domingo 29 de marzo, 2020

noticias por comunas

suscríbete al newsletter

Destacados

José Muñoz y Juanita Sandoval: un matrimonio angelino que ha logrado hacer perdurar su amor por 70 años

La pareja, que se conoció en 1947, ha visto crecer a Los Ángeles desde que las carretas circulaban por sus principales avenidas hasta el actual acontecer del siglo XXI.


 Por Juan Villalobos

WhatsApp Image 2020-02-21 at 21.17.31

Setenta años de matrimonio lograron cumplir José Bernardino Muñoz (91) y Juanita Sandoval Pinela (90), quienes contrajeron nupcias por primera vez el 18 de febrero de 1950, en la Iglesia Metodista Pentecostal ubicada en la calle Lord Cochrane de Los Ángeles. Han logrado perdurar una hermosa relación y sacar adelante a sus cinco hijos a base de esfuerzo y amor, al mismo tiempo que han podido ver cómo Los Ángeles ha cambiado desde su juventud hasta la actualidad.

Su historia de amor comenzó en el año 1947, en una iglesia de tradición evangélica. “Antes era muy prohibido el pololear, pasearse de la mano siquiera con una persona o abrazarse, a diferencia de lo que ocurre actualmente. Yo tenía 18 años cuando empecé a pololear con mi marido, él le pidió permiso a mis papás y felizmente les agradó mucho, por lo que ellos aceptaron y comenzó nuestra historia”, relató Juanita Sandoval.

El respeto mutuo los ha mantenido unidos a través de los años. “El amor es como una planta, necesita agüita, necesita ser podada igual que una relación. También es importante recalcar que Dios es un gran apoyo, él puede ayudar a renovar el cariño y el amor que existe en una relación. He podido ayudar a parejas que han estado a punto de separarse aconsejándolas. El matrimonio es muy hermoso, hay que abrir el corazón para que entre Dios”, explica con emoción don José Bernardino.

HISTORIA VIVA

“Somos nacidos y criados en Los Ángeles; he podido contemplar como este país y nuestra ciudad han logrado avanzar a pasos agigantados. Recuerdo cuando las carretas pasaban por la calle Colón, también cuando la gente amarraba sus caballitos en la calle Almagro para ir a la talabartería, aún tengo grabado en mis recuerdos todas esas imágenes, que me recuerdan cada día el gran cambio en la ciudad que ha dejado el tiempo tras sus pasos”, recuerda José Bernardino Muñoz, quien también explicó que ha visto ocurrir ante sus ojos grandes cambios sociales, señalando que le tocaba ir al colegio muchas veces descalzo, situación que cambió con el gobierno del presidente Pedro Aguirre Cerda, quien se preocupó de darle comida a los estudiantes. “Teníamos un almuerzo, una cucharada de bacalao y un postre; incluso nos daban abrigo”, expresó.

El matrimonió también relató que durante la época de 1950, en Los Ángeles existían aproximadamente cinco talabarterías en el sector que actualmente se emplaza como el centro de la ciudad. Entre Almagro y Colo Colo existía en aquel entonces una vara horizontal donde todos los viajeros del campo amarraban sus caballos y se dirigían a realizar sus compras en el centro de la ciudad.

PERSONAJES DE ANTAÑO

“Recuerdo un personaje típico de la ciudad que siempre andaba con un carretón y un burrito, el ‘Tatai’; él recorría todo el centro. En Mendoza con Ercilla él guardaba su animal porque había un gran espacio disponible. La vida era hermosa, todos nos respetábamos, no existía la delincuencia prácticamente”, aseveró José Muñoz.

El matrimonio vivió por 30 años en la calle Mendoza, en el sector donde actualmente se emplaza el Mallplaza de la ciudad, donde antiguamente estaba ubicada Carrocerías Castell. “La familia dueña del negocio Castell nunca nos cobró arriendo”, señaló emocionado Bernardino Muñoz, recordando su estancia en el centro de Los Ángeles.

Cabe destacar que en aquel entonces, el rubro de trabajo para esta familia era la curtiduría de cueros, porque en el sector donde actualmente está AIEP, por el costado sur del Quilque, existía una curtiembre donde había muchos trabajadores, la cual quebró para el terremoto del año 60, colapsando estructuralmente.

Por eso, José Bernardino Muñoz, junto a su padre, en aquel entonces formaron su taller propio, un trabajo que se fue heredando y al que a través de los años sus hijos también se fueron sumando.

“La identidad de Los Ángeles por muchos años fue el trabajo realizado en cueros, los turistas que venían y llevaban como recuerdo algún trabajo en cuero, los cuales recorrieron el mundo”, precisó Ismael Muñoz, hijo del matrimonio angelino.

Incluso cabe destacar que los cueros que se trabajaban en la familia Muñoz terminaron en El Vaticano, ya que un sacerdote simpatizante de la familia compraba estos insumos y los llevó hasta Italia.

LEGADO FAMILIAR

La familia angelina, conformada por cinco hijos, cuatro varones y una mujer, ha cultivado un legado que ha logrado perdurar a través de los años y que actualmente suma a 62 personas, contando nietos, primos, etc.

Samuel Muñoz, hijo mayor del matrimonio, se refirió al legado familiar de sus padres, señalando que “es para nosotros un gran honor y también muy importante seguir la senda de ellos, es muy importante ya que siempre nos enseñaron mucho el ‘perdón’, ya sea dentro del matrimonio o en el contexto social respecto a cultivar nuestra capacidad de perdonar”.

Naida Muñoz, única hija del matrimonio, se refirió al ejemplo de vida que sus padres sugieren para ella, explicando que “me gustaría destacar a mis padres, a su hermosa relación, al día de hoy jamás he escuchado que se tuteen, el cariño que mantienen al día de hoy es enorme, veo cuando mi papá besa a mi mamá, son muy preocupados, nunca han dejado de cuidarse y amarse hasta el día de hoy. Es una honra enorme poder tenerlos y disfrutarlos. Mi madre perdió la vista y todos los días mi papá le tiene listo su mate, la atiende y le tiene todo preparado”.

Pedro Muñoz, hijo menor del matrimonio, se refirió al ejemplo que sus padres significan para él, señalando que “la fidelidad que ellos han tenido como matrimonio es digna de admirar. También es un privilegio para mí que ellos vivan conmigo, los puedo tener al lado, escucho todos los días sus oraciones y consejos”.

RECUADRO

Historia angelina

No tenemos ninguna duda de que Los Ángeles es una de las ciudades y de las comunas más hermosas de Chile, capital de la provincia de Biobío, integrando el territorio y contribuyendo a proporcionar los diferentes servicios que se requieren y, por ello mismo, también, una de las más importantes de la región.

Hay también construcciones que pasaron a la historia y a ser parte de la identidad de la ciudad, como es el caso de la laguna Esmeralda, que fue construida en 1932 por Alberto Urenda Ramírez y hoy es paseo obligado para todos los visitantes.

La actual Plaza de Armas se llamó hasta 1989 Plaza Brasil, pero en el aniversario 250 de la ciudad, el Concejo Municipal decidió rebautizarla con el nombre de “Bernardo O’Higgins”.

Otro lugar que todos deben conocer es el Monumento Nacional (desde 1989) que está dentro del Centro Asistencial “Dr. Víctor Ríos Ruiz”: la Capilla de San Sebastián, también conocida como la Capilla del Hospital.

“Se ve una construcción en adobe donde destaca la pintura sobre tela que se encuentra adherida al cielo de la nave central. Los planos fueron traídos desde España y su construcción data de 1877”, relata el sitio oficial de la Municipalidad.

Especial Coronavirus

  • Compartir:
Newsletter

opinión

lo más leído

Revise su correo para confirmar
la suscripción
logo-ediciones-anterioes