juntados con los actores, varias veces. También hay reuniones fijadas a futuro porque estamos en un proceso de intentar que todos los actores se pongan de acuerdo, de tal forma que exista una junta de vigilancia”.

También recalcó que “antes que exista una junta de vigilancia, esto es como estar en el lejano oeste: no rige ningún orden. En cambio, cuando exista, de ahí en adelante se ordena el tema y se toman las decisiones en conjunto”.    

Especial Coronavirus

  • Compartir:

opinión

lo más leído

logo-ediciones-anterioes